baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

200 mil jóvenes tienen acceso a universidades en Honduras



200 mil jóvenes tienen acceso a universidades en Honduras
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Tegucigalpa – El capital humano en el cual Honduras cifra su futuro para salir de la pobreza y dejar atrás su imagen de república bananera, se concentra en unos 200 mil jóvenes, pero los mismos deben enfocarse hacia el conocimiento tecnológico para poder liderar el cambio e insertar al país en el grupo de naciones que apuestan a lo digital, señalaron varios expertos en el tema.

- Honduras debe enfocar su educación universitaria en tecnología, así como los que optan por formación técnica.

- La evolución de las máquinas y robots determinará que algunas profesiones desaparezcan, advierten organismos internacionales.

Las carreras como mecatrónica, autotrónica, biomédica, así como temas como robótica, big data o macro datos, maquinas de aprendizaje, inteligencia artificial y otros deben estar en el centro del debate de los responsables académicos de educación superior, así como de las autoridades políticas del país.

Unitec crea una ingeniería en ciencia de datos, inteligencia artificial y robótica

20 universidades

Unos 200 mil jóvenes tienen acceso a educación superior en las 20 universidades que hay en el país, mientras otra cantidad similar no logró el acceso a esa oportunidad educativa y que tampoco tienen opciones de empleo, señaló a Proceso Digital el rector de la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec), Marlon Brevé.

Según los expertos a nivel mundial, las universidades deben reinventarse para ofrecer a sus estudiantes carreras que contarán con una amplia demanda en el futuro, pues el mundo profesional evoluciona de manera constante, haciendo que las carreras más solicitadas cambien continuamente.

Apostar al futuro

Marlon BreveMarlon BrevéSegún el rector de la Unitec, Marlon Brevé, existe la aspiración de que Honduras sea un país con capital humano competitivo que permita atraer inversión extranjera para promover el crecimiento económico y eso derive en un mayor bienestar.

Sin embargo, para lograr eso se tiene que comenzar a invertir para apostar al futuro, pero no solamente a largo plazo, sino también a mediano plazo.

Cuestionó que en Honduras en educación básica hay una cobertura del 90 por ciento o más, pero baja a 45 por ciento de séptimo a noveno grado, a 30 por ciento en educación media y a apenas a 16 por ciento en el nivel superior.

Por esa razón, el académico señaló que a largo plazo hay que seguir invirtiendo en educación para que más jóvenes terminen el bachillerato y que de ocho años de escolaridad suba a 10 años como acontece en Costa Rica y que los egresados de los colegios no necesariamente piensen en sacar una licenciatura o una ingeniería.

Unitec está incursionando en programas técnicos cortos de dos años para los jóvenes que no entran a la universidad.

Relacionó que actualmente solamente un 30 por ciento de los jóvenes terminan el colegio, pero solamente la mitad ingresa a la universidad, por lo que a ellos se debe pensar en darles oportunidades de educación técnica terciaria, no universitaria, pero ligada al crecimiento económico.

En ese sentido, la Unitec ahorita está incursionando en programas técnicos cortos de dos años, pero que están relacionados con la industria, con el sector laboral y que tienen alta demanda de empleo.

Brevé se refirió a la industria de los call center en Honduras donde la universidad creó un técnico bilingüe para prestar ese servicio que ha tenido mucho éxito, no obstante, advirtió que ese segmento se va a agotar y ahora hay que pensar que más ingenieros en informática y sistemas computacionales puedan incorporarse a esa pirámide de servicios de tecnologías de información y comunicación.

Formación técnica universitaria

Entonces el segmento de técnico universitario en Honduras hay que potenciarlo y crear las oportunidades para la mitad de los jóvenes que no entran a la universidad.

Actualmente, en Honduras solamente 200 mil jóvenes estudian en las 20 universidades del país, pero hay otros 200 mil que no entran al sistema superior y muchos de ellos ni estudian ni trabajan y ahora se trata de darle oportunidades incorporándolos a la educación técnica universitaria ligada a áreas de crecimiento económico regionalizado.

Inteligencia artificial, la revolución invisible capaz de cambiarlo todo.

Carreras exitosas

Por eso Unitec ha decidido diseñar y crear una ingeniería en ciencia de datos e inteligencia artificial y se están haciendo las pruebas para ofrecerla en 2020, con un fuerte componente en big data o macro datos, internet de las cosas, máquinas de aprendizaje, inteligencia artificial, robótica.

Otras carreras que han sido emergentes en Honduras y que se están posicionando como la mecatrónica, sistematización y robots, ingeniería en energía y la ingeniería biomédica, que ha sido un éxito en San Pedro Sula donde cuenta con 150 estudiantes en dos años de ser abierta y en Tegucigalpa donde tiene 180 estudiantes.

Igualmente se ha fortalecido la carrera de ingeniería en sistemas y la ingeniería civil tiene que ser más tecnológica con sistemas basados en inteligencia de mercados.

Asimismo, ha comenzado a sonar en Honduras la economía naranja y sabiendo que en el país hay un gran potencial turístico asociado con gastronomía, se ha reformado la carrera de administración de empresas turísticas hacia hospitalidad y turismo porque hay que ver lo que está pasando en el mundo con empresas como Uber, Netflix y Amazon, entre otras muchas más.

Citó el caso de Hugo App que ya entró en Honduras la que en un mes ha pasado de utilizar 100 a 200 motocicletas sólo en Tegucigalpa.

Honduras no está haciendo mucho

Julio RaudalesJulio Raudales Por su parte, el vicerrector de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julio Raudales, refirió que hace poco vio un foro en el que participaron dos de los intelectuales más connotados como Yuval Harari y Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, donde ambos coincidieron en que es necesario cambiar la forma de ver la educación, debido a los retos grandes del siglo XXI, sobre todo en lo atinente a la preparación de los jóvenes para el trabajo.

Lo curioso es que mencionaron a Honduras como un ejemplo de lo que no se debe hacer para asegurar un mejor futuro a las generaciones venideras.

“Para mí lo más dramático, es que pareciera que los hondureños somos los menos preocupados con la catástrofe que nos espera si no nos decidimos a torcer el rumbo”, advirtió.

Acotó que estamos por entrar a la fase media del periodo en que se visualiza el llamado “bono demográfico”, nos metemos de lleno a la era de las tecnologías de la información y el país adolece de un sistema de formación profesional que permita que la juventud tenga una opción rápida de trabajo.

No obstante, afirmó que la UNAH está consciente de estos retos enormes y es por eso que está poniendo muchos recursos en el desarrollo de carreras técnicas en diversas ramas del conocimiento, con un fuerte contenido tecnológico, un marcado acento en temas de emprendimiento y sobre todo, que estén disponibles para estudiantes jóvenes de todo el país.

Áreas como siderurgia, fonoaudiología, empresas cafetaleras, cacao, mecatrónica, autotrónica, biomédica y un sinnúmero más de carreras técnicas, están siendo implementadas y muy pronto serán parte de la oferta académica de la UNAH, aseveró Raudales.

Federico FiallosFederico Eduardo FiallosDe su lado, el presidente del Colegio de Administradores de Empresas de Honduras (CAEH), Federico Eduardo Fiallos, comentó que en esta época hasta los curas de las parroquias deben tener conocimientos para administrar bien sus parroquias para saber que actividades van a poder realizar como producto del ingreso de limosnas y diezmos, conocer si pueden contraer préstamos bancarios o inversiones que pueden hacer en beneficio de su comunidad.

Apuntó que los administradores deben estar conscientes de que estamos en la cuarta revolución y que otros llaman la transformación digital donde el mundo está cambiando la forma de hacer las cosas.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba