Ministra Batres: Estamos enfocados en la transparencia para comprar medicinas, pero iremos más allá

Tegucigalpa – Con un semestre al frente de la Secretaria de Salud, Yolani Batres sabe que los retos en el sistema sanitario público “son enormes”. Su gestión ha sido antecedida por denuncias de una ola de corrupción que le han mantenido a ella y a sus colaboradores cercanos bajo amenazas a muerte.
 

La ministra se ha enfocado en adecentar la compra de medicinas -eterno negocio de un grupo de sectores que a lo largo de la historia han amasado fortunas- también ha tenido que lidiar con innumerables denuncias por falta de medicamentos en los hospitales, presuntas negligencias médicas, inseguridad en recintos sanitarios y amenazas de una u otra epidemia.

Los problemas en Salud son mayúsculos con una sociedad hondureña ancestralmente enferma porque no tiene acceso a la medicina preventiva, y aunque irremediablemente va tras la cura, la disponibilidad en el Estado es limitada. La corrupción ha erosionado el sistema hasta el tuétano.

Las denuncias afloran en el sistema de Salud y parecen no tener fin. Recientemente una niña recién nacida murió presuntamente por golpes provocados por el derrumbamiento de una lámpara en el Hospital Mario Catarino Rivas.

La ministra se refirió al hecho y dijo que el tema es investigado para determinar lo que realmente sucedió.

Además, sobre un paciente que murió “engusanado”, Batres prometió que el próximo lunes 18 de agosto se conocerán los resultados de las audiencias de descargo realizadas a 90 empleados.

La funcionaria lamentó el anunciado recorte del 10 por ciento al presupuesto de la Secretaría, pero dijo que había que trabajar con los recursos existentes.

Batres atendió a Proceso Digital y al compás de la premura de sus ocupaciones compartió las acciones que desarrolla esa secretaría de Estado.

Las quejas de la población es que no hay medicinas en los hospitales. ¿Cuál es la verdadera situación en estos momentos?

Precisamente estamos en la distribución de medicamentos y del material médico-quirúrgico. Para el caso el miércoles de esta semana vamos a abastecer el Hospital de Choluteca, Comayagua, Santa Rosa y así sucesivamente.

Estamos agarrando los diez hospitales más grandes y luego vamos con los demás.

¿Es un abastecimiento pleno o de que porcentaje hablamos?

Es variable. Para el caso el Hospital San Felipe tiene un 75 por ciento de abastecimiento, aunque debo decir que por ahora estamos en ese proceso de abastecer. Reconozco que los hospitales nacionales actualmente necesitan medicamentos y material médico-quirúrgico.

Es reiterada la denuncia de negligencia de los trabajadores del sistema especialmente en los hospitales del país, para el caso la semana anterior una niña murió presuntamente por quemaduras de una lámpara que le cayó encima en el Hospital Mario Catarino Rivas…

El caso de esa niña, ella fue remitida de un hospital cercado y llegó con múltiples malformaciones congénitas, estaba muy delicada de salud. Lamentablemente se cayó una lamparita, incluso creo que allí estaban los padres, a la niña se le quemó la carita.

Es lamentable que sucedan este tipo de situaciones. En este proceso tenemos que proceder e investigar también y determinar quienes estaban a cargo de la sala.

Repito, es algo lamentable, pero esos accidentes a veces ocurren hasta enfrente de los padres.

Y lo del paciente “engusanado”, ¿en qué terminó? Porque sólo supimos que realizaron 60 audiencias de descargo en el Hospital Mario Catarino Rivas pero el caso sigue impune.

Sí, practicamos 60 audiencias de descargo a auxiliares de enfermería, enfermeras profesionales, médicos y trabajadores sociales. Antes del 18 de agosto tienen que estar los dictámenes, según lo que proceda legalmente así vamos a actuar.

¿Ustedes han autorizado el cobro por partos o cesáreas en los hospitales públicos?. Recién este fin de semana trascendió en caso de una mujer indígena que estaba obligada a pagar dos mil lempiras por practicarle una cesárea en el Hospital de Intibucá.

En ese proceso estamos investigando. Llamé personalmente al director para decirle que, una no tienen que cobrar y menos a una mujer embarazada, el dinero no debe ser una limitante. Estamos en ese proceso de investigación para determinar si es cierto.

Quiero ser enfática, en ningún hospital deben cobrar dos mil lempiras por una cesárea. En segundo lugar, esa no debe ser una limitante. Hay una cuota de recuperación que es la que pagan los pacientes, pero que pueden contribuir con el hospital, sin embargo el que no puede no debe ser una limitante para que se le dé atención médica.

Desde que usted asumió la Secretaría de Salud, ¿en qué ha mejorado la red sanitaria pública?

Le diría que el reto más grande que hemos tenido definitivamente ha sido el tema de la transparencia básicamente en las compras (medicamentos). Hemos estado en este proceso con el acompañamiento de OPS (Organización Panamericana de la Salud), Transformemos Honduras, Transparencia Internacional, ASJ (Asociación para una Sociedad más Justa), CNA (Comisión Nacional Anticorrupción), Iglesia Católica y la Confraternidad Evangélica.

Creo que en ese tema es en el que más hemos avanzado. Ahora vamos a comprar medicamentos a un precio justo y bajo estándares de calidad.

¿Me dice que después de eso van a otras áreas del sistema sanitario?

Exactamente, ahorita nos hemos enfocado en ese proceso, sin duda después tendremos que ir más allá.

La seguridad es otra de las situaciones que azota al sistema sanitario, la semana anterior una enfermera fue sacada por la fuerza desde el interior de un centro de salud. ¿Qué acciones han coordinado para gestionar la seguridad en estos recintos?

Es lamentable que ocurran este tipo de cosas, pero no se pueden ocultar. Se trata de una auxiliar de enfermería que fue sacada de un centro de salud de Quebrada Seca, Choloma, Cortés; una mujer joven, dedicada y con mucha devoción y que daba más de lo que le competía.

La muchacha fue secuestrada desde ese centro de salud, hay indicios que el hecho era totalmente dirigido hacia ella y creo que en su momento la Policía y Fusina deberán ofrecer el dictamen pertinente.

Después de varias semanas de haber sido intervenido el Hospital Mario Catarino Rivas, ¿en qué ha mejorado ese centro de referencia en el norte del país?

Lo del Catarino Rivas era complejo, pero puedo decir que después de varios días de intervención ahora podemos ver un hospital limpio, un lugar donde lo que vamos a ver en los pasillos son pacientes, sus familiares o empleados. Antes mirábamos cualquier cosa menos eso.

Sin embargo hay muchos retos por delante, pero que hay voluntad de encararlos. Sentimos que habrá cambios positivos sobre todo en la parte administrativa, en la parte de atención al paciente y en la sensibilización del personal e incluso de la sociedad sampedrana.

¿Cómo está lo de la reducción de más de 100 millones de lempiras del presupuesto anual del Hospital Escuela Universitario? ¿Han medido las consecuencias?

Es cierto, hay una reducción del 10 por ciento del presupuesto en todas las secretarías y Salud no es la excepción. No voy a decir que no nos va a afectar, claro que sí, pero uno tiene que trabajar con lo que hay. Ahorita el país está pasando por una situación financiera difícil y por esa razón se decidió tomar la determinación.

Lo + Nuevo

22,569FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte