spot_img

Militares en el ojo del huracán

Tegucigalpa – El reciente incidente que involucra a elementos de las Fuerzas Armadas en la muerte de tres personas en la zona de La Mosquitia, de nuevo pone en la palestra a este cuerpo de seguridad del Estado y pone en debate la violación a los derechos humanos de los cuales son acusados los elementos verde olivo. Los operadores de justicia siguen de cerca los casos, muchos de los cuales ya han sido juzgados.

– La violación y posterior asesinato de la normalista Ricci Mabel Martínez Sevilla fue otro de los tristes episodios que involucró a un coronel de las FFAA.

– Esta semana una decena de efectivos de la Naval fueron condenados por el homicidio de dos jóvenes garífunas.

– Aunque los hechos que involucran a militares en violación de DDHH son reincidentes las voces que piden una depuración en el instituto armado se diluyen fugazmente.

El confuso episodio ocurrido el pasado sábado en la comunidad de Warunta, municipio de Ahuas, Gracias a Dios, conocida popularmente como La Mosquitia, pone en entredicho algunas de las operaciones asignadas al instituto castrense, que apoya desde hace algunos años las labores de la Policía hondureña.

El Ministerio Público investiga de oficio la muerte de estas tres personas en la zona de La Mosquitia hondureña. La versión inicial indica que los ahora occisos se enfrentaron a disparos con soldados de las Fuerzas Armadas.

Para iniciar la investigación, elementos de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y fiscales realizan las pesquisas del caso.

Lugar donde murieron las tres personas en la zona de La Mosquitia hondureña.

Las Fuerzas Armadas sostuvieron un encuentro con los dirigentes de la organización misquita Masta para pedirles apertura al trabajo de la comisión interinstitucional que de parte del Estado “llevará a cabo las investigación de los hechos ocurridos”.

En ese sentido las Fuerzas Armadas pidieron a la población y organizaciones de La Mosquitia “esperar los resultados de este proceso investigativo, a fin de que los operadores de justicia actúen de acuerdo a la ley”.

Los militares sostienen que un grupo de civiles atacó con armas blancas a los efectivos que realizaban una acción de patrullaje y en la cual resultaron muertos los tres misquitos, además de un soldado herido.

El involucramiento de efectivos militares en muertes de civiles de nuevo abre el debate sobre el excesivo uso de la fuerza. Reiteradamente miembros castrenses son denunciados por vejámenes, violación a derechos humanos e incluso asesinatos extrajudiciales.

Los militares mantienen sus operaciones en la zona de La Mosquitia.

Incidente agentes DEA

Es importante mencionar que el 11 de mayo de 2012, en una zona limítrofe de Honduras con Nicaragua La Mosquitia, un barco con agentes estadounidenses y hondureños que llevaban cocaína incautada abrió fuego contra un bote que transportaba a una docena de civiles.

Poco después de las primeras balas los pasajeros de la embarcación recibieron más disparos desde un helicóptero, lo que resultó en la muerte de cuatro aborígenes, entre ellos dos mujeres embarazadas, y tres heridos.

Los gobiernos de Estados Unidos y de Honduras defendieron durante años que la DEA tenía un papel de asesoramiento en la operación, que lideraban los agentes hondureños, y que la nave antidrogas recibió disparos.

Se comprobó, mediante un video difundido por el New York Times, que efectivamente se falseó la información y que hubo exceso de fuerza, lo que involucra directamente a agentes estadounidenses.

La Mosquitia, ruta del narco

General en retiro, Luis Maldonado.Ante este panorama, el general en retiro, Luis Alonso Maldonado, justificó que en muchas ocasiones los militares lo que hacen es cumplir con sus obligaciones y cuando son atacados por supuestos delincuentes no les queda otra opción que defenderse.

“En el caso de La Mosquitia, debemos decir que es una zona de riesgo en tema de seguridad, es un espacio utilizado para el paso de la droga, por lo tanto la presencia de las Fuerzas Armadas no tiene ahí condiciones normales, están presentes para evitar que esa zona siga siendo utilizada para el tráfico de drogas”, analizó Maldonado.

Agregó que “en este caso no fue exceso de fuerza, fue respuesta a una agresión, el riesgo que ocurrió en ese momento, donde hubo disparos, desafortunadamente mueren personas, pero el asunto acá no es que las Fuerzas Armadas reprimen personas, sino que están en el cumplimiento de una misión y en el riesgo las víctimas pudieron haber sido los militares”.

En el caso de las protestas postelectorales, el general en retiro analizó que existen dos panoramas. “uno donde la sociedad buscan que esclarezcan las muertes y la otra donde grupos de interés busca hacer mal ante la sociedad contra las Fuerzas Armadas para que no tengan presencia en la zona”, detalló.

Exceso de la fuerza

hugo maldonado      Hugo Maldonado, CodehMientras el presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (Codeh), Hugo Maldonado, explicó que en Honduras las Fuerzas Armadas no deben estar ejerciendo trabajos de seguridad ciudadana.

“Que estén involucrados miembros de las Fuerzas Armadas en la muerte de tres personas en La Mosquitia, siento que hubo exceso de la fuerza, si les estaban atacando, ¡por qué no respondieron disparando en las extremidades!, pero no, tuvieron que quitarles la vida”, dijo.

Añadió que “ellos pensaron que nadie iba a involucrarlos porque era de madrugada, que nadie los iba a ver, pero la sociedad mira los excesos y violaciones a los derechos humanos”.

Condena a 10 oficiales de la Naval

Para no perder el hilo de los acontecimientos, esta semana un Tribunal de Sentencia de Trujillo declaró culpables a 10 efectivos navales por el delito de homicidio en perjuicio de los jóvenes garífunas, Yosvin Palacios y Elvis Armando García.

El fallo condenatorio se emitió en contra de Rubén Darío Andino Rivera, Luis Alexis Aguilera Zúniga y Cristian Joel Nanes Chirinos como autores de homicidio y en contra de Bryan Alfredo Jiménez Martínez, José Luis Majano Escobar, Briand Jassman Hyde Velásquez, Ángel David Martínez Barrera, Edim Jaasiel Martínez Castellanos, Kevin Salvador Ávila Aguilera y Kelvin Isaac Castro Urbina como cómplices de homicidio.

Según el expediente judicial, el 27 de diciembre de 2015, aproximadamente a las 4:50 de la mañana, en el sector conocido como la barra del Puerto de Iriona, Colón, se encontraban Yosvin Palacios y Elvis Armando García, quienes fallecieron a raíz de múltiples disparos ocasionados por parte de los soldados del Segundo Batallón de Infantería de la Marina asignados a este sector, los que abrieron fuego en contra de la humanidad de las víctimas suponiendo erróneamente que éstos se encontraban en labores de narcomenudeo.

Bandas

Los militares han sido señalados por ser parte de estructuras criminales, muertes de personas, robo y otros ilícitos.

El 31 de enero de 2018, tres miembros de la Policía Militar del Orden Público (PMOP), fueron requeridos y puestos a las órdenes del Ministerio Público junto a sus armas decomisadas con el fin de esclarecer la muerte de un agente de la Policía Nacional Preventivo, suceso ocurrido en la colonia Nueva Suyapa de la capital.

El hecho que sucedió en la colonia Residencial Honduras, donde murieron seis personas.

Mientras el 7 de septiembre de 2017 seis personas fueron ultimadas en un enfrentamiento entre supuestos delincuentes y agentes de la Policía Militar en la colonia Residencial Honduras de la capital.

En el lugar del enfrentamiento murieron cuatro personas y otras cuatro resultaron gravemente heridas y trasladadas a la sala de emergencias del Hospital Escuela.

Según se informó, el hecho aconteció a la altura de la Residencial Honduras, tras una persecución que inició en el sector de El Tablón, luego que un hombre pidiera auxilio tras pasar por un retén militar.

Los antisociales al percatarse de la reacción de los miembros militares dispararon contra las fuerzas del orden por lo que éstos respondieron al ataque dejando como resultado la muerte de seis personas.

Militares detenidos involucrados en sicariato y tráfico de armas.

El 30 de agosto de 2017 también fueron involucrados dos militares por sicariato y tráfico de armas. Los dos soldados eran elementos activos de las Fuerzas Armadas y fueron acusados por los presuntos delitos de tráfico de armas, asociación ilícita y sicariato en el departamento de Olancho.

Los militares detenidos fueron identificados como José  Alfredo Figueroa López y Alexis Escobar García, ambos asignados a una de las unidades de Olancho.

El 2016 fue capturado el mayor Mariano Díaz Chávez acusado por el Ministerio Público de participar en la trama del asesinato de la dirigente indígena lenca y ambientalista Berta Cáceres.

El militar, que continúa en prisión preventiva, es acusado por los fiscales de ser parte del grupo que organizó y ejecutó el asesinato de Cáceres.

Joven asesinado, involucraron militaresEl 20 enero de 2015, el Tribunal de Sentencia de la Sala Quinta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), declaró culpable a uno de los tres militares acusados por la muerte del joven Ebed Yasiel Yanes Cáceres (15), hecho ocurrido en la colonia Villa Vieja en mayo de 2012.

Eleazar Abimael Rodríguez, quien se desempeñaba como cabo del Ejército, fue declarado culpable del delito de homicidio y absuelto por el delito de abuso de autoridad.

Mientras que José Antonio Sierra, actualmente subteniente, así como el soldado Jesús Rodríguez, ambos fueron absueltos en el sonado caso.

Violaciones a DDHH y robo

El 30 julio 2014, las autoridades de las Fuerza  Aérea de Honduras (FAH), presentaron ante la Fiscalía a seis de sus efectivos involucrados en una golpiza a un miembro lésbico gay.

Los militares fueron suspendidos luego que se difundiera el video en la que el travesti, fue víctima de una golpiza por parte de un médico, así como por un miembro del Ejército.

Los efectivos suspendidos en esa oportunidad fueron el sargento II, Gerson Rafael López Murillo; sargento raso, Alexis Colindres Gonzales y los soldados Santos Iván Maldonado, Marcos Rubén Guevara González, Carlos Antonio Banegas y Misael Jonathan Canales Flores.

Actualmente los militares tienen tareas de seguridad ciudadana.

El 27 de agosto del mismo año, la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), investigó el presunto involucramiento de efectivos militares en el asesinato de un ciudadano de La Lima, que desapareció y posteriormente fue encontrado ejecutado.

El 25 febrero de 2013, cinco miembros de las Fuerzas Armadas, fueron vinculados en muerte de un joven que participaba en una fiesta en la colonia Santa Clara de San Pedro Sula. En ese hecho cuatro personas también resultaron heridas.

El parte policial indicó que se protagonizó una discusión entre las personas que participaban en una fiesta con militares y luego se produjo una balacera que dejó un muerto y cuatro heridos.

Mientras el 26 diciembre de 2013, un miembro de la Policía Militar fue capturado en un vehículo con reporte de robo en San Pedro Sula, norte de Honduras.

El detenido fue el teniente del segundo batallón de la Policía Militar, que funciona en la 105 brigada de infantería, José Elías Álvarez Vásquez, quien fue requerido en un retén por miembros de la Policía Nacional.

Igualmente, el 24 julio de 2012, el Ministerio Público acusó a cuatro efectivos militares por los delitos de torturas, lesiones y detención ilegal en perjuicio de un civil en el sector de Cañaveral, Cortés, norte de Honduras.

La Fiscalía de Derechos Humanos ordenó la detención del sargento Isidro Domínguez, sargento raso Rony Alberto Velásquez y el soldado Elvis Adonay Ávila, a quienes se les acusó por varios delitos en contra de un ciudadano al que maltrataron en una instalación militar de la zona.

Además, se conoció que otro soldado de nombre Rolbin López sigue prófugo de la justicia.

Bochornoso robo de avioneta

avioneta robadaRobaron avioneta en SPS.Uno de los casos que expuso mundialmente a Honduras fue el robo de una avioneta desde una instalación militar. El hecho ocurrió el 1 noviembre de 2010 en el norte del país.

Todo pasó cuando cinco hombres armados ingresaron y asaltaron la base militar “Armando Escalón” en la norteña ciudad de San Pedro Sula y se llevaron la avioneta.

Los asaltantes, presuntamente, se introdujeron a las instalaciones de la base aérea “Armando Escalón” de San Pedro Sula, llevándose consigo la avioneta. La que estaba misteriosamente cargada de combustible y con las llaves puestas.

spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img