spot_img

Mantener las mascarillas, incluso más allá de la vacunación, ahorraría costes

Por:

Compartir esta noticia:

Redacción Ciencia – Mantener el uso de mascarillas en espacios públicos cerrados hasta alcanzar los objetivos de vacunación de la población -con una cobertura mínima del 70%-, e incluso entre dos y diez semanas después, es rentable y podría ahorrar costes, además de reducir las hospitalizaciones y las muertes por covid.

Cuanto menor sea el nivel de cobertura de vacunación de la población, mayores serán los beneficios económicos y sanitarios de mantener el uso de la mascarilla, según un estudio basado en simulaciones de propagación de la COVID-19 en Estados Unidos y publicado en la revista The Lancet Public Health.

Los autores desarrollaron un modelo computacional que representaba la propagación y el impacto de la COVID-19 entre los más de 327 millones de personas de los Estados Unidos y simularon el uso de mantener el uso de mascarillas antes y después de alcanzar diferentes niveles de cobertura de vacunación en una amplia variedad de circunstancias.

En todos los escenarios simulados, fue rentable mantener el uso de la mascarilla durante entre dos y diez semanas después de alcanzar los objetivos de vacunación de la población.

Por ejemplo, si Estados Unidos alcanzara una cobertura vacunal del 90 % para el 1 de mayo de 2022, mantener el uso de mascarillas hasta entonces evitaría 13,300 millones de dólares en costes sociales y 2,400 millones de dólares en costes médicos directos, así como 6.29 millones de casos de COVID-19, 136,700 hospitalizaciones y 16,000 muertes.

En comparación, una cobertura del 80 % aumentaría el ahorro a 16,700 millones de dólares en costes sociales, 2,900 millones de dólares en costes médicos directos, y evitaría 7.66 millones de casos, 174,900 hospitalizaciones y 20.500 muertes.

En las últimas semanas, muchos lugares de Estados Unidos han levantado los requisitos de mascarilla para interiores, a pesar de que menos del 70 % de la población está completamente vacunada y menos del 45 % ha recibido el refuerzo, según los autores.

Este trabajo apunta que mantener sistemáticamente el uso de mascarillas hasta alcanzar diversos umbrales de cobertura de vacunación e incluso entre dos y diez semanas después, podría no solo prevenir un número considerable de casos, hospitalizaciones y muertes, sino también acabar ahorrando dinero a las empresas, el sistema sanitario, las compañías de seguros o los contribuyentes, resumen.

«Nuestros hallazgos ofrecen algo de luz al final del túnel, sugiriendo que el uso de mascarillas no tiene que continuar para siempre, sino que sigue siendo una herramienta importante para detener la propagación de la COVID-19 a medida que entramos en la siguiente fase de la pandemia», afirma Peter Hotez, uno de los autores.

El modelo representa a la población estadounidense, pero los resultados pueden ser también aplicables a otros países. AG

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img