Inicio Actualidad Los periodistas también necesitamos mentores

Los periodistas también necesitamos mentores

0
Los periodistas también necesitamos mentores
Antonio Sánchez-Gijón, me mentor en Londres, en 1967.

Mis Personajes Inolvidables-3

Miami, (EEUU) – (Especial para “Proceso Digital”-Por Alberto García Marrder).

Cuando uno llega a la edad de la jubilación, es cuando más debe recordarse de sus mentores: de esos periodistas veteranos que me enseñaron el ABC del Periodismo y me ayudaron a impulsar mi carrera de corresponsal extranjero por más de 35 años.

He hecho una lista provisional: Los periodistas españoles de la Agencia EFE Antonio Sánchez-Gijón en Londres, Celso Collazo en Washington y Manuel Velasco en Madrid. Y Felipe Mellizo (Diario “Pueblo”), tanto en Londres como en Madrid.

Por ahora, me voy a concentrar en Sánchez-Gijón, a quien le debo mucho. Muchísimo.

En 1967, estaba recién graduado de la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid y de una maestría en París de un año en periodismo audiovisual en la cadena de televisión pública ORTF. Y estaba ese año en Londres, invitado por el gobierno británico para visitar los medios de comunicación, sobre todo la BBC.

Me encontré en Londres con Felipe Mellizo, un brillante periodista español a quien había conocido en los cursos de verano en la Universidad Internacional de Santander. Me recomendó al Delegado (director) de la Agencia EFE en Londres, Pepe Mestres. Este me contrató inmediatamente y empecé a trabajar en el turno de noche de la agencia.

Fleet Street, la famosa calle de los periódicos en Londres. La oficina de EFE quedaba muy cerca.

La oficina estaba situada en el 8 de Bouverie Street, en el mismo edificio de la agencia United Press International (UPI) y a un paso de la famosa Fleet Street, la calle de los periódicos. Enfrente estaba el dominical “News of the World” y muy cerca, el diario “The Daily Telegraph”. Y lo más importante de todo, en la esquina de esa corta calle, un famoso “pub”, lleno de periodistas.

Tuve la suerte que Mestres le encargara al segundo de la delegación de EFE, un periodista de gran trayectoria llamado Antonio Sánchez-Gijón, de adiestrarme. Yo era muy novato. Muchos diplomas, pero no sabía escribir una nota para una agencia de noticias.

Durante casi toda una semana, Sánchez-Gijón tiraba a la basura mis borradores. Además, con mucho desdén y arrogancia: “Inténtalo otra vez”. Pero no me desanimaba y aprendí a escribir unos “leads” (primer párrafo) aceptables. Pero venía lo más difícil: aprender a escribir (y leer) en cintas perforadas de telex “en ciego”, sin pantallas visuales. No se podía leer lo que se escribía.

En menos de un mes y gracias a mi mentor, ya me dejaron solo en el turno de noche. Y poco después, viajaba cada fin de semana a Belfast a cubrir para EFE la guerra civil-religiosa de Irlanda del Norte. Y el broche de oro en 1969, le cubrí a EFE en Praga los serios incidentes en el primer aniversario de la Invasión Soviética. Donde los tanques soviéticos volvieron a salir a las calles de la capital checa.

Y a los tres años, la Agencia EFE, me llama para que me incorpore a la redacción central de Internacional en Madrid. El resto es historia: Madrid, Washington, Panamá, Madrid, Houston, Washington (como director), Londres (como director), Maastricht, Helsinski,  Madrid (como subdirector), Bariloche (Argentina), Viña del Mar (Chile), Managua, La Habana y Miami (como director del servicio de noticias en inglés).

Pero todo eso no hubiera sido posible sin el esfuerzo de Antonio Sánchez-Gijón. Uno de mis “Personajes Inolvidables”.

A su regreso a Madrid, mi mentor trabajó en los diarios “Madrid y “El País” y se convirtió en un prestigioso experto en temas de seguridad europea y política internacional. Escribió varios libros sobre esos temas y daba conferencias.

Murió el 29 de diciembre de 2018 de un infarto, a la edad de 83 años, cuando intentaba entrar a su vivienda en Madrid, donde vivía solo. Pero su cuerpo en la morgue del Hospital San Carlos no fue reclamado por sus familiares y amigos hasta el 10 de enero de 2019, cuando se dieron cuenta de su desaparición.

Vivía entre Cádiz y Madrid. Se mantuvo soltero y, según un sobrino, no entendía “el gusto por sufrir de los casados”.


Mañana, el cuarto tema de la serie:El día que me colé en la boda de Mick Jagger, el líder de los «Rolling Stones», con la modelo nicaragüense Bianca Perez-Mora.