spot_img

La Pesadilla de Walt: Traición y Desencanto

Gabriel Levy

La corporación The Walt Disney Co. Anunció en entrevistas[1], confirmó a varios medios de comunicación de la región[2] y notificó por escrito a algunos cable operadores[3], que antes de que finalice el primer trimestre del 2022, discontinuará señales en su oferta de televisión de habla hispana para Latinoamérica, incluyendo NatGeo Wil, NatGeo Kids, DisneyXD, FXM y Star Life.

Por su parte en Brasil acabará las señales de Disney Junior y cambiará el nombre de Star Life por Cinecanal[4].

¿Por qué razón Disney ha decidido retirar su oferta de Televisión y por qué se puede considerar como una traición a los Cableoperadores?

Durante varias décadas las compañías de provisión de contenidos internacionales, como DISNEY, encontraron en los cableoperadores sus mayores aliados para la venta y comercialización de contenidos, un mercado próspero que generó riqueza a los creadores y expandió las fronteras de la industria audiovisual.

Los cableoperadores han fungido durante más de 30 años como intermediarios directos en la distribución de los contenidos, encargándose de llevar hasta las casas de los suscriptores señales de televisión, siendo los responsables de la comercialización, distribución, venta y recaudo del dinero para los diferentes proveedores de contenidos, un colosal esfuerzo que ha significado el despliegue de miles de kilómetros de redes de fibra óptica, cables coaxiales y hasta infraestructura satelital.

El negocio de la televisión por suscripción está fundamentado en dos grandes estructuras, por una parte, los proveedores de contenido o canales que hacen inversiones en programación y por el otro lado los cableoperadores que hacen inversiones en infraestructura. Mientras los canales adquieren contenidos, los cableoperadores consiguen clientes y esta sinergia genera riqueza para todas las partes.

La relación entre canales y cableoperadores históricamente ha estado marcada por odios y amores, ha sido un matrimonio en permanente crisis, ya sea por los altos costos de los contenidos, por el sub-reporte de los operadores, por los empaquetamientos forzados y por muchas otras razones.

Sin embargo cuando se analiza con cierta distancia, es posible afirmar  que ambas partes han ganado y crecido gracias a la suma de esfuerzos, capacidades e infraestructuras, en últimas ha sido una sociedad provechosa para todos.

Lo anterior es la principal razón, por la que, aunque previsible y esperada, no deja de sorprende la unilateral decisión de The Walt Disney Co de abandonar a sus socios históricos, para fortalecer su nueva unidad de negocio en detrimento de ellos:

“Para adaptarnos al nuevo contexto derivado de la convergencia de los negocios que opera la Compañía, y a fin de ser más ágiles para responder al panorama cambiante y posicionarnos mejor para el futuro, la Compañía ha tomado la decisión de cerrar los canales Nat Geo Wild, Nat Geo Kids, Disney XD, FXM y Star Life en toda América Latina y, en Brasil, también discontinuar Disney Junior y rebrandear Star Life a Cinecanal, a fin de marzo del 2022“[5].

Plataformas Ott el punto de Inflexión

El crecimiento global de la banda ancha en Internet y por consiguiente el aumento de las velocidades de navegación, trajo como una de sus principales consecuencias la expansión del video conectado, es decir la posibilidad de que los usuarios puedan consumir masivamente contenidos audiovisuales a través de Internet, algo impensable décadas atrás.

Youtube, perteneciente al grupo Google, es decir propiedad hoy de la corporación Alphabet, fue tal vez la primera experiencia masiva de consumo de video conectado que presenció la humanidad y fue el punto de inflexión para una creciente industria de la cual hoy sus principales exponentes son Netflix, Amazon, Hulu, Vimeo, entre otros.

La posibilidad de comercializar directamente los contenidos mediante plataformas OTT, se convirtió en una atractiva oportunidad para algunos proveedores de señales, desde productores de cine pasando por pequeñas casas productoras, incluso para muchos creadores en el imaginario presente es más importante venderle a una plataforma como Netflix que a un canal de televisión como Cinecanal.

En el caso de los propios programadores de televisión por suscripción, es decir los denominados canales internacionales, esta no ha sido la excepción y algunos como HBO han intentado desde el lanzamiento de sus OTT saltarse a los cableoperadores comercializando de forma directa, aunque por ahora sus resultados son muy inferiores a sus propias proyecciones.

Hoy es posible afirmar que prácticamente todos los programadores de contenidos Internacionales tienen su propia OTT (Plataforma Over The Top) de Video en Internet, sin embargo, este es un servicio complementario que incluso ha permitido fortalecer la relación con sus socios estratégicos: Los Cable Operadores, pues se ofrece como plus ante los paquetes tradicionales de Televisión.

Desde hace algunos meses, tal y como lo hemos analizado, DISNEY lanzó su propia plataforma de Video OTT, denominada DISNEY+, luego de la adquisición de Fox, Espn y otras marcas famosas como Star Wars.

Disney+ en sus inicios tuvo un gran auge y acogida, pero que con el paso del tiempo comenzó a desinflarse, principalmente en el mercado de los adultos soltero o sin hijos.

Lo anterior parece constituir sin lugar a duda, la principal razón por la cual Disney decide retirar del mercado sus canales de televisión y concentrarse de manera exclusiva en la comercialización directa de los contenidos por Internet, a través de su plataforma OTT, saltándose a los cable operadores.

Esta misma estrategia la intentó infructuosamente en el pasado HBO con HBO GO y ahora con HBOMAX, y si bien este tipo de movimientos intentan explicarlos desde las nuevas lógicas de un mercado cambiante y seducido por el Video en Demanda, este argumento no es suficiente, pues la televisión tradicional sigue viva, especialmente en América Latina, en donde el fenómeno del Cord Cutting (Corte de Servicios de Cable) y Cord Shaving (Reducción en los paquetes de Cable), aún no evidencian mayores impactos en los mercados.

El uso parasitario de Redes

Si bien para cualquier lector desprevenido podría resultar legítima la estrategia de los programadores de vender directamente sus productos y recaudar sin intermediarios el dinero, esa lógica sería valida si los programadores utilizaran su propia infraestructura de red, es decir si DISNEY pagará un despliegue de Fibra óptica al menos similar al que en su momento desplegaron los cableoperadores.

Sin embargo este no es el caso, pues amparados en el principio de neutralidad de red, DISNEY utilizará de forma gratuita, sin pagar un solo centavo y a través de Internet, las redes de sus antiguos socios, para quitarles el negocio de la comercialización de contenidos, sobre los mismos clientes de ellos, al tiempo que congestionarán y saturarán sus redes con altas cargas de tráfico de video, obligándolos a tener que invertir más dinero en ampliaciones de infraestructura, sin pagarles por el uso de sus redes.

Es decir les reducirán sus ingresos y aumentarán sus costos.

En otras pablaras, DISNEY planeó y ejecuto una estrategia comercial, que en últimas resulta ser una traición para sus socios, quedándose con todo el negocio que construyó junto a ellos.

No está de más mencionar, que asombra este tipo de comportamientos en una corporación cuyo principal público objetivo son los niños.

¿Qué pensaría Walt Disney quien fundó una empresa basada en sólidos principios éticos?

El modelo de Youtube y Netflix

Es necesario advertir que este tipo de prácticas, son las mismas que ha implementado por años Netflix, Youtube y Amazon, sin embargo, ninguna de estas corporaciones han sido socias comerciales de los cableoperadores, a diferencia de DISNEY, que le debe a estas compañías su presencia en los mercados latinoamericanos.

DISNEY ahora le hará competencia parasitaria a sus antiguos socios, desconociendo lo construido por décadas y amenazando la supervivencia de quienes le ayudaron a penetrar uno de los mercados globales más difíciles, irregulares e inestables del mundo.

Si bien en los negocios prima el principio de oportunidad, la lealtad es un valor importante que hace gala de la honorabilidad de las personas, las corporaciones y las organizaciones.

La gratitud es una virtud y a la vez una excelente carta de presentación; sin embargo, parece que en el caso de DISNEY, el dinero prima sobre estos valores.

En Conclusión,

La decisión anunciada por Disney de discontinuar las señales de televisión de habla hispana para Latinoamérica, de NatGeo Wil, NatGeo Kids, DisneyXD, FXM y Star Life, si bien es legal y hace parte de la autonomía que posee cada proveedor para establecer las reglas de juego sobre su negocio, en la práctica es una traición comercial contra los Cableoperadores, esos aliados que por décadas le ayudaron a penetrar el mercado latinoamericano y que ahora han decidido convertir en sus competidores, usando su infraestructura de forma parasitaria,  congestionando sus redes y quedándose con sus clientes, sin que exista compensación alguna.

Descargo de Responsabilidades: Este artículo corresponde a una revisión y análisis en el contexto de la transformación digital en la sociedad de la información, y está debidamente soportado en fuentes académicas y/o periodísticas confiables y verificadas, las cuales han sido demarcadas y publicadas.
La información que contienen este artículo periodístico y de opinión, no necesariamente representa la postura de Andinalink, o las entidades con las que desarrolla sus relaciones comerciales.
[1] Artículo de XATACA sobre decisión de Disney
[2] Artículo de Prensa de Todo TV News sobre la noticia del retiro de los canales de Disney
[3] Notificación formal de Disney a Cable Operador Argentino
[4] Noticia de IPuntoTV
[5] Declaraciones otorgadas por Disney al medio especializado Xatac
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,662FansMe gusta
46,620SeguidoresSeguir
5,673SuscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img