spot_imgspot_img

La gota que rebasa el vaso para las represas e hidroeléctricas

Tegucigalpa – Aún sin terminar las tareas de rescate e identificación de daños dejados por el paso de la depresión tropical Eta, nuevamente las alarmas se disparan al máximo y el país está en Alerta Roja, uno de los mayores riesgos es la acumulación de agua en los embalses que ya están al 100 por ciento de sus capacidades y bastará una lluvia para que rebosen. Iota ya es una realidad.

Es el caso de la capital, en Tegucigalpa, la represa la Concepción desde días atrás alcanzó su nivel máximo, lo mismo pasa con la represa Los Laureles y la del Picacho.

Los expertos muestran preocupación porque un poco de agua en las cuencas de estos embalses provocará que estas rebasen su capacidad y drenen cantidades de agua al cauce de los ríos provocando crecimiento en los mismos y posibles desbordes, que pueden provocar inundaciones.

Ya durante el fin de semana se dio la descarga controlada en la represa La Concepción, se estima que se liberaron 3.2 millones de metros cúbicos hacia el río Choluteca antes que el huracán Iota ingrese al país, sin embargo los niveles siguen al tope.

En la capital también hay varias zonas de evacuación

El gerente del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), Héctor Daniel Sevilla, en conversación con Proceso Digital, dijo que existe preocupación por la nueva emergencia con la llegada de la tormenta tropical Iota, y por ello están en constante monitoreo junto con de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Servicio Meteorológico Nacional de Honduras (SMNH) y el Comité de Emergencia Municipal (Codem) del Distrito Central para mantener a la población informada y alertarles en caso de evacuación.

“En el caso de Laureles y la Concepción, estamos monitoreando plenamente y ya se ha avisado y se ha alertado a la población en los lugares de alto riesgo que deben evacuar en el momento, como lo estime Copeco”.

“Esperamos que no sea así, pero de darse algo inusual, obviamente tendríamos que evacuar de inmediato aquellas zonas que podrían ser afectadas, siguiendo todos los protocolos indicados por las instituciones de contingencia” remarcó el funcionario.

Otra preocupación, es que en la capital, la saturación de los suelos está en un 100 por ciento,  por lo que existe un alto riesgo de deslizamientos de tierra, y causar daños en las represas como ya se dio en las vías de acceso de la represa el Picacho.

La Concepción tenía años de no llenarse.

El  gerente del SANAA, detalló que las lluvia que dejó la depresión tropical Eta, provocó varios daños en la represa El Picacho, donde hubo deslizamiento, derrumbes, saturación de agua y desprendimiento de rocas, y los trabajos de restauración han sido difíciles por el riesgo que corren los empleados en terreno tan inestable.

Ante esta situación pidió paciencia a la población que es abastecida con este embalse, y aseguró que hacen todo lo posible para acelerar los trabajos y restablecer el servicio, seguidamente agregó que aunque, la nueva alerta “es una situación preocupante y de mucha incertidumbre”, se espera que se solventen las irregularidades que se vayan presentando.

Autoridades de la Alcaldía Municipal, reiteran que ante el posible rebose de las represas Los Laureles y La Concepción, el Comité de Emergencia Municipal (Codem) del Distrito Central está en monitoreo constante de los niveles de los ríos para tomar acciones rápidas de evacuación, mismas que ya se han indicado en las zonas de mayor riesgo.

El Cajón comenzó sus descargas el fin de semana pasado.

El Cajón descargó 85 millones de metros cúbicos en 48 horas

El ejemplo más claro de la subida de agua en los embalses es el de la central hidroeléctrica Francisco Morazán, mejor conocida como “El Cajón”, que debido a las lluvias de Eta alcanzó un nivel de 285.85 m.s.n.m. Las descargas fueron entre 300 y 500 metros cúbicos por segundo, en un término de 48 horas con lo que se llegó  a 285 m.s.n.m, pero  este podría ser fácilmente superado con las lluvias que se estima estará dejando el huracán Iota

Técnicos de la Estatal Eléctrica, explicaron a este medio digital, que en años anteriores incluso la hidroeléctrica llegó a almacenar hasta 287.5 en el 2008 y 2010, pero fue posible llegar a ese nivel porque no había ninguna amenaza como lo es ahora Iota.

En esta ocasión las autoridades manejan que aunque el Cajón, incluso  ha llegado a niveles máximos de operación de 300 megavatios inyectando al sistema de interconexión nacional el 100 por ciento de su capacidad instalada, el nivel de agua ha sobrepasado el 285 ideal.

Aunque hubo técnicos que mantenían el criterio que aun con la llegada de más agua que generará   el fenómeno natural Iota, se pudo esperar a llegar a los niveles de 287.5 y hasta entonces iniciar las descargas pequeñas para mantener el embalse abajo  de ese nivel, y generando a su máxima potencia, las autoridades prefirieron no esperar para prevenir y se logró liberar agua sin daño a las comunidades como estaba previsto.

Patuca III mantiene niveles óptimos en el embalse.

Patuca III sin capacidad de almacenamiento

Según los pronósticos el ciclón Iota ingresará en las próximas horas por la zona oriental del país  lo que dejaría cantidades de agua muy considerables en esa zonas, que incluye el departamento de Olancho, por ello particularmente  pobladores del municipio de Patuca, están sumamente preocupados y nuevamente temen inundaciones, pues sumado a las lluvias la represa Patuca III, está en su nivel máximo y sin capacidad de almacenamiento.

Las quejas por el proyecto en la zona son constantes incluso las denuncias de la apertura de compuertas sin previo aviso y la falta de energía en la zona, pese a tener la hidroeléctrica.  

Una fuente técnica ligada a la ENEE, confirmó que el proyecto Patuca III en efecto no tiene capacidad de almacenamiento y lastimosamente toda el agua que llega hay que abrir las compuertas, pese a que el primer modelo era muy bueno y parecido al del Cajón, se cambió el diseño del mismo y lo que se hizo fue una  planta de filo de agua. -filo de agua- significa que todo lo que entra debe de generarse y no se puede almacenar, de modo que el modelo no es funcional para control de inundaciones.

El Valle de Sula urge de proyectos para evitar inundaciones.

Se desengavetan proyectos  y resurgen los lamentos por la falta de obras

Ante las últimas inundaciones que han dejado devastado el Valle de Sula, y muchas otras zonas del país, han aparecido nuevamente estudios diagnósticos de proyectos de los que se habla desde hace décadas como El Tablón, Jicatuyo y Los Llanitos, los diagnósticos de estos son muy prometedores en cuanto a generación de energía y control de inundaciones pero a lo largo de los años no han pasado de ser proyectos.

Y qué decir de los sueños de la construcción de  nuevos reservorios en la capital, que también datan de décadas, por ejemplo se habla de un proyecto en  las cuencas de los ríos San José y Jacaleapa, (represa San José ), el de La Tigra,  Guacerique II y Río del Hombre; todos con sendos estudios de factibilidad nacionales e internacionales, pero no pasan de los  planes y como dice el popular dicho solo han sido alegrones de pobre, sobre todo  cuando los políticos los toman como banderas de campaña.

Ahora en medio de la tragedia, tanto sector público como privado hablan de impulsar estos proyectos y lamentan que no se hayan concretado antes, lo que la población espera es que se aprenda de una vez por todas la lección y que finalmente se concreten soluciones duraderas para mitigar en un futuro los grandes desastres que cuestan valiosas vidas y millonarias pérdidas económicas. (PD)

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,150SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img