spot_imgspot_img

La desconfianza de los hondureños en sus autoridades sigue en aumento

Tegucigalpa.- La desconfianza de los hondureños en sus autoridades se ha incrementado a raíz del mal manejo de la pandemia de covid-19 y los juicios contra narcotraficantes en EE.UU. que han salpicado a políticos, según la exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) Julieta Castellanos.

Antes de la pandemia de COVID-19 y de los últimos señalamientos de líderes políticos en cortes de Estados Unidos, asociados al narcotráfico, la desconfianza de los hondureños ya era alta, según el Informe Percepción ciudadana sobre inseguridad y victimización en Honduras, correspondiente a 2019, del Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad (Iudpas).

Castellanos, socióloga y titular del Iudpas, dijo a Efe que el informe de ese organismo evidenció «una pérdida de confianza dramática, sobre todo en los tres poderes del Estado».

El Parlamento tenía entonces una confianza del 13 %, el Ejecutivo el 15 % y la Corte Suprema de Justicia el 18 %, «lo que significa que la mayoría de los hondureños no confía, principalmente, en los tres poderes del Estado», subrayó.

LA PÉRDIDA DE CONFIANZA TAMBIÉN AFECTA AL SISTEMA POLÍTICO

Castellanos señaló que la desconfianza de los hondureños en sus autoridades en 2019 había aumentado por acciones de diputados para que se fuera del país la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), que dependía de la Organización de Estados Americanos (OEA), y la aprobación de reformas al nuevo Código Penal que, según diversos sectores, favorecen la impunidad.

«Esa pérdida de confianza también es para el sistema político, porque el ciudadano consultado asocia que el diputado que votó en contra de la Maccih, es un político, miembro de un partido, y no vimos a los partidos involucrarse en la defensa de la Maccih, pero sí reformando el Código Penal», expresó la titular del Iudpas.

La pérdida de confianza en las autoridades habría aumentado en 2020 por el mal manejo de la pandemia de covid-19, que ha sido salpicado por múltiples denuncias de corrupción en la compra de materiales y equipo médico que han hecho entes como el Consejo Nacional Anticorrupción y la Asociación para una Sociedad más Justa.

A eso se suma el involucramiento de políticos y funcionarios en las cortes de Estados Unidos, por asuntos asociados con el narcotráfico, indicó Castellanos.

En efecto, narcotraficantes hondureños que enfrentan juicios en EE.UU. han implicado a figuras como el presidente del país, Juan Orlando Hernández, y a los exgobernantes Porfirio Lobo y Manuel Zelaya, los dos primeros del Partido Nacional, en el poder, y el tercero coordinador general del Partido Libertad y Refundación (Libre), aunque los tres rechazan las acusaciones.

Por narcotráfico fue condenado el 30 de marzo, a cadena perpetua más 30 años, el exdiputado Juan Antonio «Tony» Hernández, hermano del presidente hondureño.

«Entonces, si vemos el escenario de 2020, todavía es el de un deterioro mayor de la confianza, por los hechos que se dan en este tiempo», dijo la exrectora de la Unah.

ELECCIONES PRIMARIAS SALPICADAS POR PRESUNTO FRAUDE

En 2021, la desconfianza en el sistema político podría ser mayor, no solo por el mal manejo de la pandemia de covid-19 y los señalamientos de políticos en cortes de EE.UU., sino también por las denuncias de presunto fraude en las elecciones primarias e internas que celebraron el 14 de marzo tres partidos políticos, lo que también ha salpicado al Consejo Nacional Electoral.

Los partidos que participaron en las elecciones de marzo, previas a las generales del 28 de noviembre, son el Nacional, Libre y Liberal, cuyos candidatos presidenciales oficialmente serán anunciados hasta este martes.

Los virtuales candidatos ganadores son Nasry Asfura, del Partido Nacional; Yani Rosenthal, del Liberal, y Xiomara Castro, de Libre.

Asfura está siendo investigado por la Fiscalía por supuesto lavado de activos; Rosenthal, regresó en agosto de 2020 al país luego de permanecer preso durante tres años en EE.UU. por delitos asociados al narcotráfico, sobre lo que se declaró confeso, y Manuel Zelaya, esposo de Xiomara Castro, ha sido señalado en Nueva York de haber recibido dinero de al menos un traficante de drogas.

40 AÑOS DE DEMOCRACIA NO HAN REPRESENTADO AVANCES

El Informe del Iudpas de 2019, auspiciado por Instituto Nacional Demócrata (NDI, sigla en inglés), resalta que después de 40 años del retorno a la democracia, con diez procesos electorales, cinco ganados por el Partido Liberal y cinco por el Nacional, la situación económica, la criminalidad, la pobreza, la corrupción y el mal Gobierno siguen siendo los problemas más graves que enfrenta Honduras.

Añade que más del 70 % de los hondureños no cree en las instituciones del Estado, ni en quienes las presiden.

El 85,7 % de la ciudadanía desconfía del Congreso Nacional, el 74,0 % de la Corte Suprema de Justicia y el 84,5 % de la Presidencia de la República.

Según el estudio, nueve de cada diez personas en Honduras tienen miedo de ser víctimas de la delincuencia.

El 77,6 % de las personas no denuncian un hecho delictivo por no tener confianza en el sistema, y el 71 % de las víctimas que denunció no tuvo respuesta por parte de las autoridades.

El 91,6 % de los ciudadanos en todo el país piensa que los políticos están dispuestos a mentir para ser electos.

El 85,4 % considera que el crimen organizado ha financiado las campañas políticas de algunos candidatos y el 89,8 % cree que algunos políticos forman parte del crimen organizado.

Ante la situación de incertidumbre que vive el país, el Iudpas pregunta qué harán los partidos políticos y sus dirigentes para que los hondureños recuperen la confianza en ellos, en las instituciones responsables de controlar el crimen y en los tres poderes del Estado. 

(ir)

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,168SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img