La clave es convertir los sueños en proyectos dice hondureño ganador de cuatro premios Emmy

Tegucigalpa (Proceso Digital /Por Isis Rubio  ) –  “Soy un contador de historias”, así se calificó Mario Ramos, quien es un destacado productor, fotógrafo y cineasta hondureño que reside en Estados Unidos desde hace 13 años.

-Mario hizo un llamado a la juventud hondureña a no dejar de luchar y ni de soñar.

-Los hondureños están huyendo del país porque no hay fuentes de empleo tras el paso de los fenómenos naturales, la pandemia que ha agravado la situación económica del país.

-Espera que la gestión del presidente Joe Biden sea de mucho beneficio para los inmigrantes que residen en EE. UU.

Ramos ha obtenido cuatro premios Emmy, ganó los galardones en 2016, 2018, 2019 y 2020 en las categorías de productor y director de fotografía respectivamente.

Asimismo, ganó en la categoría News Promo Campaing por su labor en la cadena norteamericana Univisión.

Y su último premio fue por “Separación de Familias”, una producción que dirigió en Estados Unidos, inspirado en el drama migratorio que viven cientos de familias separadas por la deportación.

Este hondureño, relató su historia en una conversación con Proceso Digital, cuenta que nació en Tegucigalpa en 1977 y a sus 43 años se ha convertido en un destacado creador por sus trabajos fotográficos, producciones televisivas y con sus cortometrajes.

Desde pequeño le gustó la fotografía y fue en EEUU que compró su primera cámara profesional.(Foto cortesía de Mario Ramos)

Su infancia, un niño muy inquieto

De pequeño Mario Ramos residió en la colonia La Campaña en Tegucigalpa, donde viven familiares. Sus padres son Mario Ramos de nacionalidad hondureña quien falleció en 2005 y su madre Nelly Duarte de nacionalidad nicaragüense y quien reside en la actualidad en ese país vecino.

Dijo que su familia está compuesta por cinco hermanos, cuatro varones y una mujer.

Relató haber tenido una infancia bonita, donde jugó mucho con sus amigos y se consideró un niño muy inquieto, pero que disfrutó su infancia y adolescencia sin temores.

“Fui un niño común y corriente, muy inquieto, me encantaba jugar potra en la calle, era el típico niño de cualquier colonia de aquella época, ahora las cosas han cambiado muchísimo”, comentó.

Lamentó que ahora los niños y adolescentes pasan mayor tiempo en una computadora, sin interactuar físicamente con otras personas, que es importante porque así surgen las grandes amistades.

Dijo que desde pequeño le gustó la fotografía, misma que aprendió empíricamente, sin ningún tipo de estudio.

Sostuvo que fue un adolescente muy hiperativo, un terrible alumno por lo que estuvo en varios colegios hasta que se graduó de bachiller en Ciencias y Letras en el colegio Ideal de la capital hondureña.

Posteriormente, consiguió un trabajo y conoció a amigos quienes le decían que si a él le gustaba algo que lo explotará que sacará su visa y que hiciera su futuro en Estados Unidos.

A sus 30 años decidió sacar su visa e irse para Estados Unidos, con la mente trazada en sueños que buscaba cumplir.

Sostuvo que estando allá conoció a su esposa una norteamericana con la que tiene dos hijos, Julián de cuatro años y Diego de dos años.

Mario Ramos junto a su esposa y sus dos hijos, Julián y Diego.(Foto cortesía de Mario Ramos)

Amor por la fotografía y lo audiovisual

“Me fui enamorando de la fotografía, pero no fue hasta que llegué a Estados Unidos en 2007, que decidí lanzarme a ese mundo, compré mi cámara y comencé a estudiarlo de manera empírica y hacer fotografía y creo que la mejor manera de aprender cualquier cosa es haciéndolo”, manifestó.

Agregó que empezó a participar en grupos de fotógrafos y tuvo la oportunidad de ser miembro del club de Cámara Silver Spring donde había fotógrafos excepcionales que habían trabajado con National Geographic, New York Times y otros grandes medios.

“Me pegué mucho a ellos y aprendí muchísimo la verdad, mi mentor Peter Manzelli me metió mucho en este proceso y después me dejó el timón solo y me fui despegando poco a poco”, expresó.

Mario partió de Honduras en 2007 cuando tenía 30 años a EEUU con la firmeza de cumplir sus sueños.(Foto cortesía de Mario Ramos)

Asimismo, dijo ser amante de lo audiovisual “soy un poco obsesionado con las cosas, con su forma, como se ven los colores etc., y eso me ha llevado a disfrutar más de lo audiovisual, siempre tuve la curiosidad de saber cómo se hacía cuando estaba pequeño decía que el cine no era realidad, era una ficción y que de grande produciría una película”.

En ese sentido, señaló que empezó con la televisión, entender más cómo se llamaba todo por estructura tras de cámara, entonces comenzó a acercarse a gente que estaba ya en ese mundo como Katia Lara, Tulio Mateo, Adrian Guerra que era la gente con la que comenzó a hablar y a involucrarse en proyectos cinematográficos en Honduras.

Agregó que fue hasta que llegó a Estados Unidos que se lanzó al ver una oportunidad al igual que la fotografía, “estoy aprendiendo, fui preparándome para poder comenzar en este mundo y me lancé a la picana y a nadar”.

El hondureño es un apasionado por la fotografía y lo audiovisual.(Foto cortesía de Mario Ramos)

Sus proyectos   

Ramos ha producido cuatro cortometrajes, un documental, así como dos largometrajes, pero La Condesa es el primero como director y productor.

Asimismo, dijo que en octubre de 2020 terminó de producir otra película que está en inglés, Macbeth, en este proyecto fui coproductor, y se convierte en su primera película en inglés.

 “No lo dirigí en este caso, solamente la produje, pero bueno ya básicamente son dos largometrajes, cuatro cortos y una documental”, comentó.

Sostuvo que tiene muchos proyectos a futuro donde tiene proyectos de películas, cortos y documentales a corto plazo.

 “Ya estamos comenzando la preproducción que vamos a grabar en Honduras, no estoy muy seguro si va a ser este año o el próximo”, argumentó.

En 2020 realizó el rodaje de La Condesa su primer largometraje.(Foto cortesía de Mario Ramos)

Cuatro Emmys

Mario ha ganado cuatro Emmy en 13 años de residir en Estados Unidos, sus premios como reconocimiento a su digno trabajo.

“Cuatro Emmy se dice fácil, pero no ha sido tan fácil, en 2016 cuando fue la primera vez que gane un Emmy no paraba de trabajar fuerte, estaba trabajando en ese tiempo para Univisión en dos ocasiones”, manifestó.

Agregó que su trabajo lo centra en la concentración, traté de hacer cada cosa con la mayor calidad posible, haciendo lo que me gusta.

“Nunca hago mi trabajo pensando en ganar un premio, todo eso viene por añadidura, los premios son bienvenidos”, apostilló.

El productor sostuvo que, mejorando la calidad de cada película, el cine hondureño podrá algún día estar en la órbita de los premios Óscar.

“Hay calidad para hacerlo, se tiene que mejorar, tiene que ser un reto que tenemos que asumir para cada proyecto que se haga, creo que de esa manera podemos ir avanzando, por lo que Honduras podría algún día estar en la órbita de los premios Oscar a en algún otro a nivel internacional”, idealizó.

Mario Ramos se ha hecho acreedor de cuatro premios Emmy.(Foto cortesía de Mario Ramos)

Contador de historias

Ramos dijo que disfruta sus tres facetas de su vida, como productor cinematográfico, fotógrafo y presentador de televisión.

“Esto es como cuando dicen a qué hijo quieres más y uno contesta a todos lo quiero igual, por ahí  va la cosa me encanta todo, me encanta expresarme de cualquier forma artística , disfruto algunas cosas más que otras por supuesto que sí, pero me encanta contar historias, yo creo que soy un contador de historia”, manifestó.

Reiteró que su trabajo lo disfruta por igual, independientemente si está haciendo fotografía, presentando en televisión o produciendo cine.

La pandemia de COVID-19 lo ha obligado a trabajar desde su casa.

Pandemia

El destacado hondureño dijo que esta etapa de pandemia de COVID-19 ha hecho que esté en su casa junto a su familia, su esposa e hijos, “por una parte está bien la unión familiar que tanto hace falta, pero por otra uno ha tenido muchas limitantes y esto se vuelve también un poco extraño principalmente en las personas acostumbradas estar fuera de casa trabajando”.

Indicó que el tema de tener que trabajar desde la casa, trató de encontrar el lado positivo, pero sí muy triste con todo lo que está pasando alrededor de uno.

 “No puedo dejar por fuera la ansiedad y la tristeza que me invade cuando veo todas las noticias y todo lo que sucede, el distanciamiento social que existe me mata porque uno debe de tener conexión social que es una motivación extra para seguir produciendo cualquier forma de la expresión artística”, manifestó.

Ciudades enteras fueron afectadas en el norte de Honduras por el paso de los fenómenos naturales.

Honduras

El cineasta sostuvo que en estos momentos Honduras le sabe a tristeza, duele ver como la población ha sido afectada por la pandemia, los fenómenos naturales y sobretodo la corrupción de sus gobernantes que han provocado cientos de pérdidas de empleos.

Agregó que los ciudadanos emigran de su país porque no hay una fuente de empleo para poder dar alimentos a su familia.

En ese sentido, dijo que la gente no está emigrando, está huyendo del país tras la destrucción que dejaron los fenómenos naturales, la pandemia, la corrupción y prefieren buscar en otro lugar el sustento de sus familias.

Aseguró que la gente en Honduras tiene un gran corazón, son seres humanos con esperanzas que con poco buscan salir adelante, son personas de buena voluntad y solo necesitan de un gobierno que busque el bienestar para todos.

“Hay muchas cosas       que destacar, el arte, la cultura, el gran corazón de la gente, la nobleza, la belleza de sus sitios turísticos, es más lo bueno que lo malo que se puede destacar de Honduras cuando uno está fuera de su país”, expresó.

El cineasta dijo que es triste ver como los hondureño sestán huyendo del país por la falta de empleo.

Caravana de hondureños

Sostuvo que la situación de miseria ha generado que familias enteras se lancen al riesgo y buscan una ruta migratoria en la que las medidas de seguridad ante la pandemia y los acuerdos firmados también se convierten en un obstáculo para mejorar sus vidas.

Agregó que los hondureños que integran las caravanas solo intentan luchar, salir adelante porque en su país no tienen las condiciones por las diversas razones.

Asimismo, dijo que las caravanas migrantes también se convierten en lecciones para los gobernantes, porque es una forma de decir que las cosas están mal y que se debe de mejorar.

El hondureño espera que el presidente Joe Biden emita una reforma migratoria.

Gestión de Joe Biden

El hondureño dijo que ante la toma de posesión del presidente Joe Biden se espera mejores cosas que las que hizo Donald Trump.

“Hasta el día de hoy me ha sorprendido, por lo menos las nominaciones de las personasen los diferentes puestos llaman la atención y eso me da un poco de esperanza”, aseguró.

Agregó que el presidente Biden tratará de hacer una administración en la que buscará la unidad de los estadounidenses y con ello el apoyo a los migrantes que se encuentran en este país y al cambio climático.

“Tengo muy buenas expectativas y espero no decepcionarme”, comentó. 

Nunca dejar de soñar

 Mario Ramos mandó un mensaje para los jóvenes hondureños que tienen talento y que buscan una oportunidad, “hay dos cosas, una, nunca dejar de luchar y la otra, no dejar de soñar aunque hay muchos que tratan de bloquear sus sueños, nunca se debe dejar de soñar”.

Sostuvo que la vida es una maratón de obstáculos y uno por uno se deben de ir superando de la mejor manera, viendo que la vida es un camino por el cual tiene subidas y bajadas, pero que al final uno encuentra la recta que lo lleva a la felicidad y hacia una vida mejor.

“Todos debemos convertir los sueños en proyectos y esos proyectos en realidad esa es la clave de la superación”, puntualizó.

Lo + Nuevo

22,643FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte