spot_imgspot_img

Kerry abandona Ginebra en un avión medicalizado y acompañado de su médico

Ginebra – El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, abandonó hoy Ginebra en un avión militar medicalizado y acompañado de su médico particular y se dirigirá directamente a Boston donde seguirá la recuperación de su rotura de fémur.

Kerry sufrió ayer un accidente mientras practicaba ciclismo y fruto de la contusión se rompió el fémur, fractura que fue tratada desde entonces en el Hospital Universitario de Ginebra.

La partida de Kerry fue confirmada hoy por el Departamento de Estado en un comunicado, que indicó que viaja en un avión militar C-17 que tenía su base en Ramstein (Alemania).

El avión se ha preparado especialmente y ha sido dotado de personal médico extra «como es lo habitual», especifica el comunicado.

El traumatólogo particular de Kerry, Dennis Burke, se desplazó especialmente desde Estados Unidos para estar al lado del paciente y poder acompañarlo de vuelta hasta el Hospital General de Massachusetts, en Boston (este de EEUU), donde continuará con el tratamiento.

Parte de su delegación, así como los periodistas que lo acompañaban en este viaje, ya volvieron ayer por la tarde a Estados Unidos.

En principio se anunció que Kerry sería trasladado ayer por la noche, pero después se informó de que, a petición de los doctores, pasaría la noche en el hospital «en observación».

A pesar de esta precaución y del hecho que se haya recomendado viajar en un avión medicalizado, el secretario de Estado norteamericano no sufre de ninguna otra herida de gravedad.

Kerry aprovechaba en Ginebra unas horas libres tras haber mantenido el sábado seis horas de reuniones con su homólogo iraní, Mohammad Yavad Zarif, en un intento de resolver los escollos que aún existen para lograr un pacto sobre el controvertido programa nuclear de la República Islámica.

Se desconoce cómo la fractura de Kerry va a afectar a esas negociaciones, que están en su fase final, dado que las partes se han impuesto concluir un tratado antes del 30 de junio.

El diálogo acabó el sábado antes de lo previsto y, al tener la mañana del domingo libre, el secretario de Estado decidió ir a pasear en bicicleta por los alrededores de Ginebra.

Esos paseos se realizan con una estricta y nutrida seguridad, y, como ayer se pudo comprobar, el canciller pedalea incluso acompañado de un médico y un paramédico.

Kerry, de 71 años, es un ciclista aficionado y a menudo viaja con su propia bicicleta en el avión oficial para poder usarla en las horas muertas entre reuniones, algo que ocurrió el mes pasado en Lausana durante las negociaciones nucleares.

El accidente hizo que Kerry tuviera que suspender una visita a España, la primera desde que relevó a Hillary Clinton como jefe de la diplomacia estadounidense en febrero de 2013 y que iba a ser la primera de un secretario de Estado en cuatro años.

El secretario de Estado de Estados Unidos tenía previsto llegar ayer a Madrid donde en la tarde iba a reunirse con el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y hoy lunes, con el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Uno de los principales objetivos del viaje de Kerry era firmar con España el convenio que convierte la base de Morón de la Frontera en una instalación permanente -ahora es temporal- de las fuerzas estadounidenses para intervenciones en el norte de África.

Después de visitar España, Kerry debía trasladarse a París para reunirse con el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, y participar en un encuentro ministerial de la coalición contra el Estado Islámico (EI).

En ese foro participó hoy el secretario de Estado adjunto Antony Blinken.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,829SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img