Guatemala.- Un juez penal de Guatemala encausó y ordenó hoy prisión preventiva por el delito de feminicidio a Roberto Barreda, hijo de la expresidenta de la Corte Suprema de Justicia de este país Beatriz de León por la desaparición y supuesto asesinato de su esposa, Cristina Siekavizza.
 

El juez Gervi Sical, titular del Juzgado Primero A de Mayor Riesgo, tras escuchar los argumentos de la Fiscalía en contra de Barreda, decidió ligarlo a proceso por los supuestos delitos de feminicidio, obstrucción de la Justicia y maltrato a menores.

Respecto a los delitos de violencia contra la mujer, asociación ilícita, y plagio o secuestro, de los que el fiscal del caso, Héctor Canastuj, también acusó a Barrera, el juez Sical los rechazó debido a que, según su criterio, «no existen suficiente elementos probatorios» que lo incriminen en esos hechos.

Durante la audiencia de primera declaración celebrada este miércoles, Canastuj leyó los cargos judiciales contra Barreda, quien fue capturado el pasado 8 de noviembre en la ciudad mexicana de Mérida (Yucatán) y deportado a Guatemala.

El fiscal explicó que aún cuando no se ha encontrado el cadáver de Cristina Siekavizza, quien desapareció en julio de 2011, es imputable el delito de feminicidio con las pruebas científicas y de reconstrucción de los hechos realizadas por el Ministerio Público.

En otros países como España y Argentina, refirió, se han realizado juicios parecidos sin que se haya tenido el cuerpo de la víctima.

Además, argumentó el fiscal, Barreda, que permaneció prófugo de la ley por más de dos años con ayuda de amigos y familiares, entre ellos su madre, cometió los delitos de secuestro, asociación ilícita, violencia contra la mujer, obstrucción a la Justicia y maltrato contra personas menores.

Canastuj aseguró que Barreda, quien se abstuvo de declarar durante la diligencia, ejerció violencia psicológica y económica contra su esposa desde mayo de 2006 hasta el 6 de julio de 2011, fecha en la que le propinó golpes hasta causarle la muerte en la casa donde vivían.

La muerte de Siekavizza se produjo en presencia de los hijos Roberto José y María Mercedes, que tenían 7 y 3 años, respectivamente, sostuvo.

Canastug añadió que, luego del hecho, Roberto Barreda desapareció el cuerpo de su esposa, y pidió al juzgado ligarlo a proceso por los seis delitos cometidos.

El fiscal precisó que Barreda, cuyo padre del mismo nombre también fue magistrado de la CSJ, expuso a sus hijos al peligro al huir con ellos hacia México en agosto de 2011 para evitar que sus testimonios fueran utilizados en el proceso de investigación.

Durante la diligencia judicial también salieron a luz detalles sobre las agresiones y amenazas de muerte que sufrió Cristina Siekavizza por parte de su esposo y que de acuerdo con Canastuj fueron presenciadas por la empleada doméstica Olga Petrona Say, testigo protegida del caso.

La desaparición y supuesta muerte de Cristina ha tenido relevancia y una gran cobertura mediática por la presunta participación en el hecho de la expresidenta de la CSJ, que está sindicada de obstrucción a la Justicia y que se encuentra en libertad bajo fianza.

Barreda, con un chaleco antibalas, permaneció en una pequeña cárcel ubicada en la sala de audiencias de la torre de tribunales, desde donde escuchó las acusaciones en su contra.

Los hijos de la pareja, que fueron rescatados por la Procuraduría General de la República de México (PGR), se encuentran en custodia temporal de sus abuelos maternos, Juan Luis Siekavizza y Angelis Molina.