spot_imgspot_img

Juez Guillermo López Lone denunciado por violencia doméstica

Tegucigalpa – Una mujer denunció por violencia doméstica al juez Adán Guillermo López Lone, luego de 32 años de estar sumisa a ese flagelo, según la demandante.

Se trata de doña Lety Elvir quien denunció por maltrato físico y sicológico a su pareja Adán Guillermo López Lone, quien labora como juez de Letras en el Poder Judicial.

La fémina dijo que este día estaba programada la audiencia ante el juez y él manifestó que desconocía la citación por lo que la misma pasó para el próximo 23 de octubre.

“Al interior de la casa se convierte en un tirano, un verdugo, el confinamiento producto de esta pandemia le dio todas las herramientas para que nos maltratara sicológicamente a mí y a mi hija para mantenernos  bajo control”, se quejó la mujer.

Sostuvo que iniciaron su relación cuando ella tenía 21 años, fue su primer novio y “han pasado 32 años sufriendo de este padecimiento que es la violencia doméstica y pase todo ese tiempo porque el único lugar donde yo podía ir era donde mi madre y ella se encontraba en Estados Unidos”, narró.

Indicó que tienen una hija en común de 11 años a quien también maltrata y ahora su hija no quiere ni ver a su padre, ella misma pidió hablar con el juez para dar su declaración.

“Decidí denunciarlo a raíz del maltrato de mi hija, yo dejé mi trabajo porque él así lo solicitó por cinco años para que viviéramos juntos, sin imaginarme que nos iba a mantener bajo un yugo”, comentó en forma desesperada.

Relató que ella convive con él desde diciembre por lo que nos fuimos a vivir a Copán, el 22 de abril ella decidió salir de su casa junto a su hija, sin dinero y sin nada para salvaguardar sus vidas, el 23 de abril interpuso la denuncia ante el Juzgado de Violencia Doméstica.

Dijo que mandó una abogada para preguntarle cuanto quería de manutención ya que estaba dándole a su hija una miseria, pese a ganar bien en el puesto que ostenta en el Poder Judicial.

“Espero justicia, un tratamiento profesional y científico, pido para mi hija un tratamiento sicológico por el daño recibido”, expresó.

La desesperada mujer manifestó que es una relación de 32 años y que hubo violencia desde el primer día, “cuando las mujeres nos atrevemos a denunciarlos es la primera pregunta que hacen ¿Por qué no lo hizo antes?, y nos victimizan, deben de entender que las mujeres desarrollamos el síndrome de la mujer maltratada, a pesar de que yo era feminista, una mujer estudiada, docente universitaria en una universidad de Holanda, esto implica haber vencido la vergüenza”.

Dijo que su expareja es protegido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), porque fue despedido en el 2010 y posteriormente fue reincorporado nuevamente a sus funciones.

Apuntó que nunca se casó con él y decidió estar en unión libre por la violencia que mostraba hacia ella.

(ir)

spot_img
spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img