spot_imgspot_img

Intolerancia en el fútbol alcanza niveles alarmantes en Honduras

Tegucigalpa – La intolerancia en el deporte, principalmente en el fútbol ha alcanzado ribetes alarmantes en Honduras y la muerte en San Pedro Sula de un aficionado del Marathón el pasado sábado a manos de hinchas del Real España, es una muestra de que las diferencias por la preferencia a un equipo puede terminar en una tragedia.

– El 7 de mayo pasado, dos cuñados se enfrentaron a machetazos por la pérdida del Real Madrid ante el Juventus en Santa Bárbara.

– El sábado anterior, dos miembros de la barra Ultrafiel, fueron asesinados en Comayagua, zona central de Honduras.

– El 12 de abril, al menos dos aficionados resultaron muertos y otro herido tras el clásico capitalino entre los equipos Olimpia y Motagua.

-El 8 de febrero, presuntos miembros de la barra Ultrafiel  mataron a un aficionado del Estrella Roja en Danlí al concluir el partido de inauguración de la “Copa Presidente”.

Los actos lamentables que involucran a barristas es una historia que se repite constantemente en Honduras, donde los enfrentamientos desembocan en muertes, especialmente de jóvenes, aunque también personas ajenas pagan con sus vidas las disputas de estos grupos organizados.

Barras como La Ultrafiel (Olimpia), Revolucionarios (Motagua), Megalocos (Real España), Furia Verde (Marathón), entre otras, protagonizan bochornosos espectáculos en alrededores de instalaciones deportivas e incluso en los propios recintos. Se trata de una situación que se fue de las manos de las autoridades policiales y deportivas.

masAunque se planifiquen anillos de seguridad para salvaguardar la integridad de los aficionados que asisten a los estadios, muchas veces los enfrentamientos entre barras se producen en barrios y sectores alejados a instalaciones deportivas, una situación que según la Policía “es difícil de controlar”.

Cada vez que se suscitan muertes violentas derivadas de reyertas entre barristas, casi al unísono salen propuestas de vetar el ingreso de barras a los estadios, otros proponen jugar los clásicos calificados de “alta peligrosidad” a puertas cerradas e incluso se habla de fichar a cada uno de los integrantes de estas organizaciones para ejercer un mejor control sobre ellos. Sin embargo, las propuestas se diluyen con el paso de los días.

Familias enteras han abandonado la costumbre de asistir a escenarios deportivos. Muchos llegan bajo el entendido que pueden convertirse en una víctima más de la violencia entre barras deportivas.

La principal hipótesis de las autoridades hace referencia a que pandillas se han infiltrado entre las barras y trasladan sus disputas por luchas de territorios a los recintos deportivos.

Las muertes precedidas de trágicos enfrentamientos son acontecimientos que aburren a una sociedad hondureña casi colapsada por la violencia en el campo general que registra 15 homicidios diarios.

Sanciones ejemplarizantes

juliSin embargo, para analistas como el destacado cronista deportivo, Julio César Núñez, no es con la ley que se va a resolver el problema pues lo que sucede es que la Liga Nacional ha sido muy blandengue y no se ha castigado a los culpables con sanciones ejemplarizantes.

Núñez coincide en que el país hay una intolerancia que se refleja en el fútbol motivado por factores que son un detonante para esa violencia y uno de ellos es que en Honduras todavía no se ha puesto mano firme y la situación se ha manejado con paños tibios.

“En la medida en que las autoridades del fútbol no tomen medidas ejemplarizantes y que se transmita una absoluta seguridad a los aficionados de que puede ir a ver los partidos de fútbol sin ningún problema, esa situación habrá de proseguir porque es el fútbol el que debe dar el ejemplo y no se puede quedar de brazos cruzados esperando soluciones de niveles más populares o superiores”, comentó.

Lamentablemente, la Liga Nacional ha demostrado y ha transmitido sensaciones de indolencia y ha sido muy permeable y frágil en cuanto a las soluciones y en cuánto al discurso que transmite cuando hay ejemplos muy claros a nivel internacional que permiten convencerse que la solución está de la mano del fútbol, aunque los encargados de velar por la seguridad de todos, trasciende la frontera de ese deporte.

Medidas extremas

El hondureño por naturalización enumeró que un ejemplo de esas medidas es la disposición que tomó la junta directiva del club Real España que en el partido de este miércoles por las semifinales del Torneo Clausura, frente al Olimpia, no permitirá que ingrese la barra del equipo capitalino.

“Esa es una medida extrema, pero es una medida que evidentemente evitará que en San Pedro Sula el miércoles haya problemas, intolerancia, empujones, heridos y muertos y ese me parece que es un buen ejemplo, pero me parece que eso no debe pasar únicamente por la medida unilateral de un club, sino que el fútbol desde su propio seno debe emitir un mensaje de reconciliación”, acotó.

Sobre la iniciativa de ley contra la violencia en los estadios, Núñez considera que sin necesidad de esa normativa, las sanciones ya están en diferentes códigos, el problema es que no existe la alternativa clara de castigar, sancionar y erradicar del fútbol a los violentos.

Añadió que hay elementos tecnológicos como las cámaras de video que permiten identificar e investigar para luego hacer prevalecer la ley, sin necesidad de acelerar al Congreso Nacional para aprobar la normativa, pues hay herramientas actuales y vigentes para sancionar.

Medidas preventivas

marcialOtro cronista deportivo abordado por Proceso Digital, Marcial Torres Xatruch, considera que las autoridades deportivas y gubernamentales se han dormido con la aprobación de la ley contra la violencia en los espectáculos públicos cuando ya hay muertos, aunque ya no dentro de los estadios.

Considera que se deben tomar medidas preventivas antes de que comience cada espectáculo y a la persona que se le encuentre en flagrancia se le debe detener, aunque un problema es que los policías son muy pocos en relación a la cantidad de aficionados, aparte de que no está preparada para contener a las barras.

Indicó que hay medidas como la tomada por el Real España por recomendación de la Policía para el partido frente a Olimpia donde está prohibido que alguien identificado con los colores del equipo capitalino ingrese al Estadio Morazán, una medida extrema tomando en cuenta que hay una gran cantidad de aficionados que quieren ingresar a presenciar el encuentro.

Añadió que lo mejor es aprobar la ley anti violencia en espectáculos públicos que está en el Congreso Nacional y que espera por una opinión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para su aprobación, pero que se necesita “porque ya no aguantamos los muertos”.

Resaltó que se han hecho campañas a través de organismos como la Cruz Roja Hondureña e incluso previo al partido del sábado, el capitán del Marathón, Mario Berrios y el del Real España Julio “Palomo” Rodríguez, se dieron la mano y prometieron que iban a dar un buen espectáculo, tal como sucedió, pero a cambio le pidieron a sus aficionados paz y eso fue lo que menos hubo.

En ese sentido, considera que cuando esté vigente una ley mediante la cual se castigue a los miembros de barras que provocan disturbios, la violencia va a mermar tal como ocurrió en Inglaterra donde se terminó con los “hooligans” con las medidas tomadas por el Parlamento Inglés.

Intolerancia cada vez peor

Javier-Ucles3625Sobre este tema, el profesional de la siquiatría Javier Uclés, advirtió que la intolerancia en el país es cada vez peor y se está tornando muy complicada y el problema es que se hace acompañar del poco control de los impulsos que deriva en ira que desata la violencia.

Señaló que esa intolerancia que se está viendo en el país por todos lados es que está afectando a jóvenes de 11 años en adelante que se convierten en protagonistas por medio de su ingreso a las pandillas y en barras de equipos.

Indicó que la intolerancia ha llegado a límites tales que dos primos terminaron liándose a machetazos por una discusión por los equipos españoles Real Madrid y Barcelona y hay otras noticias que están apareciendo donde los grandes protagonistas son muchachos adolescentes.

“Hay una gran deterioro terrible, los valores morales están por el suelo, los valores espirituales por el suelo, pero también hay que señalar que hay un montón de adolescentes que van por el buen camino de la honradez, de la fe y de la moral y están buscando trabajo”, destacó.

Sobre la iniciativa de ley para atacar la violencia en los estadios, cuestionó que los políticos más que estar creando leyes, deberían actuar de manera más responsable porque los sobresaltos, los sustos, las indeterminaciones y la ambición peligrosa y las tentaciones del poder, generan estrés, ansiedad y temor.

Uclés recomendó no contaminar tanto el deporte con la política, mientras que los cuerpos de seguridad deberían actuar con mayor intensidad y capacidad para garantizar la paz y la tranquilidad para quienes asisten a los eventos deportivos.

Aprobación de la ley

La noche del martes el Congreso hondureño aprobó en su primer debate la ley contra la violencia e intolerancia en los estadios de fútbol cuyo propósito es propiciar las condiciones de seguridad y prevenir actos violentos en las instalaciones deportivas.

El proyecto fue dictaminado por una comisión especial encabezada por el diputado Antonio Rivera Callejas, la que elaboró un solo dictamen de las iniciativas presentadas por los legisladores Ana Joselina Fortín, Edwin Pavón León y Nelson Abdalah, quienes retiraron sus proyectos y se adhirieron al dictamen,

parasitosOtro objetivo de la ley que tiene una opinión favorable de parte de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), es mantener la seguridad ciudadana y el orden público antes, durante y después de los espectáculos deportivos y es aplicable a personas naturales y jurídicas, organizadores de eventos deportivos y administradores de instalaciones deportivas para lo cual se establecen normas de conducta que deben ser observados de forma obligatoria y en su defecto aplicar las sanciones que se creen.

Entretanto, el diputado Alberto Chedrani de la comisión de deportes del Congreso Nacional, lamentó la muerte de un aficionado, quien fue atacado a pedradas y con botellas de cerveza y consideró que con la aprobación de la ley en la Cámara Legislativa, se va a poder contar con más prevención y en ese sentido, esta semana será aprobada en su totalidad.

Prohibiciones

La ley que contiene 42 artículos, es aplicable a quienes ejecuten actos de violencia o que reflejen intolerancia en el fútbol, incluida cualquier forma de racismo y xenofobia.

Algunas de las disposiciones establecidas en esa ley especial, incluye no permitir el empleo de menores en la venta de bebidas alcohólicas ni la venta y consumo de licor a menores de edad.

Ejercer control estricto sobre el ingreso de personas a la cancha pues solo debe permitirse al personal autorizado.

Impedir el ingreso, ya sean espectadores, directivos o vendedores en evidentemente en estado de ebriedad portando armas de cualquier naturaleza, objetos corto punzantes así como bengalas explosivos o en general objetos inflamables, fumíferos, corrosivos o cualquier otro que represente un peligro para la seguridad.

Promover el consumo moderado de bebidas alcohólicas en la pauta publicitaria de promoción del evento y dentro del recinto deportivo durante el encuentro; se permite únicamente la venta y consumo de bebidas de moderación, incluida la cerveza, siempre que su contenido sea inferior a un cinco por ciento en volumen. Las bebidas serán expendidas en vasos de cartón o de plástico.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,656SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img