baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Cheney defiende su papel en la política de la Casa Blanca de los últimos ocho años



Washington - El vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, lanzó hoy una enérgica defensa de su papel en la política de la Casa Blanca de los últimos ocho años, que incluye las escuchas telefónicas y la guerra en Irak.
 

En una entrevista con la cadena Fox News, el vicepresidente saliente aseguró que, pese a la gran impopularidad con la que se despedirá en enero el Gobierno de George W. Bush, no se arrepiente de nada, ni siquiera del trato a los sospechosos de terrorismo que otros consideran tortura.

"En este trabajo uno acaba agotando su popularidad antes o después, pero yo me siento muy cómodo con la situación en la que estamos y lo que hemos logrado", sostuvo.

"Dado el tipo de conflicto con el que nos enfrentamos, nos encontramos en una situación en la que creo que se debe ejercer un liderazgo firme. Lo que hicimos en esta Administración fue ejercer ese tipo de autoridad", argumentó Cheney.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la declaración de Bush de una "guerra contra el terrorismo", el presidente actuó de manera apropiada en asuntos como las escuchas telefónicas en suelo estadounidense, a juicio de su número dos.

En época de guerra "está completamente justificado el establecer un programa de vigilancia de los terroristas para poder interceptar las comunicaciones de gente que se comunica con terroristas fuera de EE.UU.", explicó el vicepresidente.

"Creo que es posible mantener un programa de interrogatorios contundente con respecto a presos de gran valor", declaró en alusión a las prácticas autorizadas por el Gobierno de EE.UU. contra detenidos para extraer información y que incluyeron simulacros de ahogamiento.

"Todos ellos son pasos que tomamos que creo que el presidente estaba plenamente autorizado a tomar y aportaron datos de inteligencia muy valiosos, lo que ha sido clave en nuestra capacidad para derrotar a la red terrorista Al Qaeda en esos últimos siete años", insistió Cheney.

Preguntado sobre si el líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, está vivo, respondió: "no lo sé y estoy suponiendo que sí".

"Hemos tenido algunos indicios de cuando en cuando, una foto publicada o alguna cosa que permite a las agencias de inteligencia determinar que sigue vivo", afirmó Cheney.

"Evidentemente, nos encantaría capturarlo. Quedan aún 30 días", anotó.

Cheney defendió su influyente papel en el Gobierno, que a juicio de su sucesor, el demócrata Joe Biden, excedió las competencias constitucionales.

"Si él quiere recortar la importancia de la oficina del vicepresidente, evidentemente es su decisión", opinó en referencia a Biden.

"El presidente electo, Barack Obama, decidirá lo que quiere de un vicepresidente y, por lo que están hablando, parece que no espera que (Biden) tenga un papel tan destacado como yo he tenido en mi época", comentó.

El vicepresidente reveló asimismo que no estuvo de acuerdo con la destitución, en 2006, del ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld, uno de los arquitectos de la guerra de Irak.

Bush "no siempre acepta mis consejos", declaró Cheney, que se define como "un hombre de Rumsfeld".

"Yo ayudé a incorporarlo al Gobierno y creo que hizo un buen trabajo", relató.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba