Tegucigalpa – Luego de iniciado el censo de las unidades del transporte y las investigaciones de las autoridades de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), se reportan al menos medio centenar de cuentas bancarias que son utilizadas por las bandas criminales, también se identificaron una docena de buses que su procedencia es ilegal, por lo que se procedió a su confiscación.
 

– Se conoció que las unidades de transporte público inaugurarán un sistema de seguridad para proteger la vida de los conductores y ayudantes.

Según uno de los miembros de la FNA, producto de las investigaciones que lleva a cabo la unidad, ha sido posible determinar que las redes de cobradores del impuesto de guerra tienen abiertas medio centenar de cuentas bancarias en el sistema financiero nacional.

“Estas líneas han sido habilitadas exclusivamente para que las víctimas de las actividades de extorsión realicen los depósitos en las cantidades y en los plazos que los malhechores les exigen”, detalló la fuente.

Agregó que las averiguaciones han llevado a constatar que por lo menos 12 autobuses, han sido adquiridos con el dinero mal habido que los delincuentes organizados imponen a los empresarios y operadores del servicio de transporte.

Señaló que hay un ataque frontal contra el ilícito y los resultados se están dando.

Sostuvo que las extorsiones han bajado principalmente en el sector transporte, pero hace falta hacer mucho, “hemos tomado el toro por los cuernos como se dice en el ámbito público, el gobierno ha centrado su esfuerzo en poder bajar los índices de extorsión”.

Indicó que el sector transporte está consciente que dentro de las organizaciones hay gente que delinque y en muchas de las ocasiones se ha obtenido el apoyo de ellos en las investigaciones.

“Es frustrante para ellos cuando se dan cuenta que dentro de la organización hay gente que les estuvo sacando por varios años grandes cantidades de dinero diciendo que era para extorsionadores”, sostuvo.

Datos oficiales revelan que entre 2012 y 2014 más de una docena de buses han sido quemados por los antisociales, como una medida de intimidación para que los empresarios del rubro paguen las extorsiones.

Por su parte, Jorge Lanza empresario del rubro del transporte reconoció una disminución en las extorsiones.

Agregó que es necesario detener estas actividades ilícitas, pero “seguimos entregando ciertas cantidades de dinero a estas personas que se dedican a estos actos ilícitos”.

Anunció que implementarán mecanismos de seguridad en el interior de las unidades para evitar las muertes en contra de los motoristas y ayudantes.

“Esta semana estaremos inaugurando un sistema de seguridad en las unidades porque vemos que la Policía no tiene todos los recursos, entonces tenemos que hacer lo propio”, detalló el empresario.