spot_imgspot_img

Iberoamérica apuesta por un turismo seguro en la postpandemia

Madrid.- Los países iberoamericanos apuestan por un turismo sostenible y seguro una vez se supere la pandemia de COVID-19, y piden unas normas homologables comunes para todos, con el fin de garantizar los desplazamientos.

Así se expresaron este martes los trece responsables de Turismo iberoamericanos, la mayoría ministros, que participaron en Madrid en la XXIV Conferencia Iberoamericana de Ministros y Empresarios de Turismo (CIMET), que como es tradicional se celebra la víspera de la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur), que se inaugura mañana.

La puesta en marcha de Fitur supone «un relanzamiento del turismo mundial en la era postpandemia», afirmó en Secretario de Turismo de México, Miguel Torruco, durante su intervención en CIMET.

Al responsable de turismo mexicano lo acompañaron en Madrid los ministros de Turismo de Brasil, Gilson Machado, Cuba, Juan Carlos García, Guatemala, Mynor Cordón; Honduras, Nicole Marrder; y Puerto Rico, Carlos Mercado, junto a empresarios españoles del sector y el director ejecutivo de la OMT, Manuel Butler.

Por otra parte, los ministros de Turismo de Argentina, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Paraguay, así como el subsecretario de Turismo de Chile y la viceministra de Panamá, intervinieron con mensajes grabados desde sus respectivos países.

TURISMO SEGURO

Tras un año de pandemia, todos los responsable iberoamericanos insistieron en la importancia de garantizar la seguridad biosanitaria a los visitantes como una baza fundamental para relanzar el sector, además de otros conceptos ya más asentados como la sostenibilidad.

«Hay que crear una experiencia de viaje sostenible y segura», afirmó Butler durante su intervención.

Para ello, los responsables nacionales ofrecen un amplio porcentaje de vacunación en sus países, Puerto Rico y Chile hablan del 50 % de su población vacunada, o Cuba que aspira a tener al 100% de su población vacunada en agosto, pero también estrictos protocolos biosanitarios en todo el transporte y las instalaciones turísticas.

 «Hay cosas que van a llegar para quedarse, como el mayor control de la higiene en la hostelería», afirmó el ministro cubano, quien insistió en que el desarrollo del turismo va a estar marcado por la evolución de la pandemia, tanto en los países receptores, que tienen que ser responsables, como en emisores.

PROTOCOLOS UNIVERSALES

Pero también piden que haya unos criterios homologables en todo el mundo para determinar si un destino es seguro.

«Es el momento de llegar a protocolos universales y evaluaciones universales», afirmó Juan Carlos García, quien pidió a la OMT y a los empresarios que luchen por estandarizar las medidas.

De manera similar se expresó Torruco, para quien tiene que haber «protocolos estrictos y unificados, (…) homologar la forma de hacer turismo en esta nueva época de la postpandemia».

También el ministro brasileño pidió unas normas únicas para facilitar el fluyo entre los países.

Por su parte, desde Honduras, su ministra, Nicole Marrder, pidió que se hagan advertencias de viaje «mas ajustadas a la realidad», ya que esas decisiones afectan la impulso del turismo.

 Desde los empresarios españoles, el presidente del Instituto para la Calidad Turística, Miguel Mirones, pidió normas ISO de control de calidad comunes, ya que, en su opinión, «destinos turísticos seguros harán países seguros y un mundo seguro».

INVERSION PARA APOYAR A SECTOR

Los países Iberoamericanos afrontan este año con diversos planes  para incentivar la inversión en el sector y así impulsar el turismo postpandemia, que afecta mucho más a los países menos desarrollados, según Bulter.

Y para ellos ofrecen a los empresarios españoles las mejores oportunidades de inversión, como el caso de Guatemala, país al que Cordón definió como «un destino idóneo para inversiones turísticas», un sector que es el segundo generador de divisas, con 1.200 millones de dólares.

También Cuba ofreció a los empresarios españoles invertir en la isla, donde ya representan el 63 % de la inversión extranjera, con estímulos fiscales que varían según el riesgo al invertir en nuevos proyectos o en destinos ya consolidados.

Mientras, México, una potencia turística en la región, que sufrió el año pasado una contracción del 46 % en la llegada de turistas internacionales, aspira a «un repunte paulatino» y hace un llamamiento a los inversores, ya que el 26 % de la inversión extranjera es en el sector turístico.

(ir)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,688SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img