spot_imgspot_img

Hospitales móviles, una estafa relevante para EEUU

Tegucigalpa – Un año ha pasado desde que el país, a través de Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H), pagó al contado 48 millones de dólares (unos 1 mil 200 millones de lempiras) por siete hospitales móviles para atender la pandemia de COVID-19 a un intermediario escogido mediante un “barrido” por internet y que éste a su vez los compró a una empresa en Turquía.

-En el informe del Departamento de Estado de los EE. UU. sobre derechos humanos 2020 en los países, el tema de la corrupción en Honduras y la compra de los sanatorios móviles toma relevancia.

– El proveedor de los hospitales, Axel López, se niega a reparar las fallas notificadas por Honduras en torno a los sanatorios, tampoco se sabe cuánto avanza la auditoría forense anunciada por los interventores.

La compra de estos hospitales es uno de los hechos que remarca en su informe anual de países sobre derechos humanos el Departamento de Estado de los Estados Unidos, en un país que en el año 2020 de pandemia por coronavirus y de dos potentes ciclones, muestra un incremento en los niveles de pobreza que rondan los 70 puntos.

La historia de los hospitales es una de las más dramáticas que han ocurrido en el contexto de la emergencia sanitaria en el país, especialmente por el endeble sistema de salud y la falta de vacunas que solo han permitido inocular a poco más de 2500 trabajadores de la salud con una donación del gobierno israelí y 48 mil más, a quienes se les aplicó la primera dosis de la vacuna AstraZenaca donadas por el mecanismo Covax.

En varios momentos los picos y las crestas de las olas pandémicas han rebasado la capacidad de los centros de internamiento, y en esos espacios, los sanatorios móviles no han podido dar ni mínimas respuestas.

De los siete sanatorios modulares, apenas uno opera a medias para el fin para el cual fueron comprados y ello ocurre en San Pedro Sula, en tanto otro que se habilitó en la capital hondureña apenas funcionó unas semanas y recién fue acondicionado para atender la mora quirúrgica de otras patologías que atiende el Hospital Escuela.

(VER) Como “un éxito” califican la docena de cirugías ortopédicas realizadas en hospital móvil capitalino que era para COVID

El Departamento de Estado, también destacó la compra de los siete hospitales móviles de parte de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) por 1,130 millones de lempiras (47 millones de dólares), más 289.4 millones de lempiras (12 millones de dólares) superior al precio cotizado por el fabricante.

El reporte estadounidense recordó que el entonces director de Invest-H, Marco Bográn, renunció en julio del 2020 a su cargo y en octubre fue acusado de dos cargos de corrupción por malversar 1.3 millones de lempiras (54 mil dólares), además de canalizar un contrato para hospitales móviles para un tío. Bográn fuearrestado el 5 de octubre y liberado el 8 de octubre bajo fianza en espera de juicio.

A finales de abril de 2020, el entonces director de Invest-H, Marco Bográn, hizo la compra al contado luego de seleccionar al proveedor mediante una búsqueda por internet. Los primeros dos llegaron el 9 de julio y los subsiguientes llegaron casi cuando finalizaba el año.

Los plazos para la puesta en funcionamiento de los hospitales se han ido postergando por parte de la Junta Interventora nombrada en Invest-H. También, las capacidades instaladas previstas inicialmente se han ido reduciendo porque los nosocomios rodantes no cumplen con las medidas sanitarias para la atención de pacientes COVID-19.

José Ernesto Leva Bulnes; Invest-H

Este lunes, el presidente de la Comisión Interventora de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), José Ernesto Leva, anunció que en la presente semana entregarán otros dos hospitales móviles a la Secretaría de Salud.

Justificó que no fue la Comisión Interventora la que hizo la compra de los hospitales, al tiempo que comunicó que el proveedor se niega a cumplir “porque se cometió el error de pagarle por adelantado”.

“El problema es que Axel López, se niega a reparar esas fallas, lo que hemos avanzado, es debido a nuestros esfuerzos y no porque el proveedor lo haya facilitado”, explicó Leva.

La alta ocupación hospitalaria luego de las elecciones primarias y lo que se espera dentro de dos semanas tras el relajamiento ciudadano en las vacaciones de Semana Santa, contrata con la ausencia de los nosocomios.

A mediados de febrero de este año, el coordinador de la junta interventora de Invest-H, informó que la empresa EisnerAmper se encargaría de la auditoría forense a los hospitales móviles.

 “La empresa se llama EisnerAmper, está entre las mejores 10 firmas auditoras forenses y su especialidad es hospitales o procesos forenses de compras, adquisiciones o de licitaciones”, dijo Leva Bulnes.

Confirmó que la empresa arribaría a Honduras donde permanecerá por 60 días para, al final, emitir su informe final.

Detalló que el costo de la auditoría forense será de 99 mil dólares (2.3 millones de lempiras). Desde entonces no se ha vuelto a informar sobre el tema.

(VER) Jefa de vigilancia de la Salud pide orar para que productores de vacunas atiendan a Honduras

MP ultima detalles de la investigación

Una fuente de la Fiscalía hondureña consultada por Proceso Digital reveló que ultiman detalles sobre la investigación de la cuestionada compra de los hospitales modulares.

El Ministerio Público mantiene abiertas 27 líneas de investigación sobre el manejo de la pandemia en Honduras, de las que una está dedicada exclusivamente a la adquisición de los sanatorios rodantes.

Citó que desde que llegaron los dos primeros sanatorios -el 9 de julio de 2020- fiscales del MP han realizado diligencias investigativas.

“Se revisaron facturas respecto al precio que detalló Invest-H y se contrastaron con los manifiestos de embarque. Se determinó que venía mucho equipo vencido, en mal estado y usado”, señaló la fuente fiscal.

Igualmente, se han tomado declaraciones de funcionarios de Finanzas, Invest-H y Salud.

La fuente reconoció que ha transcurrido casi un año desde el inicio de las investigaciones en este apartado específico por la compra de los hospitales, pero aseguró que se trabaja en un requerimiento bien fundamentado luego de recibir la asistencia internacional de varios gobiernos como Estados Unidos y Guatemala.

Puntualizó que “una vez que los dos primeros hospitales fueron instalados, se constató cómo estaban funcionando y se determinó que no lo hacían adecuadamente, además de otras inconsistencias que fueron hechas públicas a través de comunicados de prensa”.

Fraude monumental

Abog.Odir Fernández

En opinión de Odir Fernández, jefe de la Unidad de Investigaciones y Seguimiento de Casos del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), la compra de los hospitales móviles representa el fraude más monumental en el marco de la pandemia en Honduras “es un robo descarado”, externó.

Según Fernández, el hecho que se sigan haciendo reparaciones para que funcionen, solo ratifica lo que el CNA ha venido denunciando desde que se ejecutó esa compra “porque en realidad esa adquisición solo fue un mecanismo para sustraer fondos públicos sin importar la crisis del país”.

Seguidamente señaló que es lamentable que este tipo de malas prácticas se sigan dando, pues asegura que “ocurren porque la institucionalidad no funciona, no se toman decisiones oportunas y no se atienden los problemas como corresponde de parte de los entes competentes”.  

 “Hasta el momento es una manifestación de impunidad, porque no hay responsables, la causa no se ha judicializado, no funcionan los hospitales; la Comisión Interventora de Invest-H, no ha hecho nada, por eso seguimos creyendo que todo está estancado”, cerró Fernández. 

Más triajes para contrarrestar fallidos hospitales

Dra. Silvia Portillo (Patóloga y epidemióloga)

La patóloga y epidemióloga Silvia Portillo, dijo a Proceso Digital que ya se han ejecutado varias acciones como la implementación de centros de triajes para contrarrestar la falta de los hospitales móviles, pero se deben reforzar estas gestiones.

“Todas las medidas de prevención deben aumentarse, ya todo está implementado, pero hay que reforzarlo”, puntualizó.

Tomó a bien que las autoridades del Hospital Escuela determinarán reorientar el uso del hospital móvil de Tegucigalpa y la calificó de “sabia y pertinente”.

Sin embargo, consideró que se debe hacer más espacio en los hospitales que actualmente atienden pacientes COVID-19, en especial después del rebrote que se espera a causa del relajamiento durante la Semana Santa.

En ese sentido, consideró imperativo fortalecer el sistema sanitario con más recurso humano.

Reveló que se está viendo que familias completas están ingresando a los hospitales y después de una curva de aprendizaje se ha logrado ver la enfermedad de otra manera.

“La población se contagió, está contaminada y eso ya lo sabíamos y lo tenemos que afrontar”, zanjó.

Ciudadanía exige respuestas

Melissa Elvir

A criterio de la directora ejecutiva de la Fundación Democracia sin Fronteras (FDsF), Melissa Elvir, la ciudadanía exige respuestas en la compra de los hospitales móviles.

Agregó que hace un año ya de la adquisición de estos y la forma como fueron comprados sigue en duda por lo que la población sigue en la espera de las respuestas de las autoridades.

En diálogo con Proceso Digital, señaló que al final a la población lo que le interesa es que se castigue a las personas que hicieron la compra si en verdad hubo un mal manejo en la misma.

“El tema si funcionan para una y otra cosa en el sistema sanitario no importa, la población necesita asistencia sanitaria haya o no pandemia, los hospitales pueden servir para la atención de COVID-19 qué es lo más importante en este momento o pueden servir para asistir otras patologías, la población lo que necesita es respuestas”, argumentó.

El gobierno debe de garantizar la salud a la población haya o no hospitales móviles.

“En vista de la falta de los hospitales móviles que fueron adquiridos, pero que hasta la fecha no están instalados en su mayoría, la población espera respuestas en la adquisición de vacunas, sin dejar la vista en la Fiscalía que es la que investiga el tema de los hospitales móviles”, indicó.

Los hospitales móviles siguen siendo un tema activo en la mente de los ciudadanos y no hay excusas para que los mismos no estén instalados y sin dar respuestas, “es por ello que la población exige respuestas de parte de los entes de investigación y gubernamentales”, apuntó la representante de la sociedad civil.

Hospitales son un engaño

Dr. Samuel Santos, (Vicepresidente del CMH)

De su parte, el vicepresidente del Colegio Médico de Honduras (CMH), Samuel Santos, consideró que los siete hospitales móviles adquiridos para la lucha contra la pandemia son un engaño y una estafa millonaria para el pueblo hondureño.

“No son hospitales ni son móviles, son hospitales de campaña militar que se utilizan en los conflictos bélicos del medio oriente; para estabilizar a un paciente en pocas horas y trasladarlo a hospitales verdaderos”, declaró a Proceso Digital.

Santos señaló que los sanatorios adquiridos por Invest-H tampoco pueden ser utilizados para el manejo de otras patologías.

Advirtió que si un paciente es internado en uno de los hospitales móviles por varias horas podría contraer una bacteria, un hongo y un virus.

No están diseñados para ser utilizados permanentemente o de campamento permanente de pacientes, sino unas horas para hacer cirugías rápidas o menores, esclareció Santos.

El galeno visualizó que, dentro de cinco años, los hospitales móviles adquiridos serán despedazados y vendidos como chatarra.

“Tal vez en cinco años, si sobrevivimos a la pandemia, vamos a ser testigos de que van a terminar en el camino que tenían que haber terminado en el país de origen de como chatarra y olvidarlo de este acto de corrupción porque no hay justicia”, puntualizó. (PD)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img