spot_imgspot_img

Hinchas de fútbol asesinados en Somalia durante el partido España Alemania

Mogadiscio- Dos personas murieron y otras tres resultaron heridas cuando milicianos de Al-Shabab, grupo islamista que intenta derrocar al Gobierno de Somalia, arrojó granadas de mano en una casa donde una decena de jóvenes miraba ayer el partido España-Alemania, dijo hoy a Efe uno de los sobrevivientes.
 

«Éramos un grupo de once jóvenes, de entre 15 y 22 años, y estábamos viendo el partido España-Alemania, cuando los españoles hicieron el gol lo festejamos a gritos y fue en ese momento que explotaron las bombas (granadas)», relató Abdirahman Ali, quien señaló que, tras el ataque, los milicianos se alejaron «como si nada hubiera pasado».

El atentado ocurrió en Elasha Biyaha, localidad a 18 kilómetros al oeste de Mogadiscio, donde miles de personas han buscado refugio para escapar de los combates en esta capital entre Al-Shabab y las fuerzas leales al Gobierno Federal de Transición (TFG, en inglés) somalí.

Ali dijo que, tal como muchos de sus amigos, había respaldado al equipo de Ghana pero que después de la eliminación de los «Estrellas Negras», había volcado su apoyo a la Roja y confía en que la Copa Mundial 2010 la gane España.

Esta no es la primera vez que hinchas de fútbol son asesinados por Al Shabab y otros grupos integristas musulmanes similares, que han prohibido todo tipo de entretenimiento, incluida la música, el cine y el fútbol en las áreas bajo su control, tomando como ejemplo a los Taliban que gobernaron en Afganistán hasta 2001, cuando fueron desalojados del poder por fuerzas internacionales.

Al principio de la Copa Mundial, cinco jóvenes fueron asesinados a tiros y más de cincuenta arrestados por los milicianos de Al Shabab, que también torturaron y afeitaron la cabeza a sus víctimas como marca de escarnio.

Los grupos islamistas que luchan contra el TFG entre los que destacan Al Shabab y Hezb al-Islam -grupos vinculados a Al Qaeda- tienen bajo su control gran parte de Somalia, incluida casi toda Mogadiscio, y quieren imponer una versión estricta de la ley islámica «sharia».

Decenas de personas han muerto en los últimos años en atentados con bombas de los insurgentes islamistas contra cines y tiendas de alquiler de vídeos y DVD, cuyos propietarios fueron acusados de «apoyar y diseminar ideologías pro-occidentales».

Los hinchas somalíes que se niegan a perderse los partidos de la primera Copa Mundial africana los ven a escondidas en las áreas controladas por las tropas gubernamentales, sin garantías, no obstante, de que no serán atacados por los extremistas.

Otros, más precavidos, aunque no menos fanáticos del fútbol, han optado por viajar a Hargeysa, en la región autónoma de Somalilandia, o las vecinas Yibuti y Kenia, para poder ver los partidos sin que peligren sus vidas.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,123FansMe gusta
37,799SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img