spot_imgspot_img

Grupo agroforestal en Olancho llevan agua a su comunidad

Pacaya, Olancho – El bosque conserva un tesoro muy valioso: el agua. Millones de hondureños carecen de este vital líquido. Los pobladores de Pacaya, ubicado en el Municipio de Jano, Olancho, han conocido esta triste realidad.

Durante muchos años, las mujeres de varias generaciones se levantaron en la madrugada para conseguir agua para sus hogares que, en muchas ocasiones resultó poco salubre. Largos caminos y mucho peso sobre sus cabezas caracterizaron sus labores cotidianas para llevar el vital líquido a sus hogares como relató María Amelia Ochoa.

“Toda la gente sufría de la situación del agua. Tuvimos algunos pozos, pero cuando estos se secaron, tuvimos que ir a la quebrada. Nos levantábamos a las dos de la madrugada para lavar allá y traer el agua a nuestras casas. No se puede imaginar la alegría que sentimos ahora y todo eso logramos a través de la cooperativa agroforestal. Yo me siento orgullosa de ser socia de ella.”, señaló

Afortunadamente esta situación pertenece al pasado. Gracias al aprovechamiento racional del bosque a través del Plan de Manejo Forestal con enfoque en la forestería comunitaria, apoyado por el Programa Adaptación al Cambio Climático en el Sector Forestal (CliFor), financiado por la Unión Europea y el Gobierno de Alemania, ejecutado por el Instituto de Conservación Forestal (ICF) y la Cooperación Alemana (GIZ), se pudo comercializar la madera de pino.

Esto impulsó a la Cooperativa Agroforestal “Bella Vista” a explorar alternativas para llevar el agua a su comunidad, ubicada a una distancia de doce kilómetros de la microcuenca Salitrales. Con el apoyo de la Alcaldía, los habitantes de la comunidad y el presidente del grupo agroforestal, José “Joche” Ochoa, se logró esta gran obra de infraestructura. “Aquí se han hecho grandes sacrificios para desarrollar este proyecto de llevar agua atravesando de doce kilómetros hasta nuestra comunidad. Con muchos esfuerzos la gente trabajó con mano de obra no calificada y gracias a Dios logramos con grandes inversiones, el suministro de agua pura a nuestros hogares. No debemos olvidar que el Programa CliFor y el ICF siempre han sido a nuestro lado. A decir verdad, la forestería comunitaria ayuda, es muy importante. No es lo político, sino la organización de la gente que logra la superación”, comenta “Joche Ochoa”, mayor impulsador de este proyecto y Presidente de la Cooperativa Agroforestal “Bella Vista”.

Todo plan y toda inversión se quedan en vano cuando no se cuenta con líderes comprometidos y comunidades ampliamente involucradas, como es el caso de Pacaya. Sólo así este gran proyecto del agua se hizo posible como expresó el pastor de la comunidad, Nahún Hernández.

“Todos unidos hemos logrado este éxito. Incluso los niños en nuestra comunidad y las mujeres han halado tubos y piedras. Nunca nos hemos sentido solos. Primeramente, Dios ha sido con nosotros y la gente no se ha desunido. Hemos estado siempre unidos, siempre un solo pensar, una sola decisión hasta la final. Y ahora tenemos el agua en nuestra comunidad. Eso es indudablemente un mejoramiento del nivel de vida y mejorar en futuro la salud de nuestra gente.”, indicó.

El aprovechamiento del bosque y el uso racional de este recurso a través de la resinación y otros subproductos; la participación de un grupo agroforestal y de una comunidad muy motivada e inspirada, resuelven problemas que antes parecían gigantes. Hoy en día Pacaya tiene agua las 24 horas, los siete días de la semana. ¿Quién puede asegurar eso en Honduras? Muy pocos, entre ellos la Cooperativa Agroforestal “Bella Vista”.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img