Tegucigalpa – Integrantes de la desaparecida Comisión Interventora del Ministerio Público, calificaron este jueves como “lamentable” las rotaciones que están haciendo los nuevos titulares de esa institución ya que el personal que esa junta colocó en oficinas claves para el combate de la corrupción y violación de los derechos humanos ya estaban dando resultados y ahora fueron reubicados.
 

Lamentó que se haya desbaratado la Fiscalía de Derechos Humanos, una de las unidades que comenzaba a dar sus frutos.

La ex interventora del MP, Miriam Guzmán, quien fue una de las cuatro personas que fueron nombradas por el Congreso Nacional durante seis meses al frente de la Fiscalía, aseguró que los fiscales que fueron separados de sus cargos para enviarlos a otras oficinas, son personas honradas, comprometidas con la institución, que fueron nombradas luego de un análisis completo de sus carreras y sus capacidades y no entiende por qué fueron rotados.

“La fiscal Patricia Domínguez y Javier Santos estaban haciendo un papel muy importante y llevando casos muy emblemáticos que estábamos esperando buenos resultados en la Fiscalía Especial de Lucha Contra la Corrupción y en el caso del abogado John César Mejía, es un profesional con mucho compromiso, con mucha trayectoria dentro del tema y mucha capacidad,” aseveró Guzmán quien también se desempeña como comisionada del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP).

Cabe mencionar que en su momento Guzmán había expresado su deseo porque María Antonia Navarro ocupara el cargo de fiscal general del Estado.

Las declaraciones de la ex interventora fueron vertidas en varios medios televisivos del país.

Guzmán señaló este día que los cambios tomaron por sorpresa a todos los miembros de la ex Comisión Interventora porque se estaban obteniendo avances importantes en casos emblemáticos de corrupción y de repente fueron separados sin una explicación comprensible.

A finales de octubre pasado, el fiscal general adjunto, Rigoberto Cuéllar, dijo que las rotaciones de los fiscales que comenzaron a hacer efectivas obedecen al proceso de certificación y depuración que realiza la institución, liderado por Comisión de Reforma de Seguridad Pública (CRSP).

La acción de traslado se produjo sobre el coordinador de la Fiscalía especial de Lucha Contra la Corrupción, Luis Javier Santos, quien recientemente había sido nombrado en ese cargo en sustitución de Henry Salgado, cuya salida había sido sugerida por la CRSP.

Elsa Gertrudis Calderón pasó como coordinadora de la fiscalía especial de Lucha Contra la Corrupción, pero el abogado Ricardo Matute fue nombrado como nuevo fiscal especial de Lucha Contra la Corrupción.

A nivel de la Fiscalía Especial de Derechos Humanos se removió a los fiscales Rosa Seaman, John César Mejía y Edy Tábora.

En ese sentido, Mejía fue trasladado a la Fiscalía de La Esperanza, Intibucá; al fiscal Eddy Tabora, a Tocoa, Colón y a Rosa Seaman a la Fiscalía de la Niñez, en Tegucigalpa.

Mientras tanto, la abogada Suyapa Morales fue nombrada como nueva fiscal especial de Derechos Humanos.

En tanto, otro de los cambios es el del fiscal Luis Armando Navas, que estaba en la Supervisión Nacional y fue rotado a la fiscalía de Propiedad Intelectual; en total fueron 17 rotaciones, ninguna con aumento salarial, afirmaron las autoridades.

Cuéllar expresó que las nuevas autoridades de la Fiscalía están para respaldar a todos los buenos fiscales y aseveró que dentro del proceso que están siguiendo, las rotaciones son normales y no responde a ningún tipo de castigo, ni se están dando despidos.

“Fueron rotaciones muy puntuales y orientadas a aquellos nombramientos que de manera transitoria y provisional había realizado al Junta Interventora, cuando entró a cumplir su misión, pero que no son la visión de la nueva fiscalía general a largo plazo”, arguyó.

Cuéllar explicó que en Ministerio Público espera tener reglas claras para iniciar el proceso de certificación el próximo año, el que esperan poder culminar en los primero tres o cuatro meses de 2014.

“Queremos iniciar con una institución saneada, no solamente en su parte contable y financiera sino en también en su aspecto de personal a más tardar a abril del próximo año”, detalló.