spot_imgspot_img

Empleados públicos aceptan mil 100 lempiras de aumento

Tegucigalpa – Tras una maratónica jornada de negociación que duró unas 12 horas, gobierno y dirigentes de los sindicatos del sector público lograron la medianoche del lunes un acuerdo mediante el cual se aumentarán mil 100 lempiras mensuales de incremento salarial el que entrará en vigor a partir de febrero próximo.

– Asimismo, el acuerdo contempla que se beneficiará a los burócratas estatales con la readecuación de deudas y programas de vivienda.

El ministro de Trabajo, Carlos Madero, destacó que se trató de un diálogo fructífero y sincero entre las partes lo que permitió llegar a importantes acuerdos los que serán formalizados este martes.

Apuntó que no solamente se trata de un acuerdo de tipo económico, sino que también se incluyen otros aspectos como bonos para vivienda y la consolidación de deudas.

Por su lado, la ministra de Finanzas, Rocío Tábora, detalló que después de 12 horas de negociación, se determinó que el acuerdo va a beneficiar a más de 28 mil trabajadores estatales de diferentes sectores, de los cuales aproximadamente cuatro mil se desempeñan bajo la modalidad de jornales.

Acotó que igualmente se acordó nivelar a la cantidad de nueve mil 443 lempiras mensuales que es el promedio del salario mínimo en las nuevas tablas que maneja la Secretaría de Trabajo, lo que beneficiará a cerca de dos mil 400 empleados de los cuales 900 son permanentes y mil 500 son jornales quienes están devengando menos del salario mínimo promedio lo que significa un principio de inclusión y equidad que es importante.

Para el resto de los empleados, incluidos los jornales que devengan más del salario mínimo promedio y los que están bajo el régimen de Servicio Civil, se acordó un incremento salarial de mil 100 lempiras mensuales a partir de febrero próximo.

Asimismo, resaltó que las instituciones descentralizadas del Estado van a tomar como base el acuerdo suscrito con los sindicatos del sector público, aunque esas dependencias se rigen por leyes especiales, para hacer revisiones salariales.

También se acordó que también se buscará un mecanismo que permita no sostener este tipo de reuniones extenuantes que pueden ser muy desgastantes que a veces generan incertidumbres para ambas partes para manejar el tema de los sueldos en el marco de una política salarial para los próximos años.

Tábora también indicó que se podrá incluir el tema de los colaterales y otros mecanismos que sirvan para mejorar el ambiente de trabajo de los empleados públicos, lo que incluye beneficios como la readecuación de deudas y programas en materia de vivienda, así como otros temas que se están analizando.

Reveló que nuevamente el gobierno “abrió sus libros”, para establecer la disponibilidad real del Estado y se les ha referido a los dirigentes sindicales acerca de las proyecciones de los ingresos.

Recalcó que esta negociación es por este año y luego se buscará una fórmula para el futuro que permita tener estabilidad y evitar esas jornadas extenuantes de negociación.

Precisó que el impacto del incremento sobre las finanzas públicas es de 550 millones de lempiras.

De su lado, el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Medicina, Hospitales y Similares (Sitramedhys), Miguel Mejía, ratificó que se ha llegado a un acuerdo entre ambas partes sobre un reajuste salarial para 2019 de mil 100 lempiras mensuales.

Agregó que también se va a buscar una fórmula que permita negociar el incremento salarial para años venideros y se va a establecer una ruta crítica para definir el tema de los colaterales en la cual se va a ir abordando tema por tema de acuerdo con un mecanismo que se va a crear y una calendarización para tal fin.

Destacó que el acuerdo contiene un componente social como la readecuación de las deudas y bonos para viviendas y mediante este convenio se evita la confrontación entre ambas partes y sostener un diálogo de altura por lo que reconoció la buena voluntad y la sinceridad de los representantes del gobierno en el diálogo.

Reconoció que, aunque el incremento salarial no representa la aspiración que tenían los trabajadores, hay que entender que en una negociación participan dos partes que buscan alcanzar un punto de equilibrio.

spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img