spot_imgspot_img

El presidente de Alemania anuncia su dimisión ante acusaciones de corrupción

Berlín- El presidente de Alemania, Christian Wulff, ha anunciado su dimisión en una breve comparecencia pública en el Palacio de Bellevue ante las acusaciones de corrupción y tráfico de influencias en su contra.
 

La dimisión del máximo mandatario germano se produjo después de que la fiscalía de Hannover, al norte del país, solicitara ayer al Bundestag, el parlamento alemán, que levante la inmunidad de Wulff para abrir una investigación contra su persona.

«Alemania necesita un presidente que cuente con un amplio respaldo de la población», dijo el ya presidente saliente al reconocer que este no es el caso en estos momentos, tras la previsible actuación de la justicia en su contra.

«Estoy convencido de que (las investigaciones) conducirán a un total descargo (de mi persona)», afirmó Wulff, quien aseguró haber sido «siempre honrado» en el ejercicio de sus funciones como presidente de Alemania y anteriormente como jefe del gobierno del estado federado de la Baja Sajonia.

Wulff expresó su rechazo a las informaciones contra su persona aparecidas en la prensa alemana durante los dos últimos meses y declaró que las noticias publicadas por los medios le han herido a él y a su mujer.

Las últimas acusaciones contra Wulff tienen su origen en su etapa como jefe de gobierno del estado federado de la Baja Sajonia y sus relaciones con el productor cinematográfico David Groenewold, que también es investigado.

Groenewold y Wulff disfrutaron juntos en 2007 de unas vacaciones en la exclusiva isla alemana de Sylt que pagó el primero, aunque el presidente ha asegurado que abonó en metálico su parte a quien ha calificado de amigo personal.

Las vacaciones tuvieron lugar un año después de que el gobierno de la Baja Sajonia, presidido por Wulff, aprobara la concesión de un aval de un millón de euros a una empresa de Groenewold, aunque este nunca lo hizo efectivo.

La creciente polémica por presuntos casos de amiguismo contra Wulff estalló el pasado 13 de diciembre, cuando el popular diario «Bild» publicó que en sus tiempos de primer ministro regional había aceptado un crédito privado con unas condiciones muy ventajosas de empresarios amigos por medio millón de euros, con el que adquirió una casa unifamiliar.

Merkel buscará un candidato de consenso tras la dimisión de Wulff

La canciller federal, Angela Merkel, anunció hoy la búsqueda de un candidato de consenso con la oposición tras la dimisión del presidente de Alemania, Christian Wulff, acosado desde hace dos meses por la prensa al verse envuelto en una serie de casos de presunta corrupción y amiguismo.

La solicitud de la fiscalía de Hannover, en el norte del país, al Bundestag (Parlamento federal) de que levante la inmunidad de Wulff para investigar uno de los distintos casos de presunta corrupción y tráfico de influencias fue el detonante final de la dimisión del presidente, que llevaba semanas tambaleándose en el cargo.

Alemania necesita un presidente que cuente con el respaldo «no solo de la mayoría, sino de una amplia mayoría» del pueblo, dijo el ya presidente saliente en una comparecencia pública escoltado por su esposa Bettina al reconocer que este ya no es su caso.

«Estoy convencido de que (las investigaciones) conducirán a un total descargo (de mi persona)», afirmó Wulff, quien admitió haber cometido errores, pero aseguró haber sido «siempre honrado» como presidente de Alemania y anteriormente como jefe del gobierno del estado federado de la Baja Sajonia.

Wulff expresó su rechazo a las acusaciones contra su persona aparecidas en la prensa alemana durante los dos últimos meses y declaró que las noticias publicadas por los medios «han herido a mi mujer y a mi».

Por su parte, Merkel señaló que había recibido la noticia con «gran respeto» y «gran pesar», y afirmó que el presidente saliente y su esposa Bettina representaron «con dignidad» a Alemania durante los casi 600 días en el cargo.

Asimismo comentó en una declaración posterior a la de Wulff que dialogará con la oposición para poder proponer «un candidato común para la elección del próximo presidente» de Alemania, que según la Constitución germana deberá realizar la Asamblea Federal en un plazo máximo de 30 días.

Merkel subrayó que «uno de los fuertes de nuestro estado de derecho es que trata a todos por igual, sin importar el cargo que ocupe» al valorar la actuación de la fiscalía de Hannover.

Por su parte, la oposición socialdemócrata y verde celebraron la dimisión de Wulff, que debía haberse consumado hace tiempo, según manifestaron sus portavoces, así como la disposición de Merkel a negociar un candidato conjunto.

La líder parlamentaria verde Claudia Roth definió las exigencias de la oposición al comentar que «la candidata o candidato debe devolver al cargo lo que ha perdido últimamente: credibilidad, fidelidad a la verdad y respeto».

El presidente de los socialdemócratas, Sigmar Gabriel, señaló que su formación esta lista para consensuar «un nuevo comienzo. Estamos muy contentos de que el nuevo comienzo, que ofrecíamos desde hace meses, ahora sea posible tras la dimisión de Wulff».

Hasta la elección de un nuevo presidente de Alemania, el puesto de máximo mandatario germano será ocupado por el presidente del Bundesrat, la Cámara alta o de los Länder, que actualmente ostenta en turno rotatorio el jefe del Gobierno de Baviera, Horst Seehofer.

Las últimas acusaciones contra Wulff tienen su origen, al igual que las anteriores, en su etapa como jefe de gobierno del estado federado de la Baja Sajonia y sus relaciones con el productor cinematográfico David Groenewold, que también es investigado como presunto corruptor.

Groenewold y Wulff disfrutaron juntos en 2007 de unas vacaciones en la exclusiva isla alemana de Sylt que pagó el primero, aunque el presidente ha asegurado que abonó en metálico su parte a quien ha calificado de amigo personal.

Las vacaciones tuvieron lugar un año después de que el gobierno de la Baja Sajonia, presidido por Wulff, aprobara la concesión de un aval de cuatro millones de euros a una empresa de Groenewoldm, aunque este nunca lo hizo efectivo.

La creciente polémica por presuntos casos de amiguismo contra Wulff estalló el pasado 13 de diciembre, cuando el popular diario «Bild» publicó que en sus tiempos de primer ministro regional había aceptado un crédito privado con unas condiciones muy ventajosas de empresarios amigos por medio millón de euros, con el que adquirió una casa unifamiliar.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,542SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img