spot_img

COVID-19, más allá de las falsas noticias, el periodismo responsable

Tegucigalpa – La pandemia del Covid 19 no solo está dejando enormes lecciones al mundo, sus economías y sistemas sanitarios, también para el periodismo, los medios de comunicación y los periodistas, últimos que se ubican en la primera línea del riesgo cubriendo la noticia, buscando el mejor ángulo fotográfico o de las tomas del vídeo y conviviendo con el dolor en las salas de los hospitales, las regiones en cuarentena, así como sus propios miedos frente al riesgo.

Honduras no es la excepción en ese tipo de coberturas, se visualiza un periodismo que intenta aplicar las normas informativas que rigen el periodismo, pero de otro, el sensacionalismo y el espectáculo que como presa fácil se deja llevar por el falso concepto de la primicia generando así la otra pandemia: la infodemia, asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS), a ese flujo informativo que recorre las redes sociales sin ser confirmado, es una causa generadora de estrés y pánico entre sus lectores y audiencias.

fake news coronavirus pandemia covid 19

A esa infodemia se enfrenta el periodismo hondureño, a la cual se adhieren los sistemas informativos sociales y oficiales. En muchos casos, un día se niega una información y al siguiente se termina oficializando. Son épocas de coronavirus que obligan a la prensa y a los medios de comunicación a ser muy meticulosos en la búsqueda de la noticia sin caer en el falso concepto de la primicia y a discernir en el mundo de las redes sociales.

La experiencia de la señora procedente de Taiwán identificada como el primer caso sospechosode Covid 19 y que resultó negativo, desnudó esas debilidades sistémicas, mostró el lado incorrecto y generó la censura de la sociedad al cuestionar ese mal manejo de la información desde las filtraciones y su réplica por algunos, no fueron todos. También se evidenció el daño que pueden generar las redes sociales en la llamada sociedad del espectáculo.

Protocolos de seguridad no son un discurso

Ese manejo inadecuado de la información tuvo también una corresponsabilidad por parte de las autoridades sanitarias, evidenciando que tampoco estaban preparadas para el manejo informativo de una pandemia que amenaza con golpear fuertemente este país centroamericano. Las autoridades de la OPS indicaron que el manejo informativo de ese caso había sido “inaceptable”.

Tras el incidente de la hondureña que retornó de Taiwán, el Colegio de Periodistas, el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) y las autoridades de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) en Honduras, trabajaron en un protocolo de seguridad para la cobertura informativa en tiempos de Coronavirus. El mismo fue presentado a los medios y acogido por la Asociación de Medios de Comunicación.

Pero el día que el gobierno anunció el lanzamiento del programa “Honduras solidaria”, que consiste en la entrega de alimentos a personas en zonas vulnerables para mitigar en parte el impacto del toque de queda absoluto en el país, la representante de la OPS, Piedad Huerta, recriminó el abordaje informativo de la prensa.

Huerta dijo que los periodistas no estaban cumpliendo los protocolos de seguridad. En un texto enviado por los chats que maneja la prensa, Huerta dijo que miraba a los periodistas entrando a las casas de los beneficiarios tocando sus utensilios de cocina, poniendo el micrófono muy cerca y desacatando las medidas de distancia que dicta el protocolo sanitario.

“¡Cuídense, chicos, ustedes no saben si esa vivienda está o no contagiada, y ustedes pueden contagiarse o llevar el virus a sus otros entrevistados!”, clamó la funcionaria, al indicar que no todos los periodistas tenían protegidos sus micrófonos.

De nuevo el tema del manejo de la información con responsabilidad sin asumir riesgos más allá de lo permitido, vuelve a generar debate, y la prensa debe verse abocada a cumplir los protocolos para informar adecuadamente y para no ser víctima de la pandemia dentro de su accionar informativo.

El contagio, el otro miedo

En tal sentido, algunas organizaciones internacionales y académicas que abordan el tema del periodismo y sus constantes desafíos otorgan algunos consejos a los periodistas al momento de ejercer una cobertura responsable en tiempos de Covid19.

Algunos de esos consejos proporcionados por la plataforma de periodistas para las Américas, Connectas son: Evitar el contagio cercano “con toda persona que presente síntomas de enfermedades respiratorias, como toser y estornudar”. Lavarse las manos frecuentemente con agua caliente y jabón y utilizar guantes protectores si visita un lugar infectado como un centro de tratamiento médico. Puede ser necesario llevar consigo equipos de protección personal médicos, como una máscara para toda la cara y un traje completo. Nunca colocar equipos en el suelo si la cobertura es en una instalación médica, granja o mercado. “Siempre descontamine los equipos con paños antimicrobianos de acción rápida”.

En tanto el Colegio de Periodistas de Honduras, en el protocolo que elaboró con las autoridades de la OPS y el IAIP, parte del slogan que quieren “periodistas vivos, no muertos” e igual les recomienda medidas como hacer uso de los medios electrónicos para las entrevistas, evitar sitios altamente concurridos, salvo que sea indispensable, entre otras.

En el afán de seguir la noticia, corroborar el dato e informar sobre lo que es de interés público: casos, evolución de la pandemia, entrega de ayuda, licitaciones, manejo de fondos públicos, entre otras aristas, los periodistas enfrentan también sus propios miedos: el temor a ser contagiados.

Como en la mayoría de los países latinoamericanos, las redacciones hondureñas también han aplicado la figura del teletrabajo, en especial en los medios escritos y digitales, como mecanismo de protección a sus redactores, sin que ello altere el proceso informativo y su cobertura con los niveles profesionales y éticos que demanda la profesión.

Algunas redacciones en medios televisivos, por ejemplo, han emitido circulares con nuevas medidas de protocolos para los periodistas en la cobertura de la noticia, desde que se reportaron las primeras muertes por coronavirus. Las redacciones han instalado sistemas internos de desinfección aplicados cada vez que los reporteros ingresan de sus zonas de reporteo, dotación de gel desinfectantes, mascarillas de mayor protección, entre otras herramientas.

Entre el miedo a ser contagiado, la infodemia y la germofobia (obsesión por limpiar todo varias veces al día y lavarse las manos a cada momento), el periodismo se ve abocado a un ejercicio responsable de la información que pasa no solo por corroborar el dato oficial, también por develar lo que se quiere ocultar que es de interés público, ejemplo, la corrupción. Esto último lo ha alertado la organización alemana Transparencia Internacionalal detectar que, bajo la bandera de la emergencia por la pandemia, la oscuridad de contratos maliciosos orientados a quedarse con el destino de buena parte de los fondos públicos es también otra pandemia que no se debe ignorar.

spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img