spot_imgspot_img

El belga Jasper Philipsen gana la cuarta etapa, Wackermann recupera liderato

Redacción deportes – El belga Jasper Philipsen (UAE Emirates) se ha impuesto al esprint en la tercera etapa del Tour del Limosín disputada entre Ussac y Chamberet, con un recorrido de 177.9 kilómetros, en la que el italiano Luca Wackermann (Vini Zabú) recuperó el liderato.

Philipsen, de 22 años, ganador de una etapa del Tour Down Under en 2019, atacó dentro del último kilómetro para alcanzar unos pocos metros de ventaja que le resultaron suficientes para alzar los brazos ante el británico Jake Stewart (Groupama FDJ Continental) y el belga Benjamin Declercq (Arkéa-Samsic), segundo y tercero respectivamente.

Un esprint muy disputado en el que se metieron en la refriega dos españoles: Gonzalo Serrano (Caja Rural-Seguros RGA) y Antonio Angulo (Euskaltel-Euskadi), quinto y sexto respectivamente.

Un triunfo especial para Philipsen, pues el líder y esprinter de su equipo, el colombiano Fernando Gaviria, ganador el miércoles, quedó sin opciones en la subida a la última cota cercana a meta. El belga tomó el relevo de responsabilidad e hizo diana con una buena demostración de fuerza que terminó con un tiempo de 4h.36.21, a una media de 38,6 kms/hora.

Hubo cambios en la general con Luca Wackermann de nuevo de amarillo, por lo que afrontará la última etapa con opciones. Cuenta con una pequeña ventaja de 5 segundos sobre Jake Stewart y de 7 respecto al francés Kevin Ledanois (Arkea Samsic).

Otra jornada de recorrido ondulado, sin apenas respiro y 4 cotas puntuables. De entrada se formó la fuga de 5 hombres con presencia de dos españoles: el gallego Delio Fernández (Nippo Delko) y el vitoriano Ibon Ruiz (Kern Pharma), acompañados de Salmon, Delaplace y Van Poppel .

En todo momento estuvieron controlados por el pelotón, que no permitió que las diferencias fueran preocupantes como para evitar una llegada al esprint. Delio Fernández puntuó para hacerse con el jersey de líder de la montaña, lo que logró.

Otra cosa fue la victoria de etapa. La fuga se neutralizó a 12 kilómetros de meta, antes de la subida a la última y decisiva cota de Trassoudaine (2a, 1.7 kms al 6,3 por ciento), donde Gaviria perdió cualquier opción de repetir victoria.

El pelotón entró en combustión con ataques continuos, algunos del Ag2r, muy inquieto, y del portugués Rui Costa, el campeón del mundo 2013. Se fueron formando grupos atacantes hasta que quedaron 7 delante con metros de ventaja. Atacó Wackermann, con ganas de recuperar el liderato. Solo pudo ser undécimo, pero se salió con la suya y se volvió a vestir de amarillo.

Este viernes se disputa la cuarta y última etapa entre Lac de Saint-Pardoux y Limoges, de 167 kilómetros.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img