EEUU: Hillary Clinton y Donald Trump preparan una agresiva campaña electoral

Miami  (EEUU).–  Los candidatos presidenciales, por el partido Demócrata, Hillary Clinton, y por el Republicano, Donald Trump, van a enzarzarse en una cruenta y agresiva campaña electoral con vistas a las elecciones de noviembre.

La ex Secretaria de Estado, que ya hizo historia al ser la primera mujer candidata presidencial en Estados Unidos, tiene antes que deshacerse completamente del senador Bernie Sanders que ha anunciado que no se retira y que se va a presentar a las primarias demócratas del Distrito de Columbia, el martes próximo.

Bernie SandersSanders se reunió en la Casa Blanca con el presidente Barak Obama el jueves y está claro que a pesar de las prudentes y amables palabras del mandatario para que se retire, este no le ha hecho caso y piensa llevar su movimiento hasta la convención de Filadelfia, en julio.

Obama ya felicitó a Clinton por haber logrado los delegados necesarios para ser nominada candidata presidencial demócrata, y la ha apoyado públicamente, prometiendo hacer campaña contra Trump.

Trump ya prepara con sus asesores una lista de golpes bajos contra la ex Primera Dama para reducir la ligera venta que ella le lleva en los sondeos.

Y argumentos no le falta al magnate inmobiliario, así como a ella, en una campaña electoral que se califica como dura, donde saldrán a relucir los más despiadados descalificativos, políticos y personales.

Pero Trump primero tiene que poner orden en su propio partido, tras haber recibido severas críticas por la manera como ha ofendido a un juez federal de origen mexicano, Gonzalo Curiel, encargado de una demanda colectiva de fraude contra la Universidad Trump.

Paul Ryan, presidente (“Speaker”)  de la Cámara de Representantes y nada menos que el republicano de mayor rango institucional en el país, ha calificado sus críticas al juez de “racistas”, aunque apoya a Trump de una manera ambigua y tibia.

Según la publicación online “Politico”, los jerarcas del partido Republicano, aún desconcertados por el triunfo de Trump en las primarias, le han aconsejado que  deje de hacerle críticas a Clinton de tiempos pasados y se concentre en los últimos escándalos de su tiempo de Secretaria de Estado, en el primer mandato de Obama.

trumpTrump ha explotado, hasta ahora, los escándalos sexuales de Bill Clinton, tanto cuando era gobernador de Arkansas y cuando fue presidente en dos mandatos, alegando que su esposa le apañó esos desvíos y que, encima, amenazó a sus supuestas amantes que se quedaran calladas.

El ala tradicional del partido Republicano quiere que Trump se concentre en las críticas a Clinton cuando era Secretaria de Estado y que por “su negligencia” ocurrió la tragedia terrorista contra el Consulado americano en Benghazi (Libia) en el 2012, donde murió el embajador Christopher Stevens y otro diplomático americano.

También, afirman, Trump debería insistir en las críticas a Clinton por su supuesta “irresponsabilidad” al haber utilizado un servidor de internet privado en su casa del estado de Nueva York para enviar correos altamente sensitivos que podrían violar la Ley de Seguridad Nacional.

Estos dos casos, confirman, según estos jerarcas republicanos que Clinton no está preparada para ser Comandante en Jefe del país más poderoso de la tierra.

En replica, a Clinton no le faltará argumentos para criticar a Trump como un racista, xenófobo, machista y enemigo de las minorías latinas y negras del país.

Juez curielEl caso del juez Curiel, nacido en Estados Unidos de padres mexicanos, ha desbordado la paciencia de la creciente e influyente minoría latina del país que lo tendrá muy claro a quien tendrán que votar el 8 de noviembre.

Y la población afroamericana siempre ha apoyado a los Clinton, salvo cuando la ex Senadora por Nueva York tuvo que enfrentarse en las primarias a un rival negro, el entonces senador Barak Obama en el año 2008.

Lo + Nuevo

22,252FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte