spot_imgspot_img

EEUU-Elecciones: La agenda para una noche muy larga

Washington, (EEUU) – (Especial para “Proceso Digital”-Por Alberto García Marrder).

Mañana martes, Estados Unidos estará pendiente de sus elecciones presidenciales y legislativas, como el resto del mundo.

Lo más probable es que nos vayamos a dormir sin saber si el presidente republicano Donald Trump ha sido reelegido por otros cuatro años más o si el país tiene un nuevo mandatario, el exvicepresidente demócrata Joe Biden, a quien todos los sondeos le dan como ganador.

Pero en la madrugada del miércoles si habrá una tendencia, con un recuento de un 20 a un 30 por ciento. Un resultado final, no se sabrá hasta dentro de unos tres a cinco días, debido al recuento lento y manual del voto por correo.

Eso no será un impedimento, posiblemente, para que Trump, en la madrugada del miércoles, se declare vencedor.

Y si eventualmente, tras el recuento final, es Biden, lo más probable es que denuncie que le quieren robar la elección con un fraude electoral, sin mostrar pruebas.

Y podría comenzar entonces la maniobra táctica de un largo proceso de imputaciones republicanas para paralizar el recuento final o invalidar una supuesta victoria demócrata.

Ese sería el peor de los escenarios si Biden no tiene, desde el principio, una victoria abrumadora, difícil de discutir.

Trump llega a las elecciones con un triunfo importante en sus manos: el senado (con mayoría republicana) ha confirmado su propuesta de la conservadora Amy Coney Barrett, como nueva jueza del Tribunal Supremo.

Este máximo tribunal, ahora con una mayoría conservadora de 6-3 y pro-republicana, sería el encargado de resolver cualquier disputa legal, derivadas de impugnaciones al sistema electoral por un supuesto fraude.

Y Barrett jugaría un papel importantísimo ante esa eventualidad, con una tendencia que es fácil imaginar.

Hasta hoy lunes, han votado de manera anticipada, ya sea personalmente en las urnas o por correo, unos 93 millones de norteamericanos, todo un récord. Con los que voten mañana martes, serían un total de casi 150 millones (un 62 por ciento del censo electoral).

Esta es la logística de mañana martes, día de las elecciones:

Cada uno de los 50 estados tiene diferentes horarios de los cierres de los centros de votación. En Florida, por ejemplo, es a las 7PM, (hora del este) y Nueva York, a las 9PM. California, a las 8PM, (hora del Pacífico).

¿Dónde ver las elecciones por televisión?

Los canales tradicionales (ABC, FOX, NBC y CBS), más los de noticias por cable (CNN y FOXNews), van a hacer unas coberturas especiales con novedosas tecnologías.

Una advertencia necesaria: CNN le da duro a Trump y FOX News está totalmente a favor del presidente. Esta última será la más sintonizada mañana noche en todo el país, como lo es cada día, según las mediciones de audiencia.

Todas han prometido que no ofrecerán “exit polls” (sondeos entre los que salgan de votar) hasta que cierren las urnas en la costa del Pacífico (tres horas de atraso).

No creo que vayan a cumplir esa promesa, cuando empiecen a filtrarse en las redes sociales.

Y los canales en español son CNN En Español (www.cnnespañol.cnn.com con Andrés Oppenheimer),  Univision  (www.univision.com, busquen a Jorge Ramos) y Telemundo (www.telemundo.com/noticias). Los tres transmitirán también por internet y en vivo.

A partir de la medianoche, esos canales de televisión y los que estaremos en emisiones de radio y en internet, empezaremos a hablar de “electores del Colegio Electoral”. Estos serán, tomen nota, decisivos. Son los que realmente van a elegir al próximo presidente de Estados Unidos. Y no el voto popular.

Trump ha sido presidente estos cuatro años gracias a que ganó, en 2016, el Colegio Electoral a pesar que perdió el voto popular directo. La candidata presidencial demócrata, la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, le sacó una ventaja de 2,900,000 votos (48 a un 46 por ciento).

El Colegio Electoral, una reliquia desfasada de los fundadores de la nación, lo forman 538 electores. Cada uno de los 50 estados (más el Distrito de Columbia) tiene un número de electores igual al número de senadores (siempre dos por estado) y el de congresistas.

Los que más tienen son California (55), Texas (38), Nueva York (29) y Florida (29). El candidato que gane el voto popular de un estado, se lleva todos sus electores. El que logre, como mínimo 270 electores, gana las elecciones. No lo olviden.

Recomiendo estar atento a Florida, estado que tiene fama de tener un recuento de votos muy rápido y que podría ser el primer indicador de cómo irá la noche.

Y ojo al importante voto latino de ese estado. Los exiliados cubanos-americanos de Miami suelen votar por los republicanos. En el centro del estado, en Orlando, los puertorriqueños por los demócratas. (Solo pueden votar los puertorriqueños residentes (más de seis millones), pero no los que viven en la isla, territorio de Estados Unidos).

Además de Florida, los estados claves y decisivos en estas elecciones son: Arizona, Carolina del Norte, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin. Nadie puede ser presidente sin ganar, como mínimo, tres de estos seis estados. Los seis suman 101 electores de los 270 necesarios.

Mañana noche y madrugada del miércoles se esperan disturbios en Washington, ya sea que gane Trump o Biden.

El edificio del “National Press Building”, donde he trabajado como periodista por muchos años, amaneció hoy con sus paredes de vidrio, al nivel de la calle, tapadas por tablones de madera, como muchos otros edificios, en previsión.

Si, será una noche larga y muy tensa.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,110SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img