Economistas alertan de endeudamiento improductivo

Tegucigalpa – El elevado endeudamiento externo asumido por Honduras para enfrentar los efectos de la pandemia del COVID-19, preocupan a académicos y economistas.

– El FMI ha otorgado un total de 375.9 millones de dólares para el fortalecimiento de la balanza de pagos o apoyo presupuestario.

– Los ingresos del gobierno presentan una caída al 30 de junio de 15,553.3 millones de lempiras, informó la Secretaría de Finanzas.

Expertos estimaron que al final del año la relación deuda/PIB puede alcanzar el 60 por ciento, del 48 por ciento actual, ya que el endeudamiento crece y se estima una severa caída del producto interno bruto (PIB).

La parálisis del aparato productivo, a causa del confinamiento decretado por el gobierno para reducir el contagio del virus que provoca la nueva pandemia del COVID-19, ha provocado una caída en los ingresos fiscales.

Asimismo, los datos oficiales confirman el incremento de la deuda pública, la cual se adquiere debido a los gastos extraordinarios que tiene el gobierno para hacer frente a la pandemia.

Ante ello economistas advierten que la deuda tiene dos características peligrosas: la primera que se dirige al presupuesto general y la segunda que es improductiva, ya que se destina al gasto corriente y no está dirigida a financiar proyectos específicos de salud, educación o infraestructura productiva.

Y lo más peculiar, señalan los expertos, es que se está adquiriendo deuda para pagar deuda, caso de los compromisos de la ENEE, y, para pagar salarios de la burocracia gubernamental.

Cifras

Endeudamiento malo3
Los fondos del primer tramo ya fueron traslados a la Secretaría de Finanzas

Un informe suministrado por el Banco Central de Honduras (BCH), establece que durante la pandemia el Fondo Monetario Internacional (FMI), ha otorgado un financiamiento total de 375.9 millones de dólares para el fortalecimiento de la balanza de pagos o apoyo presupuestario.

Detalla que ese empréstito ha sido desembolsado en dos tramos, el primero se realizó el 31 de marzo por un valor de 143.3 millones y el segundo se efectuó el 3 de junio por 232.6 millones de dólares.

El informe señala que los fondos del primer tramo ya fueron traslados a la Secretaría de Finanzas (Sefin), mediante la suscripción de un convenio.

Pago a empleados públicos

La caída de la recaudación, producto del cierre de las empresas y el confinamiento social como consecuencia del avance de la pandemia, ha puesto en serios aprietos al gobierno hondureño al grado que la Secretaría de Finanzas ha tenido que acudir a hacer uso de recursos externos otorgados para apoyo presupuestario.

El 25 de junio pasado, la Secretaría de Finanzas reveló que el 30 por ciento de los salarios de funcionarios y empleados públicos serían cubiertos con deuda externa. Para junio fueron dos mil 100 millones de lempiras por cada pago (salarios ordinarios y el décimo cuarto) y para julio se requerirán mil 50 millones de lempiras.

“Hasta un 30 por ciento de la planilla de junio y julio se pagará con fondos externos ya programados en el plan de deuda externa, como medida temporal ante la crisis COVID-19”, indicó la ministra de Finanzas, Rocío Tábora a través de su cuenta de Twitter.

El anuncio se hizo luego que transcendiera que el gobierno afronta problemas de flujo de caja por lo que además de tener dificultades para pagar el 100 por ciento del décimo cuarto salario a los empleados públicos, el salario de junio todavía se está pagando en estos primeros días de julio.

Contratación de deuda

 e4ad9d2ac00defab3d52e886ab691e1961210876m
Más de 25 mil millones de lempiras están siendo usados para atender la emergencia sanitaria del coronavirus en el país

El gobierno hondureño ha contratado 1,047.1 millones de dólares (más de 25 mil millones de lempiras) en nueva deuda externa, los que están siendo usados para atender la emergencia sanitaria del coronavirus en el país, así como para apoyo presupuestario.

El Congreso Nacional autorizó a Finanzas contratar hasta 2,500 millones de dólares (unos 61 mil millones de lempiras), en nueva deuda pública externa para cubrir los ejercicios fiscales 2020-2021.

De esa manera, en los primeros tres meses de 2020, la deuda externa de Honduras llegó a los 9,737.4 millones de dólares (alrededor de 240 mil millones de lempiras).

Y es que la caída en la recaudación tributaria es cada día más dramática al recrudecerse el número de contagios diarios de COVID-19, principalmente en los departamentos de Cortés y Francisco Morazán por lo que las autoridades hondureñas a través del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), se vio obligado a cancelar la fase uno de la reapertura inteligente debido al crecimiento exponencial de los casos de coronavirus.

Caída de ingresos

En un reciente informe, la Secretaría de Finanzas, informó que los ingresos tributarios que corresponden a todos los impuestos del gobierno, presentan una caída al 30 de junio de 15,553.3 millones de lempiras, una disminución equivalente a -27.8 por ciento respecto al Presupuesto de Ingresos que se tenía previsto recaudar.

Arguye que la situación económica del país se ha visto afectada en términos generales producto de la pandemia, lo que ha afectado el pago de los tributos por parte de los contribuyentes, por lo que El Congreso Nacional en el marco de la Ley de Auxilio al Sector Productivo y a los Trabajadores ante los Efectos de la Pandemia provocada por el COVID-19, aprobó el decreto legislativo 33-2020 y la reforma del mismo, lo que se explica cómo se encuentran  los ingresos de la administración central al 30 de junio 2020.

El informe detalla que los ingresos corrientes, en el período enero-junio ascendieron a 42 mil 313 millones de lempiras, procedentes de los ingresos tributarios, no tributarios, ventas de bienes, rentas de propiedad y transferencias corrientes, lo que representa una recaudación del 71.8 por ciento respecto a lo presupuestado, mostrando una caída de 16 mil 599 millones de lempiras a junio para el presente ejercicio fiscal y de 11 mil 929 millones en relación al mismo período del 2019.

Deuda de corto plazo

ba92c1524fa171695a5e7d2b61a5c6815813c932m
El endeudamiento se está utilizando para gasto corriente, deuda para pagar deuda

El representante del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) y exgerente del BCH, Claudio Salgado, considera que el endeudamiento para apoyo presupuestario es una medida transitoria y como cualquier financiamiento tiene sus repercusiones y en este caso al final es deuda y no se trata de ningún regalo o condonación.

Además, Salgado argumenta que se trata de compromisos a corto plazo como el préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que es a cinco años plazo, lo que vendrá a afectar la madurez de toda la deuda. “Lo otro que repercute es que nos estamos comiendo el ahorro futuro, de las nuevas generaciones, lo que van a producir nuestros hijos o nietos, ya nos lo estamos comiendo”, arguyó.

Agregó que el otro aspecto es que no se está invirtiendo en gasto productivo, sino en corriente para pagar sueldos y salarios, en fin, no se está generando ni mayor salud, ni mayor educación, ni estamos construyendo infraestructura, si no que se está utilizando para apoyo presupuestario, para gasto corriente, incluso deuda para pagar deuda.

Relación deuda-PIB.

“Lo que está ocurriendo es que la deuda está creciendo y el producto interno bruto está disminuyendo, entonces la relación deuda-PIB que era del 48 por ciento antes de la pandemia, al final del año va a llegar al 60 por ciento”, vaticinó.

En ese sentido, consideró que lo que se hubiese hecho es reducir el gasto improductivo como reducir el presupuesto de las Fuerzas Armadas, así como el de todas aquellas instituciones que no aportan, que son puramente de trámite, que sólo crean burocracias como las comisiones interventoras que, a su juicio, le quitan función al responsable directo.

Asimismo, cuestionó los actos de corrupción que se denuncian constantemente en tiempos de la.

Política fiscal convencional

Para el expresidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Guillermo Matamoros, ante las actuales circunstancias al gobierno no le quedó otra que recurrir al endeudamiento, aunque hay todo un marco de política para manejar el tiempo apropiado en la aplicación de políticas.

Explicó que cuando una de estas situaciones se da, hay que empezar una política fiscal convencional, que significa redirigir el presupuesto al tema fundamental, es decir que los presupuestos de seguridad, carreteras y otros, se canalizan a atender lo fundamental que la pandemia.

Asimismo, otras medidas de alivio como dejar de pagar impuestos, pero eso es una paradoja porque se dejan de percibir ingresos que se necesitan para provisionar los hospitales, pero eso es la política convencional, lo que termina agotándose en un momento determinado porque los ingresos disminuyen.

Lo otro es acudir al endeudamiento y eso es correcto, apunta Matamoros, quien compara que eso mismo puede suceder con cualquier persona, que tiene enfermo un familiar cercano y busca endeudarse para salvarlo.

Crimen la falta de transparencia

Endeudamiento malo2
A causa del confinamiento decretado por el gobierno para reducir el contagio del virus, ha provocado una caída en los ingresos fiscales.

“No digo que no hay que preocuparse, pero es mejor el endeudamiento y preocupémonos después, eso debe ir acompañado de transparencia, porque si me voy a endeudar y no se garantiza la transparencia en la ejecución de los recursos eso es un crimen de lesa humanidad, hay que ser muy responsable”, comentó el economista.

No obstante, reiteró que conseguir recursos para apoyo presupuestario, es correcto, ya sea de parte de organismos multilaterales o locales porque hay que enfrentar la pandemia, ya que vivimos en un Estado anémico, sin capacidad de gestión.

Lo otro es, que, si bien se consiguieron los recursos, por endeudamiento o porque se dejó de pagar, lo que queda es garantizar su impacto. “Consigo recursos adicionales, pero estamos viendo que tenemos un sistema de salud colapsado, débil, con baja capacidad de gerencia social, los ministerios del área social tienen muy poca capacidad de gerencia, incapaces de garantizar los insumos por más que lo digan, estamos viendo imágenes patéticas”, cuestionó.

Sin plan específico

Entretanto, el expresidente del BCH, Hugo Noé Pino, dijo que en este tema hay que tomar en cuenta tres consideraciones; la primera, el país se sigue endeudando sin ningún plan específico que muestre que dichos fondos se utilizarán en las prioridades de la población.

La segunda, es que los Organismos Financieros Internacionales (OFI), otorgan dinero para que se gasta en cualquier cosa (apoyo presupuestario), un gobierno cuestionado por actos de corrupción, comentó el también catedrático universitario.

Acotó que la tercera consideración es que al no hacer nada para aliviar el servicio actual de la deuda pública, esos recursos que entran, al final terminan siendo utilizados para pagar la deuda, tanto interna como externa.

Síganos

21,678FansMe gusta
33,289SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Principales

Lo más reciente

Tras superar las mil pruebas procesadas, Honduras alcanza los 73,193 casos de COVID-19

Este miércoles, el Laboratorio de Virología procesó 1 mil 039 pruebas, de las cuales, 518 resultaron positivas.

Juramentan a María Dolores Agüero como nueva embajadora de Honduras en España

El Canciller Lisandro Rosales juramentó hoy de manera virtual, a la nueva Embajadora para el Reino de España, María Dolores Agüero Lara.

Educación desmiente pilotaje para retorno a clases presenciales

“No va a ser así, fue un mal entendido y no se manejó la información correcta. No se inicia hasta que no se tengan las condiciones y que Sinager lo autorice”, enfatizó.

“Mucha pajarita”, necesitamos que inicien a operar hospitales móviles, increpa Ricardo Álvarez

“Mi llamado en nombre del pueblo hondureño tanto a la ministra de Salud como al señor de Copeco es que los hospitales operan ya, que no sigan poniendo ninguna excusa”, recriminó.

Honduras registra 19 mil 781 casos de dengue en el presente año

Honduras registra 19 mil 781 casos de dengue en el presente año, informó este jueves la jefa de la Unidad de Vigilancia de la Secretaría de Salud, Karla Pavón.