baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Calidad del gasto y austeridad serán prioridades de la Secretaría de Finanzas en 2019, afirma ministra Tábora



Calidad del gasto y austeridad serán prioridades de la Secretaría de Finanzas en 2019, afirma ministra Tábora
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa – La ministra de Finanzas, Rocío Tábora, indicó que en este año nuevo que inicia las prioridades de esa secretaría se enmarcan en el gasto de calidad y austeridad en el Presupuesto General de la República.

Indicó que la Secretaría de Finanzas tiene que hacer un control de la calidad de lo que se invierte, de la calidad del gasto que las dependencias estatales tienen asignados.

“El Presupuesto fue aprobado, cada secretaría tiene un presupuesto asignado, pero ese presupuesto tiene que ser bien utilizado, por ejemplo, estamos poniendo a disposición de la ministra de Salud y del ministro de Educación y de las comisiones de apoyo a esas instituciones un equipo de analistas de las diferentes direcciones de la Secretaría de Finanzas para que les apoyen”, apuntó.

Refirió que esas secretaría urgen de una restructuración del presupuesto el que puede ser mejor utilizado a fin de que el gasto sea de calidad.

Informó que la tarde de este miércoles inicia la primera jornada de reuniones con los ministerios, mañana le toca el turno a las instituciones descentralizadas, a las que se les darán indicaciones sobre la utilización del presupuesto para 2019 para que temprano trabajen en los planes y la planificación que tienen que hacer para asignarles cuotas tempranamente.

“El tema de la calidad del gasto es un aspecto que va a estar muy presente”, enfatizó la ministra quien indicó que se está trabajando en la revisión de las cifras y al final se estima que la ejecución del presupuesto de 2018 andará entre un 95 y 98 por ciento.

Añadió que aparte de la calidad del gasto para que el dinero se invierta bien en favor de la ciudadanía, destaca también el tema de la austeridad que incluye varias medidas como el control del número de vehículos que se utilizan en la administración pública a fin de evitar el abuso incluso con carros blindados.

Asimismo, incluye el gasto operativo, gasto de protocolo y otros de ese mismo tipo, pero también se va a iniciar con el proceso de instalación de contadores prepago de electricidad en las instituciones públicas pues tienen que aprender a utilizar bien e inteligentemente la energía.

Por otro lado, indicó que se tiene pendiente el pago del servicio de la deuda que es alto, pero se va a salir al mercado para readecuar esa deuda.

Pormenorizó que para este año el pago del servicio de la deuda ronda los 40 mil millones de lempiras, una cifra que es alta debido a que es un problema que se ha venido acumulando desde la crisis política de 2009 cuando Honduras quedó fuera de todo el sistema financiero internacional.

“Se fue armando una bola de nieve que ha sido controlada a partir de 2014, porque hasta antes de ese año el país se endeudaba casi en 700 millones de dólares al año, ahora el monto es de 300 millones”, acotó.

Manifestó que obviamente pagar 40 mil millones de lempiras de un Presupuesto General de la República de 252 mil millones de lempiras, claro que tiene un impacto fuerte en la caja del Estado, pero es una deuda que se ha venido acumulando por más de 10 años y hay que pagarla, aunque la deuda adquirida a partir de 2014 tiene un retorno mayor de casi 70 por ciento a la contraída antes de ese año que es de 38 por ciento.

Algo importante que destacó Tábora es que se va a iniciar el nuevo ciclo de programación con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para un período de cerca de cuatro años por 380 millones de dólares.

Agregó que se va a iniciar con la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (Sedis) y con el BID un enfoque de trabajo territorial con un cambio de la estrategia en el tema de la reducción de la pobreza, donde no solamente se entregue un bono sino que se fomente el trabajo y la productividad de las familias pobres.

Aclaró que el financiamiento del BID es una deuda que el país puede absorber pues cuenta con una política de sostenibilidad de deuda que tiene un techo en relación con el Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con los estándares internacionales donde no tiene que pasar del 50 por ciento para países como Honduras.

Apuntó que también es una deuda altamente concesional y está enmarcada en el plan de sostenibilidad de deuda. “La deuda en sí no es mala, depende en qué se use, si es bien utilizada y ayuda a crecer y a generar riqueza entonces la deuda tiene un retorno económico y social para los países”, argumentó.

Ejemplificó que la deuda que se contrajo de cinco años que se ha utilizado en obras de infraestructura tiene un retorno arriba del 68 por ciento para la economía nacional.

Del año pasado lo único que quedó pendiente de honrar es el pago de las vacaciones de los maestros el que se hará efectivo este mes, lo que sucedió por un problema en la planificación del presupuesto de la Secretaría de Educación, pero se les pagó en un 100 por ciento el aguinaldo y el salario de diciembre, a excepción de ciertos casos donde las cuentas rebotaron porque no correspondía el número y otros problemas de ese tipo.

Respecto a la situación financiera de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), indicó que se espera en este mes de enero cerrar negociaciones con los generadores de energía en cuanto a los contratos porque un tema central que impacta en las finanzas de la estatal son los precios de los contratos. “No puede ser que uno compre energía más cara y la venda más barata”, reflexionó.

Acotó que hay otros temas prioritarios como el despacho de la energía pues se tiene que despachar la que se adquiere más barata y no la más cara, pero hay leyes que habría que cambiarlas así como la reforma a la institucionalidad de la ENEE.

Indicó que ha convocado para la próxima semana a la junta directiva de la ENEE y a los miembros del sindicato de la empresa para dialogar y se puedan sacar en claro las opciones con las que se cuenta.

Lo mismo ocurre con la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel), cuyos directivos, el sindicato y Conatel están convocados para el próximo 8 de enero, a fin de tomar decisiones en consenso para determinar cuál es la mejor salida para esa institución.

“Yo creo que este año es de acuerdos, de consensos, de salir adelante, de poner todo de nuestra parte para sacar adelante al país y este tipo de decisiones tienen que tomarse de esa manera”, recalcó.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba