Tegucigalpa – Al menos 10 menores de edad que se encontraban retenidos en México, arribaron deportados la noche de este martes al aeropuerto internacional de Toncontín en la capital hondureña, donde familiares les esperaban con angustia.
 

Una de esas familiares, es la señora Nolvia Leiva, tía de dos pequeñas de apenas ocho y cuatro años de edad las que fueron entregadas a un “pollero” o “coyote” que le cobró a su madre seis mil dólares por cada una por llevarlas a Los Ángeles, California, donde vive su madre, pero las personas que las transportaban fueron capturadas por las autoridades mexicanas.

Se trata de las niñas Erika Yesenia de ocho años y Marbella Elizabeth Mendoza Mendoza de apenas cuatro años de edad.

“Gracias a Dios ya están aquí, teníamos 22 días de no saber nada de ellas; las llevaban así sin papeles con unas personas que viajan para allá; el pollero que le dicen”, relató.

Indicó que se dieron cuenta que las niñas están retenidas por intermedio de la cancillería hondureña que les avisó hace unas dos semanas que quienes las llevaban los detuvo la Migración de México.

Leiva aseveró a los periodistas que por cada niña la madre que vive en Los Ángeles, California, pagó seis mil dólares.

Indicó que ambos padres de las niñas que viven en Estados Unidos, ya se enteraron que sus pequeñas hijas no pudieron llegar hasta su destino.

Relató que ella junto a una hermana fueron a entregar a las niñas al “pollero” a la localidad conocida como La Mesilla en la frontera entre Guatemala y México y después no volvieron a saber nada de las menores hasta que les avisaron que las personas que las llevaban había sido capturadas.

Agregó que el contacto con los “polleros” lo hizo la madre de las niñas porque sus padres las querían ver y estar con ellas, aunque la mamá vive en Los Ángeles y el papá en Virginia, quienes viven indocumentados en Estados Unidos desde hace cuatro años cuando la más menor de sus hijas estaba recién nacida.

Señaló que por el momento no piensan volver a intentar mandar a las niñas hacia Estados Unidos por el peligro a que se exponen en la ruta migratoria y las va a albergar en su casa en Tegucigalpa ya que es prima hermana de la madre.