spot_img

Denuncian en EEUU y México aplicación del Título 42 contra personas de color

Por:

Compartir esta noticia:

San Ysidro (EEUU) – Miembros de una coalición de California calificaron este lunes de racista la medida denominada Título 42, que permite la expulsión expedita de migrantes en la frontera con la excusa de la pandemia de COVID-19, durante una conferencia del lado estadounidense del puerto de entrada de San Ysidro en la que destacaron la aplicación selectiva de la política en perjuicio de personas de color.

“El Título 42 tiene sus raíces en el racismo”, declaró la abogada Lindsay Toczylowski momentos después de que al otro lado del puerto de entrada, en Tijuana, oficiales fronterizos impidieran el paso de una docena de migrantes de color que solicitaban asilo.

Toczylowski dijo que oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) impidieron el paso a dos madres con sus hijos, incluido un menor con epilepsia severa, y a una persona de la comunidad LGBTQ, entre otros.

“Hoy, cuando les cerraron la puerta a nuestros clientes centroamericanos, pregunté al oficial de CBP por qué habían hecho cambios en días recientes para que personas de Europa oriental fueran aceptadas, exceptuándolas de Título 42, y no me pudo contestar. Pero sabemos que ha habido un bloqueo sistemático de personas negras y morenas en la frontera”, dijo la abogada del Centro Legal de Defensores de Inmigrantes.

El Título 42 entró en vigor hoy hace dos años durante el Gobierno del ahora expresidente Donald Trump (2017-2021), y el actual mandatario Joe Biden continuó con la medida, basada en una recomendación de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) emitida cuando la pandemia comenzaba a ganar terreno en Estados Unidos.

Concede a oficiales fronterizos la discrecionalidad de ignorar peticiones de asilo en la frontera con México y expulsar muchas veces de inmediato a familias y migrantes que buscan refugio, bajo el argumento de que impedirles el paso previene contagios de COVID-19.

Pero la directora ejecutiva del Consorcio de los Derechos de los Inmigrantes de San Diego, Dulce García, destacó que ahora la frontera está abierta e incluso se promueve el comercio y el turismo hacia ambos lados de la frontera.

“Muchos de nosotros ni siquiera usamos mascarillas hoy, los contagios disminuyen. Entonces por qué impedimos el paso de los migrantes y les cerramos la frontera por la pandemia”, cuestionó.

Las organizaciones reunidas en San Ysidro “demandamos que la Administración Biden suspenda el Título 42 y que se empiecen a procesar solicitudes de asilo en la frontera”, declaró.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Estados Unidos ha impedido la entrada de aproximadamente 1.7 millones de migrantes desde que se implementó el Título 42.

Lilian Serrano, de la Coalición de Comunidades Fronterizas del Suroeste, que representa a unas 200 comunidades, recordó que hace dos años “mientras estábamos encerrados ante el televisor y pensábamos cómo sería nuestra vida con la pandemia, a los migrantes se les cerraba el paso en la frontera” y quedaban en México en las calles.

“A más de un año de la Administración Biden-(Kamala) Harris continuamos viendo esta noción racista de que los inmigrantes negros y morenos que buscan asilo traen enfermedades a través de la frontera”, enfatizó.

También recordó que fue una promesa de campaña de Biden restaurar el proceso de asilo, de “traer de nuevo humanidad y dignidad a nuestro sistema de migración, y eso no lo vemos”.

Protesta del lado mexicano

Del lado mexicano, mientras tanto, un grupo de migrantes, personas de la comunidad LGBT y activistas se manifestaron en la ciudad de Tijuana contra el Título 42.

Este 21 de marzo se cumplieron dos años desde que la Administración Trump “convirtiera en arma la ley de salud pública de Estados Unidos”, dijo Judith Cabrera, codirectora de Border Line Crisis Center.

Los participantes criticaron que esta política continúe vigente con Biden y siga expulsando migrantes “principalmente por motivos de xenofobia y discriminación”, dijo Cabrera.

Francel, un migrante originario de Haití, es uno de los afectados por esta política migratoria, ya que su hermana murió en su país luego de haber sido deportada el año pasado. Condenó que Estados Unidos en dos años haya retornado a más de 22,000 haitianos, pese a la crisis que se vive en el país caribeño.

La activista Gina Garibo, de Defended Asylum Tijuana, compartió con los medios que en la ciudad hay migrantes de la comunidad LGBT que han sido rechazados por cuestiones “xenófobas y racistas”.

Estos, dijo, han sido agredidos incluso por las autoridades policiales mexicanas, lo cual es ejemplo “de la discriminación que sufren de este lado de la frontera”.

Marcha en Washington

Al mismo tiempo, activistas marcharon este lunes en Washington DC contra esta medida, considerada «racista» e «ilegal».

«La expulsión de quienes buscan asilo, enviándolos a sitios donde encaran la persecución o la tortura, viola nuestras leyes y obligaciones bajo tratados internacionales», declaró Neela Chakravartula, del Centro para Estudios de Género y Refugiados.

Karla Marison Vargas, abogada del Proyecto de Derechos Civiles de Texas, sostuvo que «el uso del Título 42 jamás ha sido algo relacionado con la salud pública».

«Ha sido siempre acerca de mantener a negros, indígenas y mestizos afuera de Estados Unidos. El presidente Biden sabía esto cuando heredó esa política, y sin embargo aquí estamos hoy en el segundo aniversario de esta norma racista y dañina», puntualizó. AG

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img