spot_imgspot_img

Cruz Roja multiplica esfuerzos para asistir a víctimas de incendio penitenciario

Tegucigalpa, Honduras.- Asistir a los heridos, dar alivio a los familiares y apoyar el traslado de los cuerpos, ha sido la principal tarea de los voluntarios de Cruz Roja Hondureña, tras el incendio de la granja penal de Comayagua, el pasado día 14 de febrero, donde fallecieron 356 personas.
 

La labor de la Cruz Roja Hondureña (CRH) inició desde el momento que ocurrió la tragedia. Los voluntarios y técnicos del Consejo Departamental de Comayagua, movilizaron las filiales de Cruz Roja de Comayagua, Siguatepeque, Taulabe, Marcala, Jesús de Otoro y Tegucigalpa, para asistir a las víctimas.

“Lamentablemente no podíamos entrar”, expresó un voluntario de Cruz Roja. “Y es que el protocolo de centros penales no permite, fue hasta que los custodios del penal autorizaron el ingreso de los cuerpos de socorro”.

Desde ese momento hasta este día, más de 100 voluntarios y personal técnico de socorrismos, juventud, OPADE, proyectos y programas de Cruz Roja Hondureña trabajan arduamente en la asistencia de los heridos y sobrevivientes en la granja penal de Comayagua.

La brigada de Apoyo Psicosocial (APS) trasladó un equipo de nueve personas para dar primeros auxilios a los familiares de los privados de libertad en Comayagua.

Entre tanto en Tegucigalpa, se instaló el hospital móvil de CRH en las cercanías de la morgue en Tegucigalpa, para dar atención pre-hospitalaria y apoyo psicosocial a los familiares de los fallecidos. En el albergue instalado en el Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop) se cuenta con una carpa para dar apoyo en primeros auxilios psicológicos a los familiares que esperan la entrega de su pariente fallecido en el incendio.

Otro equipo de 22 voluntarios de Cruz Roja, trabajan en el traslado de los cuerpos al interior de la morgue del Ministerio Público.

Cruz Roja Hondureña con el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) realizó una donación al departamento de Medicina Forense, la que consistió en insumos para el manejo de cadáveres: 150 bolsas para cadáveres, 70 batas de protección, 70 trajes (pantalón y camisa), 70 gorros para hospital y 70 pares de guantes quirúrgicos.

Un técnico de Cruz Roja dijo: “nos alegra que está llegando la ayuda del CICR y la Federación de Cruz Roja, ellos siempre nos dan refuerzo durante las emergencias, están pendientes de lo que ocupamos”, pero nos aclara que “El trabajo humanitario no termina, aún hay mucho por hacer”.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,393FansMe gusta
39,401SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img