POR SALUD MED TOTAL BPD2

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Responsabilidad



daniel meza palmaPor: Daniel Meza Palma

Cuando se trata de asumir responsabilidades desde asuntos baladíes, hasta acciones de alta relevancia las personas, entidades y los gobiernos buscan achacar los resultados de sus errores y sus falencias a otros.

Y esta cultura de buscar chivos expiatorios está tan arraigada que, en cuanto a personas, no importa la edad; y cuando tiene que ver con entidades y gobiernos, no incumbe su tamaño.

En el campo individual, las personas no “botan “ni “derraman” algo. En la punta de la lengua tienen la explicación: “Se cayó”. En el caso de una colisión de autos, el culpable sugiere al inocente: “Usted paga lo suyo y yo pago lo mío” y el afectado hace un cálculo rápido de costo/beneficio y acepta la propuesta para evitar gastos de tiempo y dinero dando vueltas en la aseguradora y en tránsito. En este ámbito de los accidentes de tránsito, sí infortunadamente un peatón despistado impacta su auto y sufre lesiones, prepárese para ir a la cárcel y dormir al menos una noche en una cama de piedra.

Cuando se trata de actividades humanas que involucran a profesionales de ramas diversas, los que fallaron y cometieron las pifias se apresuran a indicar que la culpa es “compartida”, entre culpables e inocentes como un eufemismo de disminuir el tamaño del error.

Cuando los gobiernos se quedan cortos en la entrega de obras y servicios que se financian con impuestos, eluden el bulto y acusan de negligentes a todos los gobiernos anteriores, olvidando que se han despezuñado por escalar el poder y eso significa hacerse cargo de los activos y pasivos de la parte pública que les corresponde.

El argumento que Hitler utilizó para invadir Polonia fue que los germano-polacos solicitaron su intervención. Más recientemente, Rusia se ha quedado con Crimea, utilizando idéntico argumento, en cuanto a los habitantes rusos de esa porción de Ucrania.

Entonces, en la reticencia humana de eludir responsabilidades, se identifican al menos tres niveles cuando no se asume el daño causado: 1) Cuando el impacto provocado no resulta importante; 2) Cuando se pretende compartir un daño que causa gran impacto; y 3) Cuando el responsable proyecta su culpa hacia un inocente.

Más de Daniel Meza Palma 


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba