baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Elecciones en Estados Unidos y la Migración



puertaPor: Ricardo Puerta
4 de noviembre, Estados Unidos celebrará  elecciones, que en ese país se conocen como  “de término medio” o “intermedia”.  Tal elección se realiza cada dos años,  después de las elecciones Presidenciales en esa nación, que se dan cada cuatro años.  
Durante las de término medio se eligen  435 escaños que hoy forman parte de la Cámara de Representantes en los 50 Estados de la Unión,  también conocida por Cámara Baja del Legislativo. En la misma  contienda electoral se eligen además 36 de los 100 curules del Senado estadounidense, la Cámara  Alta del Legislativo, por un período de 6 años.
Como ha informado la embajada norteamericana en Honduras, los ganadores de estas elecciones habrán de servir en el 114  Congreso de los Estados Unidos, con asientos prorrateados entre los Estados, basado en el censo de población de Estados Unidos del 2010
Para las elecciones de noviembre hay 25.2 millones de norteamericanos de origen latino con derecho a votar. Esa cifra representa el 11% del electorado total habilitado a votar en la Nación del Norte en estas elecciones.   
En  las elecciones intermedias la participación electoral suele disminuir en comparación con las elecciones presidenciales. Si se repite el patrón histórico ya conocido, se espera que de hecho voten alrededor del 40 por ciento del total de ciudadanos habilitados para votar. La  expectativa de menos participación en estas elecciones también se espera suceda en el electorado de origen latino.
En la contienda del  el Partido Demócrata enfrenta más desafíos que el Republicano. La ya mencionada abstención de votantes, tiende a ser mayor en  los miembros del Partido Demócrata  que en los del Partido Republicano. Además,  las elecciones de término medio  se llaman  así porque se les considera también una consulta popular que mide  el desempeño de quien esté ocupando en ese momento la Casa Blanca;  en el caso del  presidente Barack Obama, justamente se realiza esta elección a mitad de su segundo y último mandato, de acuerdo a ley vigente.
En tal aspecto,  la historia no favorece a Obama. Si se analizan las últimas 21 elecciones de término medio, el partido de quien ocupa la Casa Blanca ha perdido en promedio por elección 30 curules en la Cámara de Representantes o Baja del Legislativo  y   4  escaños en el Senado o  Cámara Alta del Legislativo.  Si tal  tendencia se repite en esta contienda electoral de noviembre,  el Partido Republicano mantendrá su mayoría en la Cámara de Representantes y los Demócratas  continuarán reteniendo  la mayoría en el Senado, tal como la ha tenido  Obama desde que en el 2008,  fue electo cuadragésimo cuarto Presidente de los Estados Unidos.  Fue además el primer candidato afroamericano nominado a la presidencia y el primero de ese grupo étnico en ejercer el cargo presidencial.
Tema migratorio sí,  pero después de estas elecciones
La inmigración no es un tema nuevo en el debate político estadounidense. Como  hecho multidimensional,  trae a la esfera pública la discusión de varios factores concurrentes de interés nacional, tales como empleo, reunificación familiar, seguridad ciudadana y fronteriza, asilos, refugios, servicios sociales, derechos humanos, ciudadanías y legalización. 
El mismo presidente Barack Obama ha reconocido que el sistema migratorio norteamericano está quebrado y obsoleto. Por lo tanto, necesita actualizarse ante las nuevas realidades que han aparecido desde la última reforma que le  hizo el presidente Ronald Reagan,  promulgada en 1986, cuando entre otras medidas,  legalizó a 2.5 millones de indocumentados.
El estimado actual de indocumentados que se encuentran viviendo en Estados Unidos es casi 5 veces a los “normalizados” durante la presidencia de Reagan,  ahora  son 11.2  millones. Sin duda, se percibe como el asunto público más controversial e incómodo a resolver,  si tras estas elecciones se reabre la reforma migratoria,  cuyos anteproyectos, hasta ahora más de cinco, han sido sistemáticamente bloqueados por los Legisladores Republicanos de la Cámara Baja del  Congreso de Estados Unidos. En tal sentido, solo le quedan dos años  al presidente Obama para terminar su mandato y  cumplir con la promesa de campaña que hizo hace más de 6 años a sus simpatizantes y seguidores, cuando aún era candidato a la Presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata. 
La migración no forma parte de los temas prioritarios en el electorado de ese país para estas elecciones de medio término. Quizás exceptuando los 5 estados norteamericanos entre los 50 que conforman la nación norteamericana: 4 de ellos fronterizos con México, y el Estado de Florida,  puerto abierto al Mar Caribe. Por eso,  los líderes  de ambos partidos,  republicanos y demócratas, han acordado al interior de sus respectivos partidos no tocar  –y yo diría hasta “congelar”--  el tema migratorio  en la  campaña de estas elecciones. Al extremo,  que un buen número de congresistas demócratas,  que aspiran a ser re-electos, ante el riesgo de perder su escaño en sus respectivos distritos electorales conservadores, le pidieron a Obama, y éste accedió,  que dejara  cualquier decisión sobre inmigración para después de las elecciones de noviembre.

Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba