POR SALUD MED TOTAL BPD2

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Honduras, de puente a maquila de la droga



Tegucigalpa – La ejecución de la operación “Julián Arístides González”, ha dejado al descubierto que Honduras ya no solamente es un puente y una bodega del narcotráfico, sino que ahora ha mutado a ser prácticamente, una maquila de la droga, al desmantelarse en los últimos meses al menos tres laboratorios y toneladas de precursores químicos para procesar estupefacientes.
 

- Narcotraficantes que utilizaban el espacio aéreo de República Dominicana para sus actividades delictivas se han desplazado hacia Honduras

- En Honduras se ha descubierto la existencia de al menos tres narco laboratorios y una gran cantidad de precursores químicos para fabricar drogas

- La operación “Julián Arístides González ha confirmado que el narco tráfico y el crimen organizado han penetrado a los operadores de justicia.

Al par y en hechos recientes y continúos, la captura de un coordinador de fiscales, de un oficial de policía y el involucramiento de otros operadores de justicia, reflejan el avances del narco en Honduras, una nación donde hechos relativos al tráfico regional trascienden a diario e involucran a ciudadanos de este país.

Paralelamente a esos descubrimientos en el país, en otras naciones sudamericanas como Colombia y Perú, ha arreciado la destrucción de narco-laboratorios por parte de las autoridades de esos países, lo que ha derivado la actividad a naciones vulnerables como es el caso de Honduras.

Del Caribe a Centroamérica

Asimismo, se ha informado que narcotraficantes que utilizaban el espacio aéreo de la República Dominicana para sus actividades delictivas se han desplazado hacia Honduras debido a la presión de las autoridades antidroga dominicanas, tal como lo reveló recientemente, el jefe de la agencia antinarcóticos del país caribeño, Rolando Rosado Mateo.

El presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) reveló mediante un comunicado que las trazas erradicadas del espacio aéreo dominicano "lamentablemente han sido trasladadas a Honduras".

Rosado Mateo habló en presencia del director general de la Policía hondureña, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla, quien se encontraba en la República Dominicana, donde asistió como invitado especial a un acto de graduación celebrado en la Academia Nacional de Control de Drogas.

El Caribe y el norte de Honduras son utilizados por narcotraficantes suramericanos que envían cargamentos de cocaína a Estados Unidos, al igual que hacen organizaciones de traficantes con la República Dominicana, usada como "puente" para el envío de cargamentos a territorio estadounidense y a Europa.

En 2011, autoridades hondureñas reportaron la incautación de unas 22 toneladas de drogas, así como tres narcosubmarinos y varias narcoavionetas.

De puente a maquila de la droga

Sin embargo, en Honduras hay indicios que el país ya no sólo es utilizado como puente para trasladar la droga hasta el mercado estadounidense, sino que el descubrimiento de narco-laboratorios y una gran cantidad de precursores químicos, indican que prácticamente el país se ha convertido en una maquila para procesar alucinógenos.

El 9 marzo de 2011, las autoridades de la Policía Nacional descubrieron en un intenso operativo un narco-laboratorio, en el sector de El Merendón, al norte de Honduras.

En esa ocasión, el ministro de Seguridad Oscar Álvarez, calificó la acción como “un golpe contundente” pues luego de varios meses fue posible dar con el narco-laboratorio de cocaína en el sector conocido Cerro Negro, en Omoa, Cortés.

En el sector se encontró una compactadora para hacer las tabletas con un logotipo en forma de venado, así como máscaras, barriles y varios químicos, distribuidos en varias champas y casas abandonadas ocultas en medio de un cafetal.

Según las autoridades, los 100 kilos de pasta, equivaldrían a mil kilos de cocaína y de acuerdo a los pobladores del sector, usualmente en la noche se avistaban helicópteros que aterrizaban en una cancha del predio, así como varias personas con acento mexicano que llegaban en automóviles lujosos, aunque no se pudo capturar a nadie.

En ese entonces, y luego de desmantelar el laboratorio clandestino, Álvarez señaló que habló con especialistas en narcotráfico de Colombia quienes le informaron que en Honduras posiblemente ya se esté sembrando la hoja de coca, pero hasta el momento las autoridades todavía no han encontrado las plantaciones. También pueda ser que ya se esté recibiendo la hoja de coca lista para procesarla.

Como antecedente, en 2008 fue desmantelado en Tegucigalpa un laboratorio para elaborar éxtasis a base de pseudoefedrina, que era manejado por narcotraficantes hondureños y mexicanos.

Mientras tanto, el 28 de agosto pasado, tras seis meses de investigación, un equipo de la DLCN, en coordinación con la Fiscalía del crimen organizado, descubrió un narco-laboratorio para procesar cocaína en el municipio de San Francisco, Atlántida, cerca de la turística ciudad de La Ceiba en el Caribe hondureño, donde la criminalidad ha crecido acentuadamente.

El laboratorio perfectamente montado y con toda la logística, funcionaba en la hacienda Villa Hermosa, enclavada en una zona montañosa de ese municipio y que tres años atrás era un centro turístico.

En la inspección se encontraron varias sustancias químicas, las que los toxicólogos de manera preliminar determinaron que se trataba de peróxido de hidrógeno, cloruro de armonio, pasta base de coca, soda cáustica, permanganato de potasio y carbón activo.

Esos precursores eran utilizados para fabricar clorhidrato de cocaína, que es la droga lista para el consumo.

Al ingresar a la hacienda, los agentes sintieron los fuertes olores a químicos y en la parte baja de la vivienda encontraron recipientes plásticos, barriles con líquidos, sacos con soda cáustica y otros químicos, barriles enterrados con pasta café y seis microondas.

En la segunda planta se encontraron camas y colchonetas, además de tiendas de campaña, lo cual a juicio de los investigadores se utilizaba para el descanso del personal y en la basura encontraron una boleta de migración de entrada al país de un ciudadano colombiano del que no se reveló su identidad. Además, en varios puntos de la hacienda, en un área de unos 200 metros se encontraron “caletas” o depósitos subterráneos para guardar dinero o droga.

En los barriles se encontró la pasta para fabricar cocaína. Los agentes de la DLCN y fiscales estiman que para montar el laboratorio se tuvo que contar con alguna persona muy bien entrenada.

Dentro del inmueble, en la parte final, había balanzas, un aparato para prensar los kilos de cocaína, secadoras artesanales, estufas y hornos para procesar la droga. Afuera había dos cilindros grandes que servían como purificadores.

A juicio de personal de toxicología, esta nueva modalidad de instalar laboratorios requiere de millonarias inversiones y de recursos que solo se pueden adquirir en droguerías.

Entretanto, el 25 noviembre recién pasado, los agentes de la DLCN, desmantelaron un supuesto narco-laboratorio en el norte de Honduras, mediante operativos realizados en la colonia San Roberto de Sula, en San Pedro Sula.

Al momento de la inspección, se encontraron calderas y tanques, así como varios químicos y se decomisó un moderno equipo de laboratorio para elaborar droga, aunque en la operación tampoco se capturó a alguna persona.

Colusión de operadores de justicia

La operación “Julián Arístides González”, también ha dejado al descubierto que el narcotráfico y el crimen organizado han penetrado a los operadores de justicia al ser capturados al menos un alto oficial de la Policía y un ex coordinador de fiscales del Ministerio Públicos, supuestamente vinculados con acciones ilícitas.

Es así como a finales de noviembre pasado, el oficial de la Policía, Normando Rafael Lozano López, fue capturado junto a dos pilotos colombianos, cuando las autoridades lograron incautarse de una fortuna superior a los 100 millones de dólares.

En las incautaciones se decomisaron más de un centenar de vehículos, entre automóviles de lujo, trabajo y cabezales.

Pese a que durante la acción debieron ejecutarse 83 capturas, apenas seis fueron materializadas, entre ellas la del oficial Lozano López, quien fue puesto a las órdenes de las autoridades, acusado de cuatro delitos.

Las autoridades hicieron allanamientos simultáneos en Campisa, Los Álamos, Los Zorzales, San Roberto de Sula, El Pedregal y colonia Jardines del Valle, además el operativo abarcó la residencial Quintas San Miguel, en Choloma, Las Linas y las aldeas San Luis Planes, Gualala y Gualjoco, en Santa Bárbara.

La Policía incautó 24 propiedades, entre las que se detallan dos haciendas, 11 viviendas, tres planteles de transporte y siete empresas de seguridad, transporte, trituradora de piedra y de procesamiento de químicos, en las que se confiscaron 144 vehículos, 700 cabezas de ganado y cinco caballos purasangre.

Asimismo, la noche del jueves de esta semana, agentes de la DLCN, realizaron allanamientos en colonias de San Pedro Sula, norte de Honduras, donde capturaron al ex coordinador de Fiscales del Ministerio Público en esa región, Augusto Rafael Fletes y tres personas más, entre ellos dos pilotos de nacionalidad guatemalteca.

El portavoz de la Fiscalía de Lucha Contra el Crimen Organizado, Carlos Vallecillo, informó que luego de realizar un operativo se detuvo a Fletes junto a Denis Omar Calderón y los pilotos de nacionalidad guatemalteca Juan Luis González, de quien se dice fue diputado en su país y Hawarb Gilbert Suhr Castellanos.

Vallecillo indicó que las personas fueron detenidas en un operativo realizado en la residencial Bugambilia, de la ciudad industrial. El ex coordinador era seguido por una unidad de análisis desde hace varios meses. Las cuatro personas detenidas fueron remitidas a la 105 brigada de infantería con sede en San Pedro Sula.

Vallecillo aclaró que Fletes y las demás personas no figuran en la lista de las 83 órdenes de captura con la que originalmente arrancó la operación Julián Arístides González.

“Nido del narco”

Para el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) Ramón Custodio, Honduras se ha convertido en nido del narcotráfico, la narcopolítica y la impunidad absoluta.

El ombudsman hondureño afirmó que "se están tocando los intereses de los que han hecho de Honduras lo que nunca debió ser, el nido del narcotráfico, el nido de la narcopolítica y de la impunidad absoluta de la corrupción".

Una encuesta efectuada a petición de ese organismo estatal que dirige, señala que seis de cada 10 hondureños consideran que los narcotraficantes tienen mucho y algún grado de influencia, tanto en su municipio como en el departamento donde viven.

El sondeo, "con un nivel de confianza del 95 por ciento", fue hecho con 840 personas, reveló Custodio. Al respecto, ocho de cada 10 consultados también expresaron que para defender la soberanía nacional el país debe tener "su propio radar", para evitar que las narcoavionetas violen el espacio aéreo hondureño.

La historia del narcotráfico en Honduras consta de varios momentos: como país de tránsito, primero; de consumo, después; y, ahora, en la producción de marihuana, la sospecha de lavado de activos y producción a escala de cocaína y drogas sintéticas y los tentáculos en la narcopolítica.

Honduras es vulnerable por sus extensas fronteras marítimas y terrestres, sus limitados controles aduaneros, bajos salarios de sus oficiales, la existencia de una indeterminada cantidad de pistas clandestinas y la poca capacidad de la Fuerza Naval, una rama de las Fuerzas Armadas, para patrullar e interceptar los barcos que transportan drogas, dada la falta de embarcaciones y combustible.

“Depósito”

Para el comisionado nacional de la Comisión de Reforma de la Seguridad Pública Víctor Meza, en el esparcimiento del narcotráfico por casi todo el territorio nacional, no se descarta la existencia de minicárteles de la droga, porque Honduras pasó de ser puente de los narcos, a constituirse en un depósito de estupefacientes.

Todos los países que se convierten en sitio de depósito, más temprano que tarde, ven el surgir de minicárteles regionales o de grupos locales distribuidores de droga, que entran en competencia entre sí, por el control de territorios o por el acceso a fuentes distribuidoras de la droga en grandes cantidades o al por mayor, advirtió Meza.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba