spot_img

Cóctel de virus acecha a los hondureños

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa (Ronald Ordóñez) – Un cóctel de virus, unos conocidos y otros por conocer, acecha a los hondureños en la actualidad. El dengue, la COVID-19, zika, chikungunya e influenza figuran entre los virus que el país centroamericano combate con mayor rigor desde el inicio de la temporada de lluvias en la segunda quincena de mayo.

– Durante la lucha con el cóctel de virus también se debe estar alerta a la llegada de virus reactivados como la viruela del mono y la poliomielitis, concluyen los expertos consultados por Proceso Digital.

– La época lluviosa es un impulso para la reactivación de varios virus así como del incremento del grupo de los rotavirus a causa de aguas contaminadas, alertó el epidemiólogo Tito Alvarado.

Así lo expresó a Proceso Digital el presidente del Colegio de Microbiólogos de Honduras, Marco Moncada, quien agregó que la lucha no solo es contra los virus, sino también se combate enfermedades bacterianas denominadas en conjunto como las “enfermedades de mayo” por su estación cíclica todos los años. “Las principales luchas son contra la COVID y el dengue, pero también se debe luchar contra otros virus como el zika y el chikungunya, pero en el tiempo lluvioso también se propagan las enfermedades diarreicas que son virus que pueden atacar a todo la población pero con mayor énfasis a la infantil”, caviló.

Entre las enfermedades bacterianas destacan las del grupo de Shigelosis y Rickettsiosis, pero se trata de incontables bacterias a las que también los seres humanos estamos expuestos, agregó.

Adicionalmente existe la amenaza de la reactivación de otros virus como la viruela del mono y la poliomielitis, reflexionó el especialista. En el caso de la poliomielitis fue erradicada en Honduras, pero se han detectado nuevos casos en otros países y eso se convierte en una amenaza, aunque la enfermedad ya haya sido erradicada.

Honduras tiene 33 años sin registrar casos de poliomielitis, el último caso fue en 1989 y declarada erradicada de las Américas en el año 1994, gracias a las arduas labores emprendidas mediante la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis.

Cuatro decesos por dengue se reportan este 2022 y los niños siguen siendo vulnerables a la enfermedad.

COVID-19 y dengue

Sin embargo, para el profesional de la microbiología el país en este momento solo enfoca esfuerzos en combatir la COVID-19 y el dengue, ambas enfermedades con claros repuntes en la última semana.

Honduras registra en la actualidad 7 mil 264 casos de dengue, 145 de ellos del tipo grave o hemorrágico, también llamado mortal.

Adicionalmente se registra una nueva alza de casos COVID los que en más de dos años de pandemia suman 425 mil 930 casos positivos y 10 mil 903 decesos, según las estadísticas oficiales.

“En estos momentos en que estamos en estación lluviosa es cuando resurgen todos estos virus debido a la lluvia y también la lucha es bacteriana, lo que la población conoce como las enfermedades de mayo”, manifestó el presidente del Colegio de Microbiólogos de Honduras.

Para el Colegio de Microbiólogos del país el acelerado aumento en los casos de dengue ya se convirtió en una epidemia en varios departamentos del país. Así lo señaló su vocera, Miriam Aguilar, quien exhortó a la población a eliminar todo criadero de zancudo y fumigar con regularidad.

Las lluvias han provocado un repunte en los casos de dengue.

Lluvias provocan repunte

Las lluvias provocan repunte de los virus ya que el agua hace bajar a los virus aéreos y en el caso de dengue es la época propicia para los criaderos de zancudos, explicó a Proceso Digital el epidemiólogo Tito Alvarado.

No se trata de un problema nuevo, pero sí de un gran problema para el país ya que el repunte de la COVID-19 y del dengue puede llevar a un colapso del sistema sanitario, manifestó.

Por lo anterior se debe continuar con las medidas de bioseguridad y no abandonar el uso de la mascarilla, acotó.

Pero en el caso de la COVID-19, lo más peligroso para Honduras es el cerca de un millón de personas que se rehúsan a iniciar el esquema de vacunación contra el virus, razonó.

En ese orden, ahondó que cada virus tiene una serie de cepas de las que también se debe estar alerta.

La secuencia en el padecimiento de un virus solo se traduce en severidad de la enfermedad, en ese sentido si una persona padece dengue cepa 1, luego cepa 2, el próximo padecimiento puede ser letal, lo mismo pasa con la COVID-19, zanjó.

Adicionalmente la estación lluviosa provoca el repunte de los rotavirus que provocan diarrea a causa del incremento de aguas contaminadas, advirtió.

La viruera del mono está a la vuelta de la esquina.

Llegada de nuevos virus

Para el también infectólogo el país también se encuentra expuesto demográficamente a la llegada de más virus como la viruela del mono o poliomielitis.

Enfatizó que no debe crear histeria por la llegada de nuevos virus, ya que existe en el imaginario que pueden convertirse en una nueva pandemia.

En el caso de los anteriores virus las posibilidades que evolucionen a una pandemia son mínimas, externó. Con base en lo anterior pidió estar alertas, pero no tener miedo o creer que serán una nueva pandemia.

La presidenta del CMH, Helga Codina.

Desgaste laboral

Aunque en ningún momento se piensa en bajar la guardia, se debe tener en cuenta que el personal de salud principalmente los que se encuentra en primera línea de lucha contra la pandemia se encuentran cansado, comentó a Proceso Digital la presidenta del Colegio de Médicos de Honduras (CMH), doctora Helga Codina.

Se trata de unos 19 mil 162 médicos que deben prestar atención a una población de casi 10 millones de personas, comparó.

No obstante, dijo que no se piensa en bajar la guardia, pero es imperativo mejorar las condiciones los llamados “héroes”, el personal de salud, ya que a muchos que han sido contratados por el gobierno hondureño se les adeuda su salario y eso se convierte en una desmotivación para continuar prestando servicio, expuso.

Personal médico sobreexpuesto

Si bien toda la población está expuesta en estos momentos a virus, bacterias y distintas patologías, el personal médico se encuentra sobreexpuesto ya que es el soldado que combate esta guerra, razonó la presidenta del CMH.

“Siempre los médicos nos hemos expuesto a muchos agentes patógenos, bacterias, virus, hongos y una gran cantidad de agresiones físicas y psicológicas”, ilustró.

No obstante, aceptó que la mayoría de patologías han sido descuidadas para centrar esfuerzos en la lucha contra la COVID-19, una enfermedad con un nivel de mortalidad nada despreciable.

El gremio médico también ha tenido que batallar con incumplimientos de acuerdos por parte del gobierno.

“Estuvimos cansados durante el auge de la pandemia por la escasez de personal en un momento crítico, pero en este momento hemos vuelto a nuestro estado habitual de trabajo”, comunicó.

Insistió que numéricamente el gremio enfrenta una desventaja ya que para atender el cóctel de virus, bacterias y demás patologías contra las que se lucha se requiere de más personal médico.

“Consideramos que el Estado debe aumentar el presupuesto nacional en salud y robustecer todos los centros asistenciales y con ello mejorar la calidad y salud de la población”, cerró. RO

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img