spot_img

Científico hondureño abre ventana de esperanza en lucha al cáncer

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa (Especial Proceso Digital /Por Ronald Ordóñez) – La Universidad La Sapienza en Roma abrió sus puertas a un joven científico hondureño quien a través de la nanotecnología para enviar medicamento directamente al cerebro desarrolló una teoría de investigación que abre una ventana de posibilidades en la lucha contra el cáncer, la cuales la principal causa de muerte en el mundo, se trata del doctor Héctor Ramos.

-Entre los logros del científico hondureño destaca la primera plastinación de un corazón a nivel de Centroamérica, acción que le ha llevado a exponer su conocimiento ante decanos y estudiantes de varias universidades del país.

– Ramos también es un cantautor y músico autodidacta con conocimiento en piano y guitarra. En 2010 publicó su primer sencillo “That´s Our Life”.

El oriundo de la ciudad de Puerto Cortés conversó con Proceso Digital desde Roma, Italia, donde fue invitado por la Universidad La Sapienza para exponer su investigación, la cual por protocolo deberá patentar en una siguiente etapa, pero que planea compartir con la comunidad científica en beneficio de la humanidad.

(Ver) Universidad de Chile entrega premio Cardenal Newman a científico hondureño Héctor Ramos

El joven científico es el director del grupo de investigación médica de la Universidad Católica de Honduras (Unicah), pero actualmente se encuentra radicado en Chile donde desarrolla estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El científico hondureño Héctor Ramos durante su ponencia en Roma, Italia.

Los mecanismos tradicionales no permiten compartir directamente medicamento al cerebro, pero a través de la nanotecnología sí es posible, comentó el galeno quién aspira a continuar con esta investigación para dar un mensaje de esperanza al mundo.

El cáncer se produce cuando células normales se transforman en células tumorales a través de un proceso en varias etapas que suele consistir en la progresión de una lesión precancerosa a un tumor maligno, el suministro de medicamento para contrarrestar la enfermedad ha sido un enigma difícil de resolver hasta el momento, pero el hondureño ha dado un paso que ya es de interés y llama la atención de la comunidad científica.

Teoría

Su teoría investiga una nueva vía de acceso para el envío de medicamento directamente al cerebro, compartió el científico hondureño a Proceso Digital.

La teoría abre una ventana de posibilidades en el suministro de medicamentos, tratamientos contra el cáncer y el diagnóstico de la enfermedad.

Al mismo tiempo se busca entender cómo el cáncer hace metástasis en el cerebro a través de los exosomas que son las vías de comunicación de las células.

Lamina de la presentación de la teoría del científico hondureño Héctor Ramos.

Hay una gran brecha de desconocimiento de cómo esta enfermedad avanza hacia el cerebro, pero con el uso de nanopartículas se procedió a desarrollar esta teoría con la que suministra medicamento de forma directa.

Existe suficiente evidencia científica para comprobar que es posible y las pruebas ya se hicieron en animales con resultados positivos, comentó el especialista.

Con los mecanismos tradicionales no se había podido plantear esta teoría, pero ahora es posible, exclamó.

Científicos y académicos han mostrado interés por la teoría del doctor Héctor Ramos con la que a través del uso de nanopartículas envía medicamento directamente al cerebro.

Interés colectivo

Su teoría que parte de una investigación doctoral sobre uso de nanopartículas para el estudio del transporte de exosomas al cerebro a través de la vía linfática ha despertado el interés colectivo en la comunidad científica y académica.

Recientemente el hondureño recibió el premio Cardenal Newman en su categoría Ciencia e Ingeniería por parte de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Durante su estancia en Roma, Italia, pudo compartir con expertos su descubrimiento.

Es oportuno mencionar que Ramos es el primer hondureño que recibe este reconocimiento.

(Ver) Síndrome único en el mundo es descubierto por jóvenes investigadores de la carrera de Medicina de la Universidad Católica en San Pedro Sula

Explicó que los organizadores evaluaron su investigación en la cual analiza y ha descubierto nuevas vías de comunicación hacia el cerebro humano.

Esta teoría también despertó interés entre las autoridades del Millennium Institute for Intelligent Healthcare Engineering (iHealth) quien en alianza con la Universidad Católica de Chile auspiciaron su viaje a Roma, Italia, para realizar una ponencia ante científicos del mundo donde expuso su investigación.

El espacio le permitió compartir ideas y proyectos con científicos de varias partes del mundo, comentó.

En la imagen se aprecia el momento en el que sus mentores hacen entrega de un reconocimiento al científico hondureño.

Trabajo en equipo

Aunque el científico hondureño lidera la investigación, quiso también dar el correspondiente crédito al trabajo que desarrollan sus compañeros:

Iva Polakovicova†, Edison Salas-Huenuleo, Alejandro Corvalán, Marcelo Kogan, Claudia Yefi y Marcelo Andia.

La primera, la doctora Iva Polakovicova, de República Checa, con quien desarrolló parte de la teoría original en 2018, falleció de un evento cerebrovascular en 2020, lamentó.

En Honduras lidera el Grupo de Investigación Médica de la Universidad Católica de Honduras (GIMUNICAH), el cual se fundó en el año 2008 y con el que planea continuar trabajando a su retorno al país centroamericano en beneficio de la humanidad.

Retorno a Honduras

“La idea es que Honduras se pueda desarrollar en ciencia y hacer de nuestro país un lugar donde se haga ciencia que impacte en la humanidad”, refirió.

Sobre la investigación -dijo- continuará desde cualquier parte del mundo, pero pretende hacerlo desde Honduras y con ello enviar un mensaje de esperanza.

“Sé que es complejo y difícil, pero tampoco lo va a ser en ninguna parte del mundo y se debe cambiar la mentalidad y enseñar que en Honduras se puede hacer ciencia para la humanidad”, reflexionó.

El hondureño aceptó que existen muchos retos, pero exhortó a los jóvenes del país centroamericano a arriesgarse a soñar.

Arriesgarse a soñar

El científico hondureño, quien también trabaja simultáneamente en un tratamiento para la COVID-19 en respuesta a la pandemia por SARS-CoV-2, basado en péptidos tímicos, aprovechó el espacio para enviar un mensaje a los estudiantes de Honduras a quienes aconsejó que deben arriesgarse a soñar.

“Lo primero es arriesgarse a soñar y luego tener dedicación y colocar fuerza y empeño en lo que se quiere”, caviló.

Aceptó que los obstáculos pueden ser grandes durante el camino de la academia, pero también hay incentivos y se debe intentar ser “la generación de cambio”.

(Ver) Este miércoles: entregarán Premio Juventud a Héctor Ramos de Universidad Católica de San Pedro Sula

“Sepan que en el camino se van a encontrar con personas que van a bajarles el ánimo, pero también existen ángeles”, parafraseó.

Resumió que indistintamente de la situación en Honduras, si los jóvenes se atreven a soñar se pueden lograr grandes cambios en el mundo.

A nivel de academia la preparación en Honduras es muy buena en muchas áreas y eso ya es una ventaja, zanjó.

Finalmente, dijo que siente e instó a todos a sentirse orgullosos de ser hondureños.(RO)

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img