spot_imgspot_img

Cerrada sala de ginecología del hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula

San Pedro Sula – Cerrada amaneció este martes la sala de ginecología del hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, Cortés, norte de Honduras, debido a trabajos de desinfección luego que al menos dos médicos y tres enfermeras dieran positivo a las pruebas de COVID-19 y otros se encuentran con sospecha de haber contraído el virus y sobre quienes se espera el resultado del laboratorio en las próximas horas.

– Umaña advirtió que, según el modelo matemático, la próxima semana habrá una gran exposición de casos de coronavirus en la capital hondureña.

Así lo informó el presidente de los médicos del hospital del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), de la regional de San Pedro Sula, doctor Carlos Umaña, quien indicó que ha sido notificado sobre algunos casos positivos de coronavirus en el nosocomio Mario Catarino Rivas por lo que reiteró su llamado a la dotación del equipo de bioseguridad.

Explicó que Honduras ha entrado a la fase cuatro de la pandemia del coronavirus, por lo que el uso de bioseguridad y protección para todo el personal médico debe ser nivel dos, en el que todos deben portar una bata, un gorro, una mascarilla N95 y cubre zapatos, lo que da la oportunidad al personal de la salud de que no se contamine.

En ese sentido, pidió a las autoridades del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), que se dote del equipo de bioseguridad para todas las personas que laboran en los hospitales pues se ha entrado a la fase cuatro de la pandemia epidemiológicamente hablando.

Indicó que ya se han comunicado con las autoridades del Sinager quienes les han manifestado que para esta semana tienen listo el protocolo de cómo se va encontrar el equipo de protección personal porque saben que estamos en la fase cuatro de la pandemia.

Asimismo, sugirió a las autoridades de la Secretaría de Seguridad que exista una supervisión y nombren personal en cada hospital para que turno por turno entreguen la indumentaria de bioseguridad a todos los médicos, enfermeras y personal técnico que están atendiendo la pandemia en su fase cuatro en la que todos somos sospechosos de portar el virus.

Umaña también pidió a la población el uso obligatorio de la mascarilla siempre que salga a la calle, aunque indicó que algunas fabricadas de tela no funcionan, a excepción de unas que el gobierno va a entregar porque tienen una tela certificada.

Indicó que por disposición del Colegio Médico de Honduras, no se brindan detalles sobre sus agremiados que se encuentran contagiados de COVID-19, pero refirió que hay dos galenos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), quienes están recuperándose.

“Sin embargo, la situación es alarmante por eso estoy instando a la población y tome las medidas extremas, y quiero decirle a la población de la capital que tenga mucho cuidado ya que el modelo matemático explica que la explosión de casos en la ciudad capital no era esta semana, de hecho, no salieron casos anteayer y si se fijan ayer ya hubo cinco casos en el Distrito Central, indicando que la explosión de casos es a partir de la próxima semana”, advirtió.

Por protocolo se cerró sala

Por su parte, la ministra de Salud, Alba Consuelo Rivas, indicó que el cierre de la sala de obstetricia del hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, es para seguir un protocolo y proceder a desinfectar ese lugar donde dos médicos y una enfermera que atendieron a una mujer embarazada con COVID-19, también se contagiaron con coronavirus.

Indicó que ha sido informada que en el Mario Catarino Rivas se está realizando un proceso de desinfección de una sala de obstetricia debido a que una paciente desarrolló síntomas de COVID-19 durante su estadía y se han tomado algunas medidas por protocolo como enviar a aislamiento a algunos colaboradores, lo que no implica que estén infectados.

No obstante, se tiene conocimiento que hay dos obstetras y una enfermera que ya resultaron positivos, pero en este momento están en buen estado de salud, lo mismo que una enfermera que se ha reportado se encuentra en estado crítico recibiendo un tratamiento especial en el hospital del Seguro Social.

Acotó que el cierre ha obligado a habilitar otras salas dentro del hospital Leonardo Martínez Valenzuela para no suspender el servicio. “Es importante decirles que estamos cumpliendo el protocolo de desinfección y luego regresar a la actividad normal”, arguyó.

spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img