spot_imgspot_img

Catástrofe llega a este paquistaní, con cientos de muertos y millón afectados por lluvias

Nueva Delhi – Las inundaciones provocadas por las lluvias monzónicas en Pakistán, que ya han causado cientos de muertos y un millón de afectados, alcanzaron hoy al este del país, donde las autoridades se preparan para nuevos desbordamientos del río Indo, dijeron a Efe fuentes oficiales.
 

El director de operaciones de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres (NDMA), Amer Siddique, consultado por Efe telefónicamente, informó de que 30.000 soldados del Ejército desplegados en la provincia oriental de Punjab han comenzado «preparativos por si se desborda» el Indo, que cruza el país de norte a sur para desembocar en el mar Arábigo.

Según explicó Siddique, tras la desolación causada por las aguas en la provincia noroccidental de Khyber-Pakhtunkhwa, que ha sufrido en los últimos cinco días las peores inundaciones de su historia, la alerta se sitúa en el este y sur del país, en particular hoy en Punjab.

Según el canal de televisión paquistaní «Express», la corriente de agua en esta provincia, la más cultivada de Pakistán y con mayor número de habitantes, alcanza ya los 3,9 millones de litros por segundo.

Uno de los distritos punjabíes más afectados es Layyah, donde se teme que el muro de contención del Indo no consiga evitar su desbordamiento, según el canal privado «Geo TV».

Durante el día de hoy, cayeron fuertes lluvias también en el distrito de Dera Ghazi Khan, donde se encuentra la localidad de Taunsa, donde varios puentes y 400 viviendas han quedado destrozados por las aguas, según «Express».

Una de las principales arterias del país, la carretera que une Karachi (sur) con Peshawar (norte), pasa por Taunsa, que alberga una importante presa construida en 1958.

El primer ministro de Punjab, Shahbaz Sharif, dijo que las inundaciones ya han destrozado cosechas, carreteras, casas y negocios, y aseguró que su Gobierno está poniendo «todos los medios posibles» aunque consideró necesaria «más ayuda pública».

Sharif criticó que el presidente del país, Asif Alí Zardari, mantenga su próxima visita oficial al Reino Unido pese a la catástrofe meteorológica, según «Express».

La misma situación dramática se prevé para la provincia meridional de Sindh, donde hay pronóstico de más lluvias desde mañana hasta el próximo día 6, dijo a Efe por teléfono el portavoz de la Autoridad de Gestión de Desastres de Khyber-Pakhtunkhwa, Yasir Hayat.

Con una corriente de agua de 1,47 millones de litros por segundo, también el Ejército se desplegó hoy en Sindh, donde los soldados, equipados con barcas y chalecos salvavidas, comenzaron a desalojar a la población de las áreas más susceptibles de ser afectadas por un posible desbordamiento del Indo.

«Las lluvias del monzón han causado grandes inundaciones. Casi un millón de personas se han visto afectadas y hay miles atrapados en las zonas inundadas (que) necesitan asistencia inmediata, sobre todo alimentos y medicinas», resumió hoy el director de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres, Hassan Zulfiqar.

Zulfiqar recibió un segundo avión con ayuda para los damnificados enviada por EEUU desde Afganistán, según un comunicado de la embajada estadounidense en Islamabad.

Mientras el drama se traslada hacia el sur de Pakistán, siguiendo el curso de su principal río, el nivel del agua ha comenzado a descender en Khyber-Pakhtunkhwa, según Siddique.

«Tenemos que recatar a las personas y luego elaborar un plan de apoyo a la población, cuyas casas se han destruido y están aisladas», describió el responsable del NDMA.

Aunque Hayat cifró en «unas 500» las víctimas mortales y en 94 los desaparecidos en esa provincia, Siddique dijo tener registradas 400 víctimas mortales en Khyber-Pakhtunkhwa y 94 en el resto del país, 37 de ellas en Punjab, en la última semana de lluvias.

Algún medio paquistaní, que no cita fuentes, elevó los fallecidos a 1.100.

La mejora de las condiciones en el noroeste está permitiendo la recuperación de «muchos» cadáveres que estaban cubiertos por el agua, aseveró Siddique.

Los equipos de rescate ya han comenzado a repartir la ayuda de EEUU, que consiste en primeros auxilios y alimentos para 50.000 a 60.000 afectados, dijo.

Hasta ahora, añadió, 27.000 personas han sido rescatadas en una treintena de aviones y un centenar de embarcaciones en la provincia, donde 90 carreteras han resultado dañadas por las lluvias y 58 están cerradas al tráfico.

El primer ministro, Yusuf Raza Guilani, reunido con responsables de la Media Luna Roja, aseguró que el Gobierno está tomando las medidas apropiadas para socorrer a los afectados y llamó a la sociedad a cooperar en los esfuerzos, según la agencia estatal APP.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,136FansMe gusta
37,962SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img