Tegucigalpa – Ante la demanda de dos mil 500 nuevas cámaras de seguridad para la ciudad de Tegucigalpa, así como el equipamiento de 400 patrullas policiales con estos dispositivos tecnológicos, el especialista en Medicina Forense, Denis Castro Bobadilla, es del criterio que esta herramienta sólo ha brindado un siete por ciento de respuesta.
 

Señaló que en el Gobierno anterior, Honduras adquirió un lote de 800 cámaras del que el resultado “ha sido muy reducido”.

Añadió que en un porcentaje “lo más que le puedo dar yo es entre un siete y un ocho por ciento de respuesta; en el resto del porcentaje que no ha habido ninguna respuesta en forma rápida a un hecho delictuoso”.

Castro Bobadilla hizo referencia a que si existiera un monitoreo en tiempo real, la respuesta se reflejaría de forma inmediata.

“Se supone que hay un panel donde hay personas observando a las diferentes cámaras y de lo que está aconteciendo, entonces si acontece algún evento, es de coger un teléfono, sonar una alarma y salir disparados como salen los Bomberos cuando hay un incendio”, expresó refiriéndose a los acontecimientos violentos que ocurren diariamente en el país.

Recientemente el ministro de Seguridad, Arturo Corrales, demandó la implementación de dos mil 500 cámaras de seguridad para ser instaladas en Tegucigalpa, capital de Honduras.

El funcionario refirió que la cantidad de cámaras antes mencionadas, conglomeran un circuito de video, el cual permitiría la captura de las imágenes en movimiento del hechor de un crimen y de esa forma conocer hacia donde se desplazan los malhechores.

Especificó que “no en todos los casos podemos ver la cara o identificar el modus operandi de la banda, pero en la mayor parte de los casos en los que hay video, se terminan resolviendo y eso es muy bueno”.

Por su lado, el fiscal adjunto del Ministerio Público, Rigoberto Cuéllar, manifestó que los videos no son suficientes para capturar a los delincuentes que cometen algunos delitos y que son filmados por las diferentes cámaras se encuentran instaladas en la capital, al mencionar que “el video lo que muestra son imágenes, pero al final hay que realizar un expediente investigativo”.

Expuso que sumado a las imágenes captadas por las cámaras, “se necesita siempre la prueba testifical, la identificación de estas personas, porque se pueden ver los rostros pero a estos rostros, debemos ponerles nombre, una tarjeta de identidad”.

Además el portavoz de la Policía Nacional, sub comisionado Julián Hernández, se ha referido en las últimas horas al equipamiento de 400 patrullas policiales con cámaras de seguridad, dentro del marco de ciudades inteligentes.

Detalló que el equipamiento comprende tres cámaras de audio y video: una en la parte frontal, otra cubrirá el interior y una tercera enfocará la parte trasera.

Indicó que “estas unidades serán monitoreadas desde ciudades inteligentes, por lo que las mismas no podrán ser manipuladas por los efectivos que se conducen en la unidad de transporte”.

En relación al tema, Castro Bobadilla cuestionó que “al equipar las patrullas con cámaras ¿es un auto control?”.

Adicionó que “ya se puso el GPS, para controlar donde están las patrullas, pero las patrullas en sí mismas no andan en ese control”.

Refirió que “en kilómetros que se recorren en las diferencies ciudades de Honduras, no se encuentra una radio patrulla en funciones y no digamos las motocicletas que se compraron para esos efectos”.

En ese sentido apuntó que “seguimos haciendo lo que otras sociedades hacen, sin tener el cocimiento que otras sociedades tienen”.