spot_imgspot_img

Caso de Alan Gross impide mejorar relaciones Cuba-EEUU, aseguran senadores

Washington – El encarcelamiento del contratista estadounidense en Cuba, Alan Gross, es un obstáculo para mejorar las relaciones con EE.UU., afirmaron hoy líderes del Senado, que exigieron su puesta en libertad «sin condiciones».
 

La esposa de Gross, Judy Gross, los senadores demócratas Ben Cardin, Barbara Mikulski, ambos de Maryland, y Jerry Moran, republicano por Kansas, convocaron una rueda de prensa sobre el caso, previo a un voto en el Senado de una resolución bipartidista que exige su puesta en libertad «de inmediato» y «sin condiciones».

La resolución bipartidista ante el Senado, que esperaba ser aprobada esta noche, no es vinculante pero es la primera que adopte el Congreso de EE.UU. para exigir la liberación de Gross.

Sin embargo, la sesión de la cámara alta cerró hoy sin someter la resolución por «consenso unánime», aunque lo más probable es que se vote a lo largo de la semana.

«Señor Castro, un mensaje del Senado de EE.UU.: suelte a Alan Gross, suéltelo hoy, suéltelo ahora, permítale regresar a su país… Usted lo está deteniendo ilegalmente con un cargo inventado y contra su propia voluntad», afirmó Milkuski, alzando la voz y con la mano empuñada.

Gross «no es una amenaza para la seguridad nacional de Cuba y desesperadamente requiere atención médica. Señor Castro, si quiere mejorar su posición en el mundo, puede hacerlo esta tarde: deje salir a Alan», subrayó Mikulski, una de una treintena de senadores que apoya la resolución.

Tanto Moran como Cardin dejaron en claro que la pelota está en el techo del Gobierno cubano si quiere mejorar las relaciones con Washington.

«Desde julio de 2000 me he implicado en tratar de crear más oportunidades para la agricultura, los granjeros y los rancheros de EE.UU…. Ya no estoy dispuesto a seguir este mayor acercamiento hasta que Alan Gross sea puesto en libertad», dijo Moran, promotor de medidas para flexibilizar el embargo contra Cuba.

Cardin señaló que lo «correcto» es que Cuba lo ponga en libertad «sin condiciones previas, sin excusas».

«Todos esperamos tener una mejor relación entre Cuba y EE.UU…. La detención de Alan Gross impide esa mejora, y eso es un hecho. Todos esperamos que Cuba hará lo correcto» porque Gross solo buscaba mejorar el acceso a internet de la comunidad judía en la isla, dijo Cardin.

Gross, oriundo del estado de Maryland, fue arrestado el 3 de diciembre de 2009 y condenado a 15 años de cárcel bajo cargos de atentar contra la seguridad del Estado cubano.

Su esposa, Judy, reiteró el mensaje de su nueva estrategia pública: «el Gobierno de EE.UU. envió a Gross a Cuba y, por lo tanto, tiene la obligación de hacer que regrese».

Al señalar que ambos países han mantenido una retórica «simplemente tonta» e inútil, Gross pidió que el Gobierno de Obama inicie negociaciones «de alto nivel» con el de Cuba sobre el caso de su esposo.

En declaraciones a Efe, Judy Gross señaló que es hora de que ambos países «comiencen con la pizarra en blanco» y den pasos hacia un diálogo franco y amplio sobre otros puntos de la agenda bilateral.

«No podemos solo seguir diciendo que no a los cubanos, y viceversa», subrayó Gross, quien tiene previsto visitar a su esposo en un plazo de seis meses.

El caso de Alan Gross se ha convertido en un obstáculo en el diálogo bilateral y, de hecho, la Administración Obama ha dejado en claro que no habrá avances en temas relacionados con inmigración, o la cooperación antidrogas, mientras Gross siga en prisión.

Mientras, las autoridades cubanas insisten en que Gross viajó a Cuba en una misión encubierta para desestabilizar al Gobierno castrista y piden que, como gesto de buena voluntad, EE.UU. ponga en libertad al denominado grupo de «Los Cinco».

Los cinco agentes fueron condenados en 2001 por cometer delitos en EE.UU. como parte de la red «Avispa», desmantelada en 1998, y por conspirar para cometer fraude y actuar como agentes extranjeros sin notificar al Gobierno estadounidense.

Uno de ellos, René González, fue excarcelado en octubre de 2011 tras cumplir una condena de 13 años por espionaje, pero no podrá regresar a Cuba hasta que cumpla tres años de libertad supervisada en este país.

El nuevo abogado de Gross, Jared Genser, dijo a Efe que Cuba «está violando la ley internacional» y Naciones Unidas se pronunciará al respecto «en cuestión de semanas».

«Los cubanos dicen públicamente que quieren un diálogo, pero hablo regularmente con la Casa Blanca, el Departamento de Estado y numerosos miembros del Congreso, incluso los que quieren ampliar las relaciones, todos me dicen lo mismo: no creen que el Gobierno de Cuba quiere resolver esto».


spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,656SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img