Buenos Aires recupera el ‘vestidor’ de Eva Perón tras 50 años de olvido

Buenos Aires – Tras medio siglo de olvido en el que fue utilizado como un viejo depósito, Buenos Aires ha recuperado el «vestidor» de Eva Duarte, Evita, en la Legislatura porteña, el lugar donde esposa del general Perón se preparaba para recibir a embajadores y a invitados internacionales.
 

«Hoy podemos reabrir el vestuario donde Eva Perón se ponía hermosa, donde descansaba antes de recibir a personalidades en estos salones», explicó a Efe el diputado Cristian Ritondo, vicepresidente de la Legislatura de la ciudad.

El edificio que hoy acoge a la Legislatura porteña albergó la Fundación Eva Duarte y la Secretaría de Trabajo y Previsión durante la primera etapa del Gobierno del general Juan Domingo Perón, cuando Evita se desempeñaba como Primera Dama, entre 1947 y 1952.

La estancia, de 60 metros cuadrados, se sitúa en una zona adyacente al Gran Salón de Honor o ‘Salón Dorado’, en el que se celebraban actos protocolarios con embajadores extranjeros y recepciones con personalidades internacionales encabezadas por Evita.

«Aquí recibía a los embajadores extranjeros que cruzaban la Plaza de Mayo después de presentar sus credenciales en la Casa de Gobierno», indicó a Efe el historiador Daniel Vargas, miembro de la Comisión Asesora del Archivo Histórico del Palacio Legislativo.

Integrado por tres baños, un tocador y un guardarropa, con las paredes de mármol italiano, el recinto dejó de utilizarse tras la muerte de Evita, en 1952, y cayó en el olvido con la salida de Perón del poder (1955).

El ‘vestidor de Evita’ quedó al margen de los planes de restauración que se emprendieron en los años 90 en el palacio que alberga la Legislatura, erigido en 1931 con el diseño del arquitecto argentino Héctor Ayerza.

«Cuando ingresé a la legislatura los trabajadores me contaron que había un lugar que era donde Eva Perón se cambiaba, utilizado como un depósito», indicó Ritondo, impulsor de la restauración del espacio.

La declaración del Palacio de la Legislatura como Monumento Histórico Nacional en 2011 aceleró los trabajos de restauración y de recuperación del mobiliario original, dirigidos por la arquitecta Sandra Amerise, que reconoció a Efe que las dependencias estaban «bastante derrumbadas».

«Hemos recuperado todos los mármoles, que estaban muy deteriorados, con trabajos de restauración realmente de antaño y con productos que no modifiquen sus características originales», agregó Amerise, en un trabajo «muy artesanal».

Para recuperar el aspecto original del vestidor, se han utilizado fotografías de época, ya que según Amerise no había mucha documentación disponible, y se han localizado objetos originales, como un botinero (zapatero), un perchero y una mesa baja.

«De alguna manera la rehabilitación del ‘vestidor’ de Evita viene a saldar décadas de olvido, de odio, de venganza, de desidia, de mucho abandono», valoró el historiador Daniel Vargas, que calificó la reapertura de este espacio como una «reconciliación».

Para el diputado Ritondo, recuperar este espacio ligado a una parte de la historia de Argentina supone cumplir «un compromiso» por parte de la Legislatura.

«Recuperar los pasos por donde estuvo Eva Perón es muy importante», concluyó.

Compartir

spot_img

Más noticias

23,502FansMe gusta
39,523SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img