spot_img

Bergwijn lleva al Tottenham a la locura en el 97

Por:

Compartir esta noticia:

Londres – Steven Bergwijn, en el último suspiro, con tantos en el 95 y el 97, dio la vuelta al marcador contra el Leicester City y entregó al Tottenham Hotspur una victoria de infarto (2-3).

En un partidazo de Harry Kane, que dio una asistencia, marcó un gol, le sacaron dos sobre la línea y se pegó un larguero, el que se llevó los focos fue Bergwijn, que volvió a jugar casi un mes después y salió desde el banquillo en el minuto 80 para darle la victoria al Tottenham en el 95 y el 97.

Los ‘Spurs’ llegaron perdiendo al último minuto de partido, pero fueron un vendaval el Tottenham durante los primeros compases.

Kane, completamente diferente al resto de la temporada, se echó al equipo a la espalda y estrelló un cabezazo en el larguero y se quedó a las puertas del gol al dejar atrás a Soyuncu y ver cómo un defensa de los ‘Foxes’ sacaba la pelota en la línea.

Y a la primera que llegó el Leicester, llegó el gol. Patson Daka creó dentro del área, se encontró con una pared imprevista de Sergio Reguilón, que quería despejar, y elevó la pelota, cayéndose, delante de Lloris.

Pese al gol, el Tottenham seguía siendo mejor y rozó el gol en un contraataque en el que Hugo Lloris sacó un centro hacia Lucas Moura, pero sin atrapar el esférico. La bola muerta la recogió Pierre Emile-Hojbjerg, regateó al meta danés y a puerta vacía, pero con dos defensas delante, Marc Albrighton le sacó el 1-1.

Apareció al rescate Kane, que estaba vez no erró. Pase en largo de Harry Winks, a la espalda de la defensa del Leicester, conducción del delantero inglés, amago delante de Soyuncu para sonrojo y caída del turco y toque con la zurda cruzado. Golazo de Kane, que unos minutos después, justo antes del descanso, mandó a las nubes un mano a mano. No parecía su noche.

Pero fue aún a peor en la segunda mitad, cuando Harvey Barnes dejó un taconazo magnífico dentro del área para que James Maddison disparara y Japhet Tanganga desviara lo justo para cambiarle la trayectoria a Lloris.

El partido estaba muerto para el Tottenham en el 95 y cuando parecía que el árbitro parecía que iba a pitar, llegó la resurrección. Primero con un pase fantástico para Matt Doherty dentro del área en el 95 que terminó con Bergwijn logrando el empate. Y nada más sacar de centro, el Leicester perdió la bola, Kane puso un pase milimétrico y Berwijn regateó a Schmeichel para que el 2-3 entrara llorando ante la mirada de Soyuncu, que estuvo en todas las fotos.

El Tottenham suma seis victorias en nueve partidos ligueros desde que llegó Conte y es quinto, con 36 puntos, a uno del West Ham United, que está cuarto y tiene tres partidos más que ellos. Los ‘Spurs’, con un partido menos, aventajan en un punto al Arsenal. (ag)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img