spot_imgspot_img

Autoridades de JICA y Copeco firman segunda fase del proyecto “BOSAI” para Honduras

Tegucigalpa – La segunda fase del Proyecto Bosai “Fortalecimiento de las Capacidades para la Gestión de Riesgos de Desastres en América Central”, para Honduras, se firmó este este miércoles entre autoridades de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA) y de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).
 

El desarrollo de la segunda fase del proyecto, es posible luego que un equipo de expertos japoneses evaluó los resultados de las actividades de prevención del riesgo, realizadas en varias comunidades hondureñas, incluido el Distrito Central y Choluteca, tras cinco años de aplicación de metodologías participativas.

Esta fase del proyecto BOSAI, será ejecutado por Copeco y el área de intervención será en 13 municipios de cuatro departamentos asentados en las macro-cuencas Lempa y Centro Sur, zonas seriamente afectadas por eventos extremos y recurrentes como: inundaciones, deslizamientos, sequias, sismos y marejadas, asociadas a los desastres naturales.

La puesta en marcha del ”Proyecto BOSAI” es posible en el marco de un convenio entre JICA y el Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central (CEPREDENAC) y la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

En su primera etapa del Proyecto BOSAI, inició en Honduras el año 2007, y finalizó mayo del presente año, enfocándose principalmente en preparar para reducir los efectos ocasionados por deslizamientos e inundaciones.

En ese sentido, se establecieron vínculos con alcaldes, Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) y la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) para identificar las comunidades que deberían ser beneficiadas.

Se identificaron como zonas de intervención las colonias Canaán de Tegucigalpa, las comunidades de El Ocotillo y Guapinol en Choluteca, los Llanitos en Marcovia, Santa Isabel y San Rafael en Namasigüe y Santa Teresa y Matapalos Arriba en El Triunfo.

La Copeco y la Secretaría de Planificación (Seplan) tienen a cargo la delimitación exacta de las comunidades participantes, donde habitan cerca de 40 mil personas.

El costo del proyecto que tendrá una duración de cinco años, es de cuatro millones y medio de lempiras, unos doscientos veinticinco mil dólares, provenientes del proyecto BOSAI y la Agencia Japonesa de Cooperación y una contraparte del gobierno central a través de Copeco.

Entre las actividades sobresalientes de BOSAI en su primera etapa, se destaca la estructuración de 9 Comités de Emergencia Local (CODEL).

Los CODEL participaron en varios talleres impartidos en su mayoría por expertos japoneses de corto y largo plazo para enseñar conceptos básicos en gestión de riesgo, primeros auxilios, preparación ante posibles eventos meteorológicos y geológicos.

Asimismo, simulacros, elaboración de mapas de riesgo, evaluación de daños, análisis de necesidades, intercambio de conocimientos, desarrollo de actividades estructurales e implementación de sistemas de alerta temprana (SAT) comunitarios.

Para contribuir al desarrollo de recursos humanos, a través de BOSAI se envió a funcionarios municipales, de nivel central y de Copeco a participar en el curso “Control de Desastres”. Esta capacitación fue impartida en el “Centro de Aprendizaje para la Reducción de Desastres” en Hyogo, Japón.

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,717SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img