Tegucigalpa – El diputado nacionalista, Óscar Álvarez, dijo este miércoles que si no fuera por los fondos de la Tasa de Seguridad, el índice de muertes violentas, que en 2012 cerró en 85.5 por cien mil habitantes, estaría en estos momento en 120.
 

El también ex ministro de Seguridad y diputado reelecto en el Congreso hondureño, afirmó que los fondos del denominado “Tasón” han contribuido a parar la vorágine de violencia, que según él, será menor en el año que está por concluir.

“De no haber existido la Tasa de Seguridad, los índices de violencia estarían fuera de control”, señaló Álvarez al tiempo de agregar que no tiene dudas que la gestión del presidente electo, Juan Hernández, logrará detener los homicidios que por ahora suman 20 cada día en este país centroamericano.

Sin embargo, aceptó que disminuir la violencia no será algo sencillo para las nuevas autoridades. “No quiero engañar a nadie, esto es un proceso que va a tomar años en bajar los índices de violencia, no estamos en lecho de rosas, pero trabajaremos en reducir esos índices”, prometió.

Insistió que gracias a los fondos de la Tasa de Seguridad se han logrado bajar dos puntos en el índice de homicidios, de 85.5 a 83, además se detuvo la curva ascendente que presentó este flagelo en los últimos años.

Apuntó que luchará desde cualquier trinchera donde le toque desempeñarse en la administración del presidente electo, Juan Hernández. Álvarez fue el diputado más votado por Francisco Morazán en las recientes elecciones generales, pero ha trascendido que ocupará otras funciones en la gestión entrante.

Este martes, el Congreso Nacional aprobó el decreto de ampliación de la vigencia de la Tasa de Seguridad por diez años, pese a discrepancias de los diputados nacionalistas con las demás bancadas representadas en el Legislativo.