spot_img

Alta producción de marihuana, otro detonante del crimen en Honduras

Tegucigalpa (Proceso Digital /Por Isis Rubio) – Armarios, camas, cisternas, camiones, llantas, hieleras, artesanías, cargamentos de concentrado de ganado y hasta ambulancias han servido de recipientes para que el crimen organizado transporte y trafique marihuana en el territorio hondureño.

Los comisos son muchos y diarios. Los expertos dicen que dentro del negocio de la droga estas operaciones se contemplan y se asumen con parte de los riesgos de «los negocios».

También apuntan que el gran tráfico tiene al país en un sitial de “Estado degradado”.

“Para muestra un botón”

Solo en una semana de octubre se han registrado capturas y se han decomisado millares de plantas y miles de libras de marihuana en el corredor que desde el caribeño Colón recorre Yoro en su ruta hacia la zona central del país.

Las pandillas han resultado ser protagonistas constantes en el tráfico de marihuana, así como en el narcomenudeo en los mercados locales hondureños. Una muestra de ello son las armas y la droga hallada en Siguatepeque, Comayagua, en la zona central, cuando fue capturada una pareja a quienes las autoridades califican de cabecillas de la Mara Salvatrucha (MS-13).

En el mismo corredor, más al norte, a la altura de El Progreso, Yoro, las autoridades decomisaron, el 20 de octubre, 55 sacos  de marihuana en otro camión. Este cargamento era guiado con el auxilio de cómplices que se trasladaban en un turismo que se encargaba de alertarles de operativos policiales en el trayecto.

Los traficantes se las ingenian para trasladar la droga por territorio hondureño.

Apenas un día después, el 21 de octubre, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), decomisó 644 paquetes de marihuana en otro camión que transportaba muebles, siempre en El Progreso, Yoro.

El 23 de octubre, las fuerzas de seguridad y un equipo de fiscales del Ministerio Público, procedieron a erradicar una plantación de marihuana en el sector de Vado Ancho en el municipio de Tocoa, Colón.

El 24 de octubre, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), incautó 254 paquetes de marihuana ocultos en varias camas en el municipio de Santa Rita de Yoro.

En otra acción antinarcóticos, el 25 de octubre,  la ATIC decomisó 750 libra de marihuana en la carretera Panamericana a la altura de San Lorenzo, Valle, sur del país.

En lo que va del 2021 los registros de las Fuerzas Armadas dan cuenta del decomiso de 23 mil 517 libras de marihuana y de la incautación de 152 mil 129 plantas del alucinógeno.

Yoro se ha convertido en una rota de paso de la droga porque en Colón y Olancho los operativos son más activos dijo el portavoz castrense José Coello.

 “Ellos están buscando otras rutas y utilizando su ingenio para trasladar la misma y distribuirla en diferentes sectores del país”, argumentó.

En Colón constantemente se encuentran plantaciones de cannabis.

Más cannabis decomisado en el corazón del tráfico

Las requisas del alucinógeno son realizadas por diferentes agencias hondureñas entre ellas la policía antidrogas (DNPA), cuyos recuentos indican que en 2020 decomisaron 68 mil 939 plantas de marihuana, una que casi se dobla en lo que va de 2021 cuando los decomisos rondan por las 104 mil 144 plantas, concentradas en las zonas de Francisco Morazán, Yoro y Colón.

El año anterior (2020), la DNPA decomisó mil 920 libras de marihuana procesada y en lo que va del 2021 la cifra registrada es de 10 mil 690 libras, en un alarmante crecimiento, dijo una fuente antidrogas de la alta estructura de la DPNA, quien además agregó el comiso de semillas y además de cigarrillos elaborados conocidos en el mundo del narco como “carrucos”.

Mentalidad de empresarios

Aseguró que toda la marihuana que procesan las estructuras criminales es para distribuirla a nivel nacional para consumo.  

Indicó que estas estructuras criminales tienen “mentalidad empresarial” y trabajan con un margen de pérdidas o error, al referirse a la droga decomisada.

“Nosotros hacemos operaciones a diario, les estamos dando duro y es como que ellos multiplican su trabajo…”, arguyó.

En varios departamentos del país es común la siembra de marihuana.

Diferentes tipos de marihuana en SPS

San Pedro Sula, norte del país, es un punto central en el tráfico y consumo de marihuana: Las pandillas trafican, distribuyen y venden droga entre las que figuran diferentes tipos de marihuana, sostuvo la fuente al confirmar que el decomiso de una variedad de tipos de marihuana en los operativos que se realizan en la ciudad.

Informó que se ha decomisado marihuana procedente de Guatemala y dijo que ya trabajan en conjunto para detectar los “puntos ciegos” por donde está ingresando, uno de los puntos focales es el corredor de Omoa, el que además es paso de migrantes indocumentados, trata de personas, contrabando y una zona activa en actividades opacas.

Un país con alta producción

Coronel Agustín Avelar.

El coronel (r) y analista en seguridad, Agustín Avelar, dijo a Proceso Digital que el país siempre ha cultivado la marihuana, pero ante el mayor consumo, Honduras se ha convertido en un alto productor del alucinógeno.

A juicio del coronel Avelar, lo que ocurre actualmente es que las acciones criminales se pagan en especie y eso hace de la marihuana una pieza de pago que tiene como corredor central los departamentos de Francisco Morazán, Olancho, Yoro y Colón.

Señaló que el consumo del alucinógeno en el país es grande y coligió que esto es comprobable al revisar que los decomisos de la droga generalmente registran cifras que no son redondas.

Detalló que los comisos van entre 475, 575, 615… para citar ejemplos. Esto, agregó, indica que las cifras “no son redondas, lo que quiere decir que hay una parte que queda para el pago, para el transporte y para la distribución”, explicó.

Colombianos y mexicanos

A criterio de Avelar hay colombianos y mexicanos que fortalecen los cultivos de coca y marihuana, así como la construcción de los narcolaboratorios.

Señaló que en el país hay inmigrantes que han llegado para lavar el dinero del narcotráfico, es por ello por lo que se ven prestamistas en los diferentes mercados con altos interés y en algunos casos se paga con la muerte.

Igualmente dijo que muchos de ellos han comprado terrenos en la zona atlántica del país.

El analista reconoció el trabajo que hacen las agencias de seguridad para detectar grandes cantidades de drogas y también cantidades destinadas al narcomenudeo.

Dijo que estos entes pueden hacer mucho más, por lo que les recomendó ubicar, localizar y capturar a los extranjeros que operan con las estructuras criminales que son los que pueden llevar al país a una situación todavía más peligrosa.

“Todavía están manejables, no queremos nosotros otra Colombia aquí en Honduras”, apuntó.

La droga se diversifica

Luis Alonso Maldonado, general en retiro.

Por su parte, el general (r) Luis Alonso Maldonado Gáleas dijo a Proceso Digital que la producción y la distribución de droga se está diversificando en el país.

Agregó que la identificación de las plantaciones de coca y marihuana y a la par de ello, la instalación de narcolaboratorios, muestran como en el país hay estructuras capaces de producir la droga, empaquetarla y distribuirla.

El otro riesgo en la multiplicidad de formas de la narcoactividad es el consumo que incrementa los hechos violentos en el territorio nacional, sostuvo.

Indicó que siguen siendo objeto de preocupación las áreas geográficas como el norte de Olancho, departamentos como Yoro, Colón, Cortés, Atlántida e Islas de la Bahía.

Adicionó que “desafortunadamente excluyendo a la zona de La Mosquitia que es pobre, el resto tiene un nivel de desarrollo avanzado y eso es una contradicción a la tesis que dice que donde hay desarrollo hay seguridad”.

Honduras está llegando a una situación social compleja y la misma también afecta al nivel político lo que a su juicio hace que “estemos cayendo en un Estado degradado” puntualizó. (IR)

spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img