baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Parlamento de Nicaragua acepta renuncia de magistrado de la Corte Suprema



Managua - La Asamblea Nacional de Nicaragua, de mayoría oficialista, aceptó este miércoles la renuncia del magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Carlos Aguerri Hurtado.

Con ello, ya suman dos los jueces del máximo tribunal que dimiten en medio de la crisis que vive el país y que ha dejado cientos de muertos y detenidos desde abril de 2018.

El Parlamento aceptó de forma unánime la renuncia de Aguerri Hurtado que interpuso el 15 de agosto pasado, explicando que obedecía a "una decisión estrictamente personal".

Aguerri Hurtado fue elegido magistrado de la CSJ en abril de 2014 a propuesta del grupo parlamentario del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), por un período de cinco años.

El magistrado fue asesor del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) en la Asamblea Nacional y es tío del presidente de esa patronal, José Adán Aguerri.

Hace dos semanas renunció el también magistrado de la CSJ Rafael Solís, padrino de bodas del presidente Daniel Ortega y de la primera dama y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Solís, quien era considerado el operador político del sandinismo en el Poder Judicial, fue uno de los jueces que declaró en octubre de 2009 "inaplicable" el artículo de la Carta Magna que impedía la reelección presidencial continua y limitaba a dos el número máximo de mandatos de un presidente, lo cual allanó el camino para que Ortega optara a la reelección.

El Parlamento aún no ha discutido la renuncia de Solís, que se encuentra en el exilio en Costa Rica.

Otro alto cargo que renunció en medio de la crisis fue el superintendente de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) Víctor Urcuyo.

Urcuyo, que ocupaba el cargo desde 2004, ya había puesto su renuncia ante la Asamblea Nacional desde diciembre pasado.

El lunes pasado también puso su "renuncia irrevocable" el juez quinto de distrito de lo penal de ejecución de sentencias y vigilancia penitenciaria de Managua, Sergio Gilberto Amador Perezalonso, "por problemas de orden familiar y de salud", según su carta.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba