Alcaldes del interior urgen reapertura y transferencias

Tegucigalpa – Honduras es sacudida por el COVID 19, sus principales ciudades son epicentros de la crisis y en ellas están puestos los ojos de autoridades sanitarias y otras instancias que deben hacerle frente a la pandemia.

En el Valle de Sula, las ciudades satélites de San Pedro Sula también son tocadas por el COVID 19 y sus alcaldes, – desesperados muchos de ellos, – buscan hacerle frente a una pandemia que se propaga cada día más.

Pero allá en el interior del país, las municipalidades de los poblados menos industrializados y más productores agrícolas o ganaderos, sus alcaldes, sin recurso también enfrentan sus propias crisis.

La falta de alimentos y los exiguos recursos les generan una incertidumbre que contrasta el confinamiento con la necesidades de reapertura bajo los parámetros de bioseguridad y también urgen de los recursos de las transferencia que por ley debe hacerles el Ejecutivo, que en casi todos los casos llevan retrasos y que cada vez se vuelven más urgentes.

Re-apertura de mercados bajo los parámetros de bioseguridad

Una decena de alcaldes consultados por Proceso Digital hicieron un llamado a las autoridades gubernamentales para que ejecuten nuevas transferencias de recursos que les permita llevar alimento a sus pobladores, al tiempo que se declaran listos para abrir gradualmente el comercio y las zonas turísticas.

Honduras consta de 18 departamentos y 298 corporaciones municipales. La pandemia de COVID registra casos en 16 departamentos y  80 municipios hasta la fecha, con 2,460 casos y 134 muertos.

Los ediles entrevistados por este medio de comunicación alzan sus voces para reconocer que dos meses de confinamiento tiene consecuencias devastadoras en sus economías.

Los presidentes de los gobiernos locales mantienen comunicación estrecha con el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) y algunos protocolos de bioseguridad han sido ya analizados pensando en la vuelta gradual a la normalidad.

Comercio a medio vapor en Colinas

Amable de Jesús HernándezSan José de Colinas, uno de los municipios más prósperos en Santa Bárbara con casi inexistentes niveles de analfabetismo e importante producción de café y de ganado, ya registra tres casos de COVID 19. Allí las autoridades locales junto a los pobladores organizados han logrado hacer frente a la pandemia creando conciencia y aunque nunca se ha cerrado completamente, siempre se han tenido controles de bioseguridad que ellos mismos han dispuesto.

Su alcalde, Amable de Jesús Hernández le confió a Proceso Digital que en estos dos últimos meses ha existido un trabajo intenso con coordinación interinstitucional aglutinada en el Comité de Emergencia Municipal, Secretaría de Salud, cooperantes, patronatos, fuerzas organizadas y el gobierno local.

Dijo que crearon un comité de respuesta rápida para darles seguimiento a las personas retornadas, a las que se les pone en cuarentena cuando ingresan al término municipal. El grupo lo integran siete médicos contratados con fondos municipales y de la Secretaría de Salud.

Asimismo, en las entradas y salidas del municipio hay instalados puestos de control que realizan un protocolo sanitario, se elabora ficha del paciente y luego se les da seguimiento.

El edil Hernández dijo que Colinas registra tres casos positivos de COVID, uno importado y otro contagiado en la comunidad que se originó por un agente de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI). Este último se trata de un paciente de 60 años.

Amable de Jesús Hernández relató que la prevención se ha atendido con fondos municipales y que la ayuda del gobierno ha constado de un fondo para atender las raciones de comida de dos mil 700 familias, aunque según dijo, la necesidad debería abarcar a seis mil familias. Pese a ello, ha podido salir delante de lo más urgente, detalló el alcalde colineño.

El alcalde Amable de Jesús Hernández relató que tienen planificado ir abriendo las operaciones de la economía local en forma gradual, dentro de lo responsable porque como autoridades municipales han estado trabajando en el marco de la emergencia.

Ejemplificó diciendo que “en el caso de los mototaxis nos urge ver de qué forma podemos ir abriendo porque son más de 120 familias que dependen de este rubro de transporte, pero como es algo que depende del gobierno central, una vez que nos autoricen daremos los pasos indicados”, afirmó.

Reconoció que el comercio permanece activado a medio vapor porque es importante mantener las actividades productivas.

En dos meses Cedros abre sus puertas al turismo

David CastroEl alcalde de Cedros, Francisco Morazán, David Castro, reveló que trabajan en base a un plan estratégico para que en dos meses se reactive la economía en su totalidad incluyendo el turismo en Cedros.

“Considero que, en dos meses, como máximo, nosotros tenemos normalizada toda la economía de Cedros”, puntualizó.

Explicó que, parte de este plan incluye la instalación de duchas comunitarias y la aplicación de un protocolo de bioseguridad en el que pedirán al turista un cambio de ropa al entrar al municipio, mismo que deben hacer también para salir.

“Ya va a ser un turismo diferente porque para que los catrachos puedan ir a Cedros van a ser en dos momentos, en el primero va a llegar a una caseta con un cambio de ropa la cual se va a esterilizar, van a pasar por una ducha y se van a cambiar, al salir del pueblo vamos a volver a fumigar, se vuelve a bañar y cambiar y ya puede regresar a su lugar de origen”, subrayó.

En cuanto a las transferencias del gobierno central refirió que han sido a cuenta gotas, en el caso de Cedros solo ha recibido el 30 por ciento de lo que corresponde a cada transferencia.

Ese 30 % en Cedros asciende a 400 mil lempiras, acotó al tiempo que dijo que han logrado poder sobrellevar la emergencia con fondos propios que guardaban desde el año anterior.

“El gobierno de la República ha estado pagando a cuentagotas, solamente el 30 % de lo que corresponde a la transferencia y nos ha hecho quedar mal con el pueblo de Honduras”, zanjó.

Urgen las transferencias

Francisco GaytánDe su parte, el alcalde del municipio de Cantarranas, Francisco Morazán, Francisco Gaytán, indicó que la Administración Central se ha desatendido de las transferencias a las alcaldías.

En Cantarranas por ahora no hay casos de COVID-19.

“El gobierno últimamente se ha desatendido de las transferencias, pagaron enero y 30 por ciento de febrero y están pendientes del resto de febrero, marzo, abril y mayo”, detalló.

También dijo que el gobierno ha mandado a su municipio un fondo para la bolsa solidaria por un monto de un millón 295 mil lempiras en dos ocasiones, añadió.

“Al no tener los ingresos propios de la alcaldía y no tener las transferencias municipales es muy complicado poder dar atención a tantos problemas que están surgiendo cada día en este municipio”, arguyó.

En cuanto a los planes de apertura inteligente de la economía dijo que no hay economía que aguante, razón por la que deben adaptarse al cambio y abrir de manera segura.

Consideró, que los negocios se deben abrir, pero no brindó una fecha prevista para esta acción ya que resaltó debe ser el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager), quien tome la decisión.

Razonó que, de momento solo se prevé una apertura interna de la economía en este municipio y no del turismo externo, el cual será abierto en una siguiente etapa.

Golpes certeros a dos grandes eventos

Jerry SabioJerry SabioPara el alcalde de La Ceiba, Jerry Sabio, la pandemia ha golpeado fuertemente la economía de la ciudad debido a que por el COVID-19 fueron canceladas las dos actividades de la época que más ingresos reportan a la ciudad: Semana Santa y el Carnaval Internacional de la Amistad.

La Ceiba es una zona turística y fue paralizada antes de Semana Santa que permite abrir el turismo a una de las ciudades caribeñas más lindas del país. Luego también se canceló el Carnaval y las fiestas al patrón San Isidro, otra fuente importante. Sin estos ingresos, la economía es raquítica, declaró Sabio.

El alcalde lamentó que hoteles y restaurantes estuvieran cerrados para estas fechas y que la actividad comercial se detuviera.

Estimó que la no realización de estos eventos dejó pérdidas de por lo menos 20 millones de dólares a La Ceiba.

En cuanto a la reapertura inteligente del comercio, Sabio apuntó que debe ser paulatinamente y bajo los protocolos de bioseguridad porque en la llamada “novia de Honduras”, se siguen presentando casos de COVID. La ciudad registra 48 casos hasta la fecha.

San Juan pide reapertura del comercio 

Ariel SantiagoAriel Santiago Benítez En la comunidad de San Juan, municipio de Intibucá, aún no registra casos de COVID-19, pero hay 15 personas cumpliendo cuarentena y 11 en aislamiento domiciliario,ellos son ciudadanos que han ingresado al pueblo, quienes tienen que cumplir medidas giradas desde la alcaldía, liderada por el edil Ariel Santiago Benítez para prevenir el contagio del nuevo coronavirus.

San Juan es un pequeño pueblo dedicado a la producción de hortalizas, granos básicos y café, es parte del pulmón productor en esta región de país, “pero todos los  procesos están plenamente paralizados porque nos ha tocado tomar decisiones drásticas, aquí todo se paralizó”, comentó a Proceso Digital el alcalde.

“A nosotros nos vendría bien que se permita la reapertura del comercio, pero que sea bajo estrictas medidas de bioseguridad y con una certificación, porque de lo contrario, botaríamos todo el trabajo de prevención que hemos hecho, con la ciudadanía, afortunadamente la gente ha sido obediente con las disposiciones y eso no has ayudado bastante”, agregó.

Aquí se instalaron cuatro retenes para controlar la salida y entrada de pobladores, se han entregados fertilizantes a pequeños productores y más de 2 mil 500 sacos de comida, mil 500 donados por el gobierno; además mil de ellos que fueron recolectados en maratones “ya que las personas que tienen voluntad dehacerlo, nos han donado comida y así hemos podido dar mejor cobertura”, explicó Benítez.

Esta comunidad del occidente de Honduras ha tenido que desarrollar acciones complementarias para poderle hacer frente a la crisis, ya que, por concepto de transferencias municipales, apenas ha recibido las correspondientes a enero de este año y el 30 % de febrero, además de los fondos transferidos desde el gobierno central destinados para hacerle frente a la crisis alimentaria por coronavirus. 

Talanga lucha con sus demonios internos

Roosevelt Eduardo AvilésEl acalde de Talanga, Roosevelt Eduardo Avilés, dijo que no han logrado un acuerdo en la corporación municipal para realizar una prueba de manera que se permita la apertura de algunos negocios en la ciudad; “hubo muy poca voluntad de parte de algunos regidores, sin embargo, les manifesté que sería muy conveniente flexibilizar algunas medidas, porque la gente está pasando por una situación muy crítica”, comentó.

Avilés, cifró sus esperanzas en las nuevas disposiciones que pueda generar el Sistema Nacional del Gestión de Riesgos (Sinager) sobre los ensayos que se puedan realizar en relación con la apertura inteligente de la economía, ya que de momento el municipio no registra casos de COVID-19 “y sería bueno que bajo todas las medidas de bioseguridad se permita a la gente trabajar”, sostuvo el edil talangueño.

Talanga ha mantenido sus protocolos de seguridad locales y pese a la cercanía de poblaciones que ya tienen casos de COVID 19, ellos se mantienen limpios de la pandemia.

“Esta crisis nos afectó a todos, en la alcaldía solo recibimos la trasferencia del mes de enero y una parte correspondiente a febrero, además no se está recibiendo dinero por concepto de pago de impuestos, aquí no es posible que solo pretendamos repartir 4 mil raciones de comida, el pueblo creció bastante y con eso no cubriríamos ni si quiera el casco urbano”, externó Avilés.

El jefe edilicio, dijo finalmente que los esfuerzos por llevar de manera correcta la crisis, seguirán con su misma intensidad, pese a los inconvenientes y agrega que en la alcaldía no se han detenido de trabajar un solo día, “sin embargo a algunos empleados les debemos abril y parte de mayo, esperamos la nueva transferencia para poder abarcar esta y otras necesidades”.

Santa Ana pide los dejen trabajar

Jorge SandresDe su lado, el alcalde de Santa Ana en Francisco Morazán, Jorge Sandres, externó que el confinamiento ha sido duro, porque no todas las personas lo cumplen, “siempre hay aldeas en las que ciudadanos andan normal como que si no pasara nada y es complicado porque he hecho grupos de apoyo para concientizar a la población de estos lugares para que se mantengan en sus casas”.

Dijo que las transferencias del gobierno conforme a ley se pagaron las correspondientes en enero y solo han acreditado el 30 por ciento de esta para el pago de empleados y personal administrativo.

“El desembolso de la bolsa solidaria nos hicieron la primera acreditación la cual la ya fue auditada y entregada la documentación, el segundo desembolso fue entregado recién y es de 694 mil 500 lempiras para la compra de alimentos y beneficiar a mil 600 familias, pero las organizaciones pidieron que se les dé a todos. Se entregarán dos mil 13 bolsas de 245 lempiras cada una.

El municipio cuenta con 19 mil habitantes de los cuales se beneficiarán tres mil 759 familias en total, por lo que la alcaldía pondrá el recurso restante.

La economía de esta zona es grande y volverse a recuperar de nuevo no será fácil, está completamente cerrado el mercado y lo único que funcionan son las pulperías.

Santa Ana registra 12 casos, el municipio es cercano a Tegucigalpa y es uno de los más pintorescos y turísticos de la zona central hondureña.

El edil manifestó que “esperemos que las condiciones cambien para el bien del país y realizar una reapertura de acuerdo con las necesidades de la población de la zona, porque en verdad todos necesitan trabajar, reposterías, barberos, medios de transporte”.

En ese sentido, para iniciar con esta reapertura a partir del 15 de mayo se han contratado dos médicos y dos enfermeras para que empiece a evaluar las personas que laboran en diferentes negocios para ir haciendo una apertura inteligente.

Citó que ha sostenido pláticas con algunos sectores como los barberos, quienes trabajarían por citas para evitar un congestionamiento de personas.

“No nos queda de otra que ser obedientes, tenemos que trabajar porque el gobierno no tiene los recursos para proporcionar alimentos a toda la población”, reconoció.

Reactivar la economía

Israel AguilarIsrael AguilarEn el occidente hondureño, el alcalde de Ocotepeque, Israel Orlando Aguilar, dijo que el confinamiento ha sido duro, pero han sabido enfrentar la pandemia con el apoyo de toda la comunidad.

El municipio registró un casos de coronavirus, aunque ya fue reportado como recuperado.

Narró que para evitar que estas personas salgan con la excusa de proveerse de alimentos, la alcaldía le proporcionó a cada familia una ración de alimentos.

Con las transferencias del gobierno para la bolsa solidaria se logró dar dos mil 470 raciones de alimentos, todas fueron entregadas ya a la población, principalmente la que vive en la zona rural.

Por parte de la alcaldía entregó otras dos mil 500 raciones de alimentos para que la población se mantenga en sus casas.

El departamento de Ocotepeque tiene una población de 350 mil personas, de las cuales 25 mil residen en el municipio de ese mismo nombre, mientras que en el casco urbano cuenta con 12 mil personas.

La economía de la zona ha bajado en un 50 por ciento, los productores y ganaderos se están viendo afectados, pero también las personas que venden en los mercados, los transportistas, las barberías, albañiles, entre otros que viven del día a día.

La economía de todas estas personas que viven del comercio informal está en quiebra. A nivel de departamento la economía se encuentra afectada en un 80 por ciento.

Concluyó que “esperemos poder reactivar la economía del municipio y de todo el departamento. Esperemos volver a la realidad y poder estabilizar el municipio, tenemos que enfrentar valientemente esta situación y poder continuar con el despegue económico del departamento” concluyó.

Lo + Nuevo

22,615FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte