POR SALUD MED TOTAL BPD2

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Reclusa murió acuchillada con hijo en brazos y otra estaba embarazada, relatan defensoras



Delma Ordóñez, de la Asociación de familiares de Privados de Libertad.
Delma Ordóñez, de la Asociación de familiares de Privados de Libertad.
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa - La representante de las privadas de libertad de la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), Delma Ordóñez denunció que en la matanza de reclusas la noche del sábado, una murió acuchillada frente a su hijo y otra estaba en estado de embarazo.

- “Por favor actúen ya, estoy con el corazón en la boca, no se vale lo que está pasando”, clamó Ordóñez.

“Se nos parte el alma, se nos parte el corazón, yo quisiera tener poder ayudar a todas estas mujeres y que las autoridades me tomaran en cuenta para saber qué es lo que está sucediendo al interior de la cárcel”, expresó la representante de la asociación de privados de libertad al medio televisivo HCH.

Remarcó que “duele que una de las asesinadas tenía su criatura en brazos y la otra estaba en estado de embarazo, no es justo, tienen que aplicar todo el peso de la ley a las responsables de este delito”.

Algunas de las víctimas mortales no tenían ni una semana de estar recluidas y fueron ejecutadas en condiciones dramáticas, incluso estaban en un lugar cumpliendo cuarentena por el COVID ya que recién habían llegado.

Contó que en varias entrevistas que ofreció a diversos medios de comunicación denunció que algo podía suceder en esa cárcel.

Lamentó que las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP), no le presten la atención a lo que ocurre en ese recinto carcelario, donde las reclusas no están clasificadas por grupos.

Exigió un reordenamiento en la cárcel PNFAS porque grupos antagónicos permanecen mezclados en módulos vecinos, lo que pone en peligro la vida de todas las reclusas.

“Las mujeres están aterradas porque aseguran hace mucho tiempo no sucedían eventos como los ocurridos en las últimas horas”, externó.

Ordóñez dijo que las privadas de libertad le envían mensajes con sus madres para que pongan atención a lo que ocurre en el interior de esa cárcel.

“Lo que ellas quieren es que separen a estos grupos, las tienen conviviendo en los mismo módulos y eso no es posible. En los centros penales de hombres los tienen separados, pero a ellas no”, declaró.

Descartó que lo ocurrido fue por un amotinamiento y lo atribuyó a diferencias entre grupos recluidos en la cárcel. “Necesitamos que las separen porque sino nunca va terminar esto”, dijo.

Puntualizó que el miedo se ha apoderado de las reclusas tras lo ocurrido con la muerte violenta de seis privadas de libertad.

Una reyerta en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), ubicada en Támara, Francisco Morazán, dejó seis reclusas muertas y dos heridas este domingo.


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba

       


TerraProceso Digital 550x90