banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Una orquesta de hielo en el corazón de los Alpes italianos



Una orquesta de hielo en el corazón de los Alpes italianos
Autor del artículo: EFE

Roma - A 2.600 metros de altura, en el corazón de los Alpes italianos, 200 personas disfrutan dos días por semana de la música única que produce una orquesta, cuyos instrumentos están hechos de hielo.

Se trata del "Ice Music Festival", un espectáculo original, que ha nacido este año y que se desarrolla hasta el 30 de marzo en el interior de un iglú, situado en la cima del glaciar Presena, al sur del Passo Tonale, justo entre las regiones de Lombardía y del Trento-Alto Adigio.

"Es un teatro distinto a todos los demás, en un entorno inmejorable que genera una atmósfera mágica y envolvente", explica a EFE Vania Zampatti, del consorcio Pontedilegno-Tonale.

Cuatro veces por semana, dos los jueves y dos los sábados, un grupo de 200 personas tiene la oportunidad de deleitarse con la música pura que emerge de unos instrumento congelados.

"Las violas, los violonchelos, los violines, las guitarras, los instrumentos de percusión, las baterías y tambores, los xilófonos... todos los elementos son de hielo", comenta.

Los jueves están dedicados a los amantes de la música clásica y el público puede dejarse llevar por las composiciones de Vivaldi o Tchaikovsky, pero también por piezas contemporáneas e incluso algunas creadas a propósito para este festival.

Los músicos que interpretan estas partituras son profesionales locales, "auténticos héroes", ya que logran sacar durante 45 minutos un "sonido celestial" a unas temperaturas bajo cero, que varían entre los -10 y los -12 grados.

Los sábados, por el contrario, es el turno de los artistas internacionales que tocan música jazz, rock, indie y pop.

Algunos de los nombres que aparecen en el cartel hasta el próximo marzo son el guitarrista y compositor brasileño Roberto Taufic, la violonchelista irlandesa Naomi Berrill Trio, el artista italiano de indie-pop Emanuele Lapiana Quartet o el grupo de rock italiano The Bastard Sons of Dioniso.

El responsable de esta idea es el artista estadounidense Timothy Linhart, conocido por su pasión por la utilización del hielo como material artístico y autor de diversas esculturas congeladas.

De hecho, el proyecto surgió después de que Linhart visitara en 2018 el glaciar Presena y diseñara una gran escultura con forma de violonchelo.

El objeto recorrió diversas ciudades de Italia, como Venecia o Bolonia, y después se depositó en el Mediterráneo para que se fundiera con el agua, tal y como recuerda Zampatti.

Linhart ha creado este año los instrumentos musicales de esta orquesta con un molde que reproduce a tamaño real la parte delantera y la trasera de cada pieza.

Algunos están hechos con hielo y otros con una mezcla de nieve y agua, comenta Zampatti, y lo único que no es de hielo son pequeños elementos, como las cuerdas que se apoyan en un soporte que queda enganchado en el hielo congelado.

El resultado es un objeto frágil y delicado, capaz de reproducir una música "cristalina, como el agua".

Se recomienda acudir a los conciertos con prendas de abrigo, e incluso con ropa de esquiar, dado que no solo los instrumentos son de hielo sino que todo el templo musical está congelado, desde las butacas hasta el escenario.

"Cuando los asistentes llegan, les damos unos cojines para que se puedan aislar del frío y colocarlos sobre los asientos y también se les ofrecen mantas", declara.

El glaciar Presena se encuentra en el macizo de Presanella, a una altitud de entre 2700 y 3000 metros, y rodeado de un impresionante paisaje de majestuosas montañas.

Llegar a este iglú es fácil, pues un teleférico que comienza en el Passo Tonale acerca al público hasta la cima, y luego solo tienen que caminar 200 metros.

El teatro ha sido levantado durante un mes y medio y permanecerá en pie solo hasta el 30 de marzo porque, tal y como reconoce Zampatti, las altas temperaturas del verano provocarán que se derrita.

La iniciativa está siendo un éxito, pues ya hay incluso algunos conciertos en marzo con aforo completo, y por eso los organizadores se plantean volver a edificar este espacio en 2020.

De momento, todo el que lo desee puede ya aprovechar la ocasión para conocer este recinto efímero, capaz de sumergir al público en un verdadero paraíso musical, en las cimas más altas de Italia.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba