baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Nicaragua, ¿Refugio de políticos centroamericanos en aprietos?



Nicaragua, ¿Refugio de políticos centroamericanos en aprietos?
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa - Nicaragua se ha convertido en un país atractivo para los políticos y otros personajes centroamericanos en aprietos por presuntos actos de corrupción. El último en acogerse a sus bondades es el ex presidente de El Salvador, Mauricio Funes, a quien se le vincula en cinco delitos de corrupción.

Funes, del izquierdista FMLN de El Salvador, actualmente en el poder, solicitó asilo político a fines de agosto y fue el secretario del FMLN, Eugenio Chicas, el que dio la noticia por las redes sociales al confirmar que Nicaragua le había otorgado el asilo, mismo que salió publicado en el diario oficial La Gaceta de ese país nicaragüense.

El asilo político a Funes, según el gobierno de Nicaragua, le fue otorgado porque su integridad física y la de su núcleo familiar estaban en peligro y él ha sido un luchador por la democracia, la paz y la justicia y los derechos humanos. Así lo definió el gobierno del presidente Ortega.

Junto al ex presidente Mauricio Funes, quien fuera en su época un destacado periodista de opinión en El Salvador, también recibieron asilo Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, su actual pareja, el hijo de ambos; y los hijos mayores Carlos y Diego Funes.

La decisión de Funes de adelantar su estadía en la acogedora Nicaragua se produce justo cuando la Fiscalía procedió a allanar su vivienda en El Salvador y encontrar, entre otras cosas, una exquisita colección de armas que asegura les fueron regaladas, unas, y compradas otras.

Mauricio Funes está siendo acusado de cinco delitos de corrupción: peculado, malversación, negociaciones ilícitas, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito. El principal señalamiento fiscal es de enriquecimiento ilícito.

Funes culpa a la derecha salvadoreña

funesA mediados de agosto trascendió que Funes andaba solicitando asilo político en Nicaragua, pero él lo negó por sus cuentas en las redes sociales, mofándose de la Fiscalía, para terminar aceptando que fue el 31 de agosto cuando tramitó la petición porque se considera un perseguido político y acusa a la derecha de querer atentar contra su vida.

Desde Nicaragua, en una cómoda residencia donde se encuentra, Mauricio Funes dio declaraciones a un canal controlado por la familia Ortega, dijo que la oligarquía salvadoreña “nunca le perdonó” que él rompiera con una concepción del aparato público al servicio de los grupos económicos. En su gobierno, dijo, hizo que todo se diera por licitaciones.

“Hay que tener presente que El Salvador fue gobernado durante 20 años por el principal partido ahora de oposición de la derecha que expresa los intereses de los principales grupos empresariales del país, que son los que han detentado el poder total en El Salvador”, dijo Funes.

Pero no solo el ex presidente Funes se encuentra en aprietos de la justicia y escogió Nicaragua como refugio. También ha sido visto el ex presidente del Congreso Nacional de Guatemala, Luis Rabbé, sobre quien pende una orden de captura, pues se le investiga por un caso de tráfico de plazas durante presidió ese poder del Estado.

Rabbé, visto también en Nicaragua

RebbeDías antes de que le emitieran orden de captura, Rabbé salió rumbo a México, presuntamente, pero fue visto comprando en un supermercado en Nicaragua, en el mismo momento cuando se encontraba también tramitando su asilo político el ex presidente Funes.

Rabbé tiene una orden de búsqueda emitida por la Interpol de su país. Es señalado de contratar personal para ocupar plazas fantasmas y el 18 de agosto pasado perdió su inmunidad y es investigado por el Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG) de Guatemala.

La investigación hecha por la Fiscalía y la CICIG reveló que la nómina de plazas fantasmas en el Congreso que creó la Junta Directiva presidida por Rabbé, incluyó a maestros, profesionales, bachilleres, secretarias bilingües y hasta un panadero. Pero ninguno de ellos llegó a trabajar al poder legislativo aunque cobraban sus sueldos.

El ex diputado fue visto en un supermercado nicaragüense por ciudadanos guatemaltecos que también hacían compras y le vieron adquiriendo unos bombillos de luz y al percatarse que fue descubierto, optó por irse del lugar, relatan los diarios nicaragüenses y guatemaltecos.

Las conexiones hondureñas

mario zelayaHonduras tampoco se queda atrás y fue precisamente en Nicaragua donde se refugió por buen tiempo el ex director del Seguro Social, Mario Zelaya, quien ahora guarda prisión por el escándalo de corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Zelaya estuvo protegido por familias poderosas de Nicaragua. Fue capturado, según los cuerpos de inteligencia hondureña, en la frontera entre Honduras y Nicaragua.

En Nicaragua estuvo también el ex ministro de la Presidencia en el gobierno del ex presidente Manuel Zelaya, Enrique Flores Lanza, pero se desconoce si actualmente está en las tierras revolucionarias de la familia que preside Daniel Ortega.

Otros personajes implicados en el escándalo del Seguro Social también se presume que están en Nicaragua, un país que parece ser un atractivo turístico para personajes con cuentas pendientes con la justicia.

Otro hondureño que se encuentra en ese país es el ganadero y agricultor olanchano Ulises Sarmiento y parte de su familia, a quien el Ministerio Público le tiene incoado proceso por varios delitos.  Tiene una orden de captura, pero en Nicaragua ha encontrado refugio tras asegurar que es un perseguido político.

 familia ortega

Así la familia Ortega, que gobierna ese país y va tras la continuidad de un nuevo período reeleccionista en los comicios de noviembre próximo, poco a poco, y de forma discreta, parece estar dispuesta a ser el refugio de personajes políticos en aprietos.

Mientras Costa Rica fue en los años ochenta el refugio de los perseguidos políticos de Centroamérica por sus ideas y posiciones ideológicas, Managua parece ahora haber sustituido ese papel, solo que esta vez para albergar gente con cuentas pendientes con la justicia por corrupción y otros crímenes de delincuencia común y organizada.


Valora este artículo
(2 votos)

volver arriba